1,000 mdd

Milenio - Mercados Milenio - - BAJO LA LUPA -

CUES­TA UNA INS­TA­LA­CIÓN PA­RA COM­PRI­MIR Y LICUAR GAS.

Los Ra­mo­nes es uno de los pro­yec­tos más am­bi­cio­sos desa­rro­lla­dos por Pe­mex y sus so­cios es­ta­dou­ni­den­ses y eu­ro­peos. Es­te año, Ie­no­va ad­qui­rió por 520 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) una par­ti­ci­pa­ción adi­cio­nal en la so­cie­dad que ope­ra el tra­mo Nor­te II, con lo que con­tro­la 50% del ne­go­cio.

Los Ra­mo­nes lle­va una in­ver­sión de 2,500 mdd, arran­ca en Ca­mar­go, Ta­mau­li­pas, atra­vie­sa Nue­vo León y se in­ter­na has­ta Gua­na­jua­to y San Luis Po­to­sí.

Otros duc­tos con in­ver­sio­nes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les es­tán en pro­ce­so de cons­truc­ción en el nor­te y oes­te del país, con la in­ten­ción de ser­vir a es­ta­dos que ca­re­cían del ser­vi­cio, co­mo So­no­ra y Si­na­loa, Co­li­ma y zo­nas de Ja­lis­co y Mi­choa­cán.

Lo que pa­sa del otro la­do

En sep­tiem­bre pa­sa­do, la co­ti­za­ción del gas na­tu­ral en el mer­ca­do Henry Hub, un es­tán­dar in­ter­na­cio­nal, es­ta­ba en 2.98 dó­la­res/mi­llón de BTU (en 2008 se ven­día a más de 8 y 8 dó­la­res).

En ge­ne­ral el gas de la cuen­ca de Te­xas y Lui­sia­na, ha pro­pi­cia­do gran­des in­ver­sio­nes trans­fron­te­ri­zas y a ayu­da­do a desa­rro­llar una in­dus­tria de al­to ni­vel, aho­ra in­quie­ta por los re­pro­ches de Trump y su in­sis­ten­cia en mo­di­fi­car, in­clu­so ter­mi­nar, el TLCAN.

Pe­ro no hay que preo­cu­par­se: es po­co pro­ba­ble que el flu­jo de gas es­ta­dou­ni­den­se va­ya a re­du­cir­se o sus­pen­der­se. De­bi­do al au­ge del

frac­king, la pro­duc­ción de sha­le gas au­men­tó de mo­do ex­tra­or­di­na­rio, y Mé­xi­co es el mer­ca­do na­tu­ral pa­ra esos ex­ce­den­tes. Si no los pu­die­ran ven­der a Mé­xi­co, ¿ qué ha­rían los pro­duc­to­res? La úni­ca al­ter­na­ti­va se­ría li­cuar­los y ex­por­tar­los más le­jos, pe­ro, por aho­ra, ese ne­go­cio es­tá fue­ra de dis­cu­sión.

Anas­ta­cia Dialy­nas, ana­lis­ta de la agen­cia Bloom­berg, di­ce que los es­ta­dos del sur en EU po­drían ex­por­tar a lar­go pla­zo unos 140 MMt­pa (mi­llo­nes de to­ne­la­das mé­tri­cas por año), pe­ro que por aho­ra exis­ten obs­tácu­los co­mo la fal­ta de puer­tos y plan­tas pa­ra li­cuar­lo, y el es­ta­ble-

ci­mien­to de un mer­ca­do es­ta­ble que jus­ti­fi­que las in­ver­sio­nes. Co­mo pa­ra­do­ja, EU so­lo ha ex­por­ta­do gas des­de Alas­ka, ha­cia el Pa­cí­fi­co, y es­tá con­si­de­ra­do un im­por­ta­dor ne­to de gas: en el nor­te lo ad­quie­re de Ca­na­dá y en la Cos­ta Es­te lle­ga por bar­co.

La ca­ra mun­dial de la de­man­da

Gas na­tu­ral hay bas­tan­te. Un in­for­me del gru­po de Ener­gía de Bloom­berg es­ti­ma que la de­man­da cre­ce­rá a 280 MMt­pa en 2017 y a 479 MMt­pa pa­ra 2030, so­bre to­do en Asia. Más aún, la cons­truc­ción de nue­vas plan­tas pa­ra li­cuar­lo y re­ga­si­fi­car­lo, en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do, po­dría lle­var a una so­bre­ofer­ta en me­nos de 10 años. Es­to, hay que en­ten­der­lo, por­que se re­quie­ren ins­ta­la­cio­nes en los puer­tos de em­bar­que y en los de con­su­mo, así co­mo me­dios de trans­por­te pa­ra dis­tri­buir el gas de me­nu­deo has­ta las fá­bri­cas, las plan­tas eléc­tri­cas y las ciu­da­des. Una ins­ta­la­ción tí­pi­ca pa­ra com­pri­mir y licuar gas cues­ta unos 1,000 mdd, y tie­ne que cons­truir­se en un puer­to se­gu­ro y con aguas pro­fun­das pa­ra re­ci­bir bu­ques de gran to­ne­la­je.

Aun­que en Mé­xi­co es­ta in­dus­tria es po­co co­no­ci­da, cien­tos de bar­cos car­ga­dos con gas re­co­rren los ma­res pa­ra su­mi­nis­trar la mo­lé­cu­la a paí­ses de­pen­dien­tes co­mo Ja­pón, Co­rea del Sur y Tai­wán, en­tre los ma­yo­res con­su­mi­do­res de GNL. Al­gu­nos bu­ques ac­túan co­mo al­ma­ce­nes flo­tan­tes y se es­ta­cio­nan en bahías se­gu­ras en es­pe­ra de los pe­di­dos.

