750

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS -

MI­LLO­NES DE MUJERES, EN EL MUN­DO, SE CA­SA­RON AN­TES DE CUM­PLIR 18 AÑOS. de que tra­ba­jan más ho­ras, una vez que se tie­ne en cuen­ta el tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do y no re­mu­ne­ra­do.

“La dis­tri­bu­ción del tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do va­ría re­la­ti­va­men­te po­co en to­do el mun­do”, di­ce Saa­dia Zahi­di, di­rec­to­ra de Edu­ca­ción, Gé­ne­ro y Tra­ba­jo del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial en Gi­ne­bra. “Ya sea en Es­can­di­na­via o en In­dia, siem­pre hay tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do en el ho­gar”. La idea de que el tra­ba­jo do­més­ti­co es ocu­pa­ción de las mujeres con­tri­bu­ye a su vez al pro­ble­ma de que las ni­ñas aban­do­nen pron­to la edu­ca­ción, lo que di­fi­cul­ta sus po­si­bi­li­da­des de ad­qui­rir ha­bi­li­da­des y ca­li­fi­ca­cio­nes.

El ma­tri­mo­nio in­fan­til y el em­ba­ra­zo pre­coz en efec­to boi­co­tean las am­bi­cio­nes edu­ca­ti­vas de las ado­les­cen­tes, so­bre to­do, en paí­ses don­de el abor­to es ile­gal o el estigma de los be­bés na­ci­dos fue­ra del ma­tri­mo­nio o des­pués de la vio­la­ción sig­ni­fi­ca que ais­len de la so­cie­dad a las ma­dres. En el mun­do, 750 mi­llo­nes de mujeres se ca­sa­ron an­tes de cum­plir 18 años, y 15 mi­llo­nes de chi­cas al año se ca­san co­mo no­vias¬ni­ñas, di­ce Hen­driks. Es fun­da­men­tal lle­gar a es­te gru­po an­tes de que se ca­sen: las que se ca­san an­tes de los 18 años tie­nen una pro­ba­bi­li­dad seis ve­ces ma­yor de vi­vir en con­di­cio­nes de po­bre­za en una eta­pa pos­te­rior de la vi­da en com­pa­ra­ción con las que no.

Al pen­sar so­bre có­mo res­pon­der a es­te re­to, la evi­den­cia es clave. Pa­ra ayu­dar a pro­por­cio­nar es­to, la Fun­da­ción Bill & Me­lin­da Ga­tes anun­ció el año pa­sa­do que in­ver­ti­rá 80 mdd pa­ra me­jo­rar la re­co­pi­la­ción con­fia­ble de da­tos so­bre asun­tos que afec­tan a mujeres y ni­ñas. “No po­de­mos ce­rrar la di­fe­ren­cia de gé­ne­ro sin an­tes ce­rrar la bre­cha de da­tos”, di­jo Me­lin­da Ga­tes en ma­yo del año pa­sa­do. “Sim­ple­men­te no co­no­ce­mos lo su­fi­cien­te acer­ca de las ba­rre­ras que de­tie­nen a las mujeres y las ni­ñas. Tam­po­co te­ne­mos su­fi­cien­te in­for­ma­ción pa­ra mo­ni­to­rear los avan­ces en com­pa­ra­ción con las pro­me­sas que se les ha­cen a las mujeres y las ni­ñas”.

Un mis­te­rio que los me­jo­res da­tos po­drían re­sol­ver es por qué, a pe­sar de que la bre­cha de gé­ne­ro en la edu­ca­ción se re­du­jo sus­tan­cial­men­te en las úl­ti­mas dé­ca­das, es­to no se tra­du­ce en un au­men­to pro­por­cio­nal en el nú­me­ro de mujeres en pues­tos de li­de­raz­go en el sec­tor pú­bli­co y pri­va­do.

En tér­mi­nos de ac­ce­so a los ni­ve­les de edu­ca­ción bá­si­ca y su­pe­rior, la bre­cha de gé­ne­ro aho­ra es de 95 chi­cas por ca­da 100 chi­cos en el mun­do, en com­pa­ra­ción con 92 en 2006, se­gún el WEF. 25 paí­ses ce­rra­ron por com­ple­to la di­fe­ren­cia, y las mujeres cons­ti­tu­yen la ma­yo­ría de los es­tu­dian­tes en ca­si 100 paí­ses. Aun así, el WEF di­ce que hay una “mar­ca­da fal­ta de co­rre­la­ción” en­tre que más mujeres re­ci­ben edu­ca­ción y su ca­pa­ci­dad más ade­lan­te de po­der ga­nar­se la vi­da en pues­tos de li­de­raz­go o que re­quie­ran ha­bi­li­da­des, ya sea por ex­pec­ta­ti­vas so­cia­les o por un ses­go in­cons­cien­te. So­lo hay cua­tro paí­ses (Ja­mai­ca, Co­lom­bia, Gha­na y Bar­ba­dos) con el mis­mo nú­me­ro de le­gis­la­do­res y le­gis­la­do­ras, fun­cio­na­rios de al­to ni­vel y ge­ren­tes mas­cu­li­nos y fe­me­ni­nos, a pe­sar de que aho­ra hay 95 paí­ses que tie­ne igual nú­me­ro de mujeres, sino es que más, con edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria.

Sin em­bar­go, to­da­vía hay mu­chas re­gio­nes del mun­do don­de la bre­cha de gé­ne­ro en la edu­ca­ción dis­ta mu­cho de es­tar ce­rra­da. En 2014, el Fon­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la In­fan­cia (Uni­cef, por sus si­glas en in­glés) es­ti­mó que dos ter­cios de los adul­tos anal­fa­be­tos del mun­do eran mujeres. De las 31 mi­llo­nes de ni­ñas en edad de asis­tir a la es­cue­la pri­ma­ria que no iban a la es­cue­la, más de la mi­tad, al­re­de­dor de 17 mi­llo­nes, nun­ca acu­di­rían a la es­cue­la. El por­cen­ta­je fue aún ma­yor en los es­ta­dos ára­bes y en el Áfri­ca sub­saha­ria­na.

Hen­driks di­ce que hay un “tri­ple di­vi­den­do” cuan­do se in­vier­te en una ni­ña, por­que afecta po­si­ti­va­men­te la vi­da ac­tual y fu­tu­ra de las ni­ñas, así co­mo la de sus hi­jos, tan­to hom­bres co­mo mujeres. Se­gún Uni­cef, un ni­ño na­ci­do de una ma­dre que pue­de leer tie­ne una pro­ba­bi­li­dad de 50 pa­ra so­bre­vi­vir más allá de los cinco años. Si to­das las mujeres de los paí­ses de ba­jos y me­dia­nos in­gre­sos lo­gra­ran com­ple­tar su edu­ca­ción se­cun­da­ria, Uni­cef cree que ca­da año se po­drían sal­var tres mi­llo­nes de vi­das de niños me­no­res de cinco años.

Si bien la po­bre­za desem­pe­ña un pa­pel sig­ni­fi­ca­ti­vo en la res­tric­ción de los de­re­chos de las ni­ñas, las ba­rre­ras ins­ti­tu­cio­na­les y cul­tu­ra­les pue­den ser igual de im­por­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.