Un tra­ba­jo arries­ga­do

Stan­ley Fis­cher, el ex­nú­me­ro dos de la Fed, con­si­de­ra que la pre­sión por ser más fle­xi­bles en las re­gu­la­cio­nes ban­ca­rias pue­de ser ex­plo­si­va.

Milenio - Mercados Milenio - - ALMUERZO CON FT - SAM FLE­MING

Es un día ca­lu­ro­so, me en­cuen­tro en Bis­trot Le­pic, un ele­gan­te res­tau­ran­te y bar de vi­nos en­cla­va­do en me­dio de las tien­das de an­ti­güe­da­des y cua­dros de Geor­ge­town. Es­toy a punto de co­no­cer a Stan­ley Fis­cher, la en­car­na­ción del lí­der mun­dial de la vie­ja escuela.

En su carrera de ca­si cin­co dé­ca­das, Fis­cher po­dría afir­mar que es uno de los pa­dri­nos de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca mo­der­na. Fue Fis­cher quien ayu­dó a es­ta­ble­cer la di­rec­ción de la prác­ti­ca de ban­ca cen­tral cuan­do era un aca­dé­mi­co en la dé­ca­da de 1970, y, des­pués, co­mo pri­mer sub­di­rec­tor ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), ju­gó un pa­pel de li­de­raz­go en la cri­sis de Asia y Ru­sia a fi­na­les de la dé­ca­da de 1990.

Fis­cher era el nú­me­ro dos, des­pués de la sa­lien­te pre­si­den­ta Ja­net Ye­llen en la Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos (EU). Tras en­ca­be­zar un es­fuer­zo mun­dial pa­ra for­ta­le­cer la re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra des­pués de la cri­sis, los po­lí­ti­cos de EU tra­tan de re­ver­tir eso, al­go que Fis­cher des­cri­be sin ro­deos co­mo “ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­so y ex­tre­ma­da­men­te mio­pe”. El pa­pel de EU co­mo ga­ran­te de or­ga­ni­za­cio­nes glo­ba­les co­mo el FMI ya no pue­de dar­se por sen­ta­do. “Te­nía una ima­gen de la eco­no­mía mun­dial en la que EU era un an­cla, no una fuen­te de vo­la­ti­li­dad”, di­ce.

Fis­cher eli­gió a Bis­trot Le­pic por­que él y su es­po­sa son clien­tes ha­bi­tua­les; tra­to de con­ven­cer­lo pa­ra que to­me una co­pa de vino. Se nie­ga, y ha­ce un se­co co­men­ta­rio de que no ne­ce­si­ta “es­ti­mu­lan­tes ar­ti­fi­cia­les” pa­ra desaho­gar­se.

Fis­cher tie­ne do­ble na­cio­na­li­dad, is­rae­lí y es­ta­dou­ni­den­se, y ha te­ni­do una gran va­rie­dad de pa­sa­por­tes, in­clui­do el del es­ta­do aho­ra ex­tin­to de Rho­de­sia y, bre­ve­men­te, el del Reino Unido cuan­do fue es­tu­dian­te. La in­fluen­cia de Gran Bre­ta­ña ocu­pó un lu­gar pre­pon­de­ran­te. “Soy un pro­duc­to del im­pe­rio bri­tá­ni­co, no hay nin­gu­na du­da”, di­ce.

Fue el her­mano de un ami­go, quien in­tro­du­jo a Fis­cher a la obra de John May­nard Key­nes. Él to­da­vía era un ado­les­cen­te, re­cuer­da, be­bien­do sor­bos de agua mien­tras yo len­ta­men­te to­mo mi ta­zón de gaz­pa­cho. “Prác­ti­ca­men­te fue el pri­mer li­bro que leí de eco­no­mía: The Ge­ne­ral Theory.

Re­gre­sar al sta­tus quo que ha­bía an­tes de la gran cri­sis fi­nan­cie­ra, po­dría ser real­men­te pe­li­gro­so y ex­tre­ma­da­men­te mio­pe”.

No en­ten­dí na­da”. De­ci­dió co­rre­gir eso mu­dán­do­se a Lon­dres pa­ra es­tu­diar, co­men­zan­do una carrera en eco­no­mía que se con­vir­tió en una de las más ce­le­bra­das de fi­na­les del si­glo XX.

