Ber­