Jay Po­well va a la Fed con to­do y sus ma­nos du­ras

Jay Po­well se pre­pa­ra pa­ra de­fen­der la in­de­pen­den­cia del ban­co cen­tral an­te un con­gre­so don­de re­pu­bli­ca­nos des­con­fían de él.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - SAM FLE­MING

Jay Po­well es­ta­ba en su bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña re­co­rrien­do el bos­que de Cra­ter La­ke en Ore­gon, cuan­do las de­li­be­ra­cio­nes so­bre el fu­tu­ro li­de­raz­go de la Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos (EU) co­men­za­ban a ca­len­tar­se en Washington DC. Mien­tras des­cen­día con ra­pi­dez a tra­vés del pai­sa­je mar­ca­do por los in­cen­dios fo­res­ta­les, la si­lue­ta de Po­well di­fí­cil­men­te se ajus­ta­ba a su ima­gen cau­te­lo­sa y se­re­na, la de un ban­que­ro cen­tral aver­so al pe­li­gro.

El pró­xi­mo res­pon­sa­ble de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de EU, ne­ce­si­ta­rá de nue­vo esa men­ta­li­dad aho­ra que se pre­pa­ra a asu­mir el pues­to más po­de­ro­so en la eco­no­mía glo­bal. Po­well, al­gu­na vez con una po­si­bi­li­dad re­mo­ta pa­ra la pre­si­den­cia de la Fed, ha­ce unos días se en­con­tra­ba de­trás de Do­nald Trump, en Ro­se Gar­den, en la Ca­sa Blan­ca, pa­ra ser pre­sen­ta­do al mun­do co­mo el su­ce­sor de Ja­net Ye­llen.

Al abo­ga­do de 64 años de edad se le pre­sen­tó co­mo un can­di­da­to de con­ti­nui­dad pa­ra el pues­to de la Fed, un par de ma­nos se­gu­ras. Li­cen­cia­do en le­yes, no es el pri­mer pro­fe­sio­nis­ta que no es eco­no­mis­ta y se con­vier­te en pre­si­den­te de la Fed des­de el man­da­to bre­ve y po­co exi­to­so de G. Wi­lliam Mi­ller, a fi­na­les de la dé­ca­da de 1970. A di­fe­ren­cia de John Tay­lor, Po­well no tie­ne mo­de­los eco­nó­mi­cos que lle­ven su nom­bre. De he­cho, su ex­pe­rien­cia en el ban­co cen­tral abar­ca so­la­men­te cin­co años.

Mu­chos de los acó­li­tos de Trump es­pe­ra­ban que el pre­si­den­te in­ser­ta­ra a un ico­no­clas­ta en la Fed pa­ra sa­cu­dir la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y en­fren­tar­se a su po­de­ro­so per­so­nal. En su lu­gar, Trump se de­ci­dió por un con­su­ma­do miem­bro en Washington, na­ci­do y edu­ca­do lo­cal­men­te, y lleno de cre­den­cia­les de la cla­se di­ri­gen­te.

Co­no­ci­do por su sen­ti­do del hu­mor, mo­da­les prác­ti­cos y una for­mi­da­ble éti­ca de tra­ba­jo, Po­well es un per­so­na­je po­co ha­bi­tual que lo­gró na­ve­gar el po­zo de ser­pien­tes de Washington y ha­cer­se de po­cos enemi­gos. Ten­drá que re­cu­rrir en gran me­di­da de sus ca­pa­ci­da­des per­so­na­les y po­lí­ti­cas mien­tras se pre­pa­ra pa­ra de­fen­der la in­de­pen­den­cia de la Fed en un Con­gre­so don­de mu­chos re­pu­bli­ca­nos des­con­fían de su po­der y al­can­ce.

Hi­jo de un abo­ga­do, Po­well asis­tió a Prin­ce­ton pa­ra es­tu­diar po­lí­ti­ca y des­pués a la es­cue­la de de­re­cho en Geor­ge­town. En Prin­ce­ton prac­ti­có la gui­ta­rra con mu­cho in­te­rés, al­go que se man­tu­vo con él a lo lar­go de su vi­da. To­da­vía ha­ce ca­si una dé­ca­da se le po­día en­con­trar to­can­do en un gru­po lla­ma­do los Mo­ney­pen­nies. Eli­gie­ron ese nom­bre por­que al­gu­nos de sus miem­bros te­nían re­la­ción con la co­mu­ni­dad de in­te­li­gen­cia. Las ra­ras pre­sen­ta­cio­nes pú­bli­cas de la ban­da eran pa­ra re­cau­dar fon­dos pa­ra las fa­mi­lias de agen­tes caí­dos en ac­ción.