Ha­ce unos me­ses el De­par­ta­men­to del Te­so­ro de EU pre­sen­tó un do­cu­men­to en don­de se pro­po­nen las for­mas de fle­xi­bi­li­zar los es­tán­da­res de ca­pi­tal que sus­ten­tan a los ban­cos. El sis­te­ma po­lí­ti­co de EU “po­dría lle­var­nos en una di­rec­ción muy pe­li­gro­sa”, di­ce.

“Pa­sa­ron ca­si 80 años des­pués de la dé­ca­da de 1930 pa­ra te­ner otra cri­sis fi­nan­cie­ra que pu­die­ra ser de esa mag­ni­tud. Y aho­ra, des­pués de 10 años, to­dos quie­ren re­gre­sar al sta­tus quo que ha­bía an­tes de la gran cri­sis fi­nan­cie­ra. Y creo que eso es real­men­te pe­li­gro­so.

Se­ña­ló que in­clu­so si el Te­so­ro quie­re fle­xi­bi­li­zar la re­gu­la­ción, la Fed con­ser­va una enor­me dis­cre­ción so­bre la for­ma co­mo su­per­vi­sa los me­ga­ban­cos. “El Con­gre­so es­tá muy in­vo­lu­cra­do y la pre­sión aho­ra es­tá en fle­xi­bi­li­zar. Es­toy de acuer­do con la pre­sión pa­ra ser más fle­xi­bles con los ban­cos pe­que­ños. Pe­ro la pre­sión que me te­mo que vie­ne de ser me­nos es­tric­to con los gran­des ban­cos es la que me pa­re­ce muy pe­li­gro­sa”.

Fis­cher co­me tru­cha al sar­tén. Yo me de­ci­dí por la ga­lli­na de Cor­nua­lles. Le pre­gun­to so­bre la agi­ta­ción po­lí­ti­ca en el Reino Unido, y Fis­cher di­ce que la opi­nión en­tre los eco­no­mis­tas se in­cli­na a que el Bre­xit da­ña­rá a la eco­no­mía de Gran Bre­ta­ña.

Des­pués de de­jar el mun­do aca­dé­mi­co, Fis­cher pa­só a ser el en­car­ga­do de ha­cer cum­plir el or­den eco­nó­mi­co li­be­ral que aho­ra co­rre el ries­go de di­sol­ver­se, ocu­pan­do el car­go de eco­no­mis­ta je­fe del Ban­co Mun­dial, pri­mer sub­di­rec­tor ge­ren­te del FMI, vi­ce­pre­si­den­te del Ci­ti­group y go­ber­na­dor del Ban­co de Israel.

Cuan­do que­dó cla­ro que Fis­cher iría a la Re­ser­va Fe­de­ral de EU en 2014, el per­so­nal en ese país se pre­pa­ró pa­ra la lle­ga­da de un se­mi­diós de la ban­ca cen­tral.

Ja­net Ye­llen y su exad­jun­to de lí­nea sí tu­vie­ron desacuer­dos. “A pe­sar de que pa­re­ce una abue­li­ta, es mu­cho más du­ra”, di­ce de Ye­llen, y la des­cri­be co­mo “te­naz en el buen sen­ti­do”. En la ac­tua­li­dad, la po­lí­ti­ca de ta­sas de interés de la Fed es­tá en el ai­re de­bi­do a las ci­fras de in­fla­ción inexo­ra­ble­men­te dé­bi­les. Fis­cher re­co­no­ció que hay di­vi­sio­nes den­tro de la Fed so­bre có­mo se de­be res­pon­der.

En cuan­to al pro­pio Fis­cher, su man­da­to fi­na­li­zó pe­ro su ges­tión en la jun­ta de go­ber­na­do­res ex­pi­ra en dos años. Con su salida se evi­den­ció el des­va­ne­ci­mien­to de un vie­jo ré­gi­men. Pa­ra la Fed, el ca­lor po­lí­ti­co se­rá im­pla­ca­ble y eso le co­rres­pon­de a Je­ro­me Po­well, el nue­vo presidente de la Fed.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.