Se­gún Bloom­berg, es­te año las im­por­ta­cio­nes mar­ca­rán un ré­cord gra­cias a un cre­ci­mien­to de 8.8%, el ma­yor des­de 2011, y que se ex­pli­ca por un au­men­to en la de­man­da de Asia, el com­ba­te a la con­ta­mi­na­ción en Chi­na y al au- men­to de la ofer­ta en las re­gio­nes ex­por­ta­do­ras, co­mo Qa­tar y Ara­bia Sau­di­ta.

Des­pués de la tra­ge­dia de Fu­kus­hi­ma y la pa­rá­li­sis de sus plan­tas nu­clea­res, Ja­pón ha com­pra­do más gas que nun­ca.

As­hish Set­hia, di­rec­tor de la ofi­ci­na de aná­li­sis de Bloom­berg GNL, di­ce que Asia se­gui­rá sien­do el cen­tro de gra­ve­dad de la de­man­da mun­dial, im­por­tan­do más de 70% del com­bus­ti­ble has­ta 2030. “Sin em­bar­go —aña­de—, a par­tir de 2025, Chi­na, jun­to con In­dia y la re­gión del Sud­es­te Asiá­ti­co, im­por­ta­rán más gas na­tu­ral que Ja­pón, Co­rea y Tai­wán com­bi­na­dos”.

Tam­bién los paí­ses eu­ro­peos son clien­tes de es­ta mo­lé­cu­la, so­bre to­do los del Me­di­te­rrá­neo y los que que­dan le­jos de los gasoductos ru­sos que atra­vie­san Ucra­nia pa­ra abas­te­cer a Ale­ma­nia y la Eu­ro­pa Cen­tral. En es­tos paí­ses, hay que de­cir­lo, los pre­cios pue­den ser dos y has­ta tres ve­ces más al­tos que los que se pa­gan en Mé­xi­co.

El fu­tu­ro no huele tan­to a gas

Mu­cha ofer­ta y ba­jos pre­cios es una bue­na fór­mu­la pa­ra los con­su­mi­do­res, pe­ro no pa­ra los pro­duc­to­res, que han vis­to dis­mi­nuir sus uti­li­da­des. Ro­dri­go Pin­to Schol­bach, ana­lis­ta se­nior de la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de Ener­gía (AIE), con se­de en Pa­rís, ha lla­ma­do la aten­ción so­bre las con­se­cuen­cias de una re­duc­ción con­si­de­ra­ble en las in­ver­sio­nes en pro­duc­ción y pro­ce­sa­mien­to de hi­dro­car­bu­ros.

De­bi­do a la caí­da en los pre­cios, en 2015 es­tas in­ver­sio­nes ba­ja­ron 25% res­pec­to de 2014, a 600,000 mdd, y, en 2016, ca­ye­ron otro 24%, a cer­ca de 500,000 mdd. Es­te fe­nó­meno, a la lar­ga, po­dría con­du­cir a un cier­to gra­do de des­abas­to.

No­buo Ta­na­ka, ex­di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la AIE y quien es­tu­vo en Mé­xi­co in­vi­ta­do por la con­sul­to­ra KPMG, ha su­ge­ri­do en va­rios fo­ros que el gas se­rá el prin­ci­pal ener­gé­ti­co de es­ta épo­ca, aun cuan­do par­te de la ge­ne­ra­ción de elec­tri­ci­dad pro­ven­ga de fuen­tes re­no­va­bles co­mo la so­lar y la eó­li­ca.

Es­tas tec­no­lo­gías avan­zan de ma­ne­ra rá­pi­da, pe­ro no lo su­fi­cien­te. En 2040 po­drían co­mer­cia­li­zar­se has­ta 550,000 MMt­pa de gas na­tu­ral, una épo­ca do­ra­da pa­ra es­ta in­dus­tria, co­mo lo fue an­tes el pe­tró­leo. El au­ge de los au­to­mó­vi­les eléc­tri­cos tam­bién po­ten­cia­rá es­ta ten­den­cia, así co­mo cier­ta de­ca­den­cia de las ga­so­li­nas.

Pue­de de­cir­se que Mé­xi­co tie­ne aho­ra una po­si­ción pri­vi­le­gia­da. La aper­tu­ra del sec­tor ener­gé­ti­co atrae nue­vas in­ver­sio­nes pa­ra ex­plo­ra­ción y ex­plo­ta­ción de pe­tró­leo y gas, sin en­trar to­da­vía al con­flic­ti­vo mo­de­lo del frac­king, y los ex­ce­den­tes de EU le ga­ran­ti­zan un su­mi­nis­tro cons­tan­te y a bue­nos pre­cios. Obras co­mo Los Ra­mo­nes no es­tán pen­sa­das a cor­to pla­zo, aun­que a Do­nald Trump le pa­rez­ca que el car­bón de Wyo­ming, Ken­tucky y Pen­sil­va­nia va a ge­ne­rar ener­gía por 1,000 años más.

Los Ra­mo­nes lle­va una in­ver­sión de 2,500 mdd y es uno de los pro­yec­tos más am­bi­cio­sos desa­rro­lla­dos por Pe­mex y sus so­cios es­ta­dou­ni­den­ses y eu­ro­peos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.