Po­well co­no­ció a su es­po­sa Elis­sa Leonard, una ex­ci­neas­ta, a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1980 a tra­vés de su her­ma­na. Elis­sa era su com­pa­ñe­ra de pi­so. Se ca­sa­ron en 1985 y aho­ra tie­nen tres hi­jos.

Po­well pa­só su pri­mer pe­rio­do co­mo bu­ró­cra­ta en el Te­so­ro du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Geor­ge H. W. Bush. Allí tra­ba­jó ba­jo el frío

Po­well… nun­ca se en­fren­tó en pú­bli­co con la pre­si­den­ta y man­tu­vo una pos­tu­ra mo­de­ra­da so­bre las ta­sas de in­te­rés”.

es­ta­lli­do de la cri­sis fi­nan­cie­ra, cuan­do Sa­lo­mon Bros elu­dió las re­glas de li­ci­ta­ción del Te­so­ro en un es­cán­da­lo que po­dría ha­ber de­rri­ba­do al ban­co cen­tral.

Po­well si­guió ade­lan­te pa­ra ha­cer su for­tu­na en la ini­cia­ti­va pri­va­da, di­ri­gien­do el equi­po del sec­tor in­dus­trial de Carly­le. Vol­vió a sur­gir en los círcu­los po­lí­ti­cos has­ta 2010 co­mo es­pe­cia­lis­ta del Bi­par­ti­san Po­licy Cen­ter, un gru­po de ex­per­tos en el que fue una voz cla­ve du­ran­te el de­ba­te del te­cho de deu­da de 2011.

Po­well fue no­mi­na­do co­mo go­ber­na­dor de la Fed en 2011, co­mo par­te de una com­bi­na­ción bi­par­ti­dis­ta con Jeremy Stein, un aca­dé­mi­co de Har­vard. Stein re­cuer­da que los dos hom­bres fue­ron a la Fed pa­ra una reunión in­for­ma­ti­va, un even­to que com­pa­ró con el pri­mer día de es­cue­la.

“Nos sen­ta­mos pa­ra nues­tra in­duc­ción y lo mi­ré, y pen­sé que pa­re­cía uno de esos ti­pos de ca­pi­tal de ries­go, con un me­jor tra­je que el mío, me­jo­res za­pa­tos, me­jor ca­be­llo”, di­jo Stein. “Pe­ro es cu­rio­so, es in­creí­ble­men­te amis­to­so y es­ta­ba allí pa­ra apren­der”.

Po­well, ba­jo la ges­tión de Ye­llen, re­co­rrió un ca­mino cau­te­lo­so. Nun­ca se en­fren­tó en pú­bli­co con la pre­si­den­ta y man­tu­vo una pos­tu­ra mo­de­ra­da so­bre las ta­sas de in­te­rés. Pe­ro al prin­ci­pio de su pe­rio­do en el ban­co cen­tral, Po­well fue par­te de un gru­po de go­ber­na­do­res, in­clu­yen­do a Stein y Betsy Du­ke, que se sen­tían in­có­mo­dos con la mag­ni­tud de la ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va ba­jo el en­ton­ces pre­si­den­te Ben Ber­nan­ke.

Al­gu­nos miem­bros del per­so­nal ana­li­zan ese epi­so­dio y se pre­gun­tan si Po­well se en­fo­ca­rá más en los rie­gos de es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra que Ye­llen. La otra cues­tión cla­ve so­bre las po­lí­ti­cas que hay en el ho­ri­zon­te es el des­man­te­la­mien­to con­jun­to de las he­rra­mien­tas de es­tí­mu­lo que la Fed ten­drá cuan­do lle­gue la pró­xi­ma des­ace­le­ra­ción, y có­mo ma­ne­ja­rá la hos­ti­li­dad de los re­pu­bli­ca­nos con­ser­va­do­res ha­cia la ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va.

Jon Faust, quien tra­ba­jó jun­to a Po­well en la Fed, di­ce que si bien no per­ci­be enor­mes desacuer­dos en la po­lí­ti­ca, es­to pue­de cam­biar si la in­fla­ción au­men­ta por en­ci­ma de 2% o la eco­no­mía “cae con brus­que­dad”. Si el pró­xi­mo pre­si­den­te de la Fed sin­tió esas pre­sio­nes mien­tras es­ta­ba pa­ra­do im­pa­si­ble­men­te jun­to al pre­si­den­te Trump, el im­per­tur­ba­ble Po­well no lo mos­tró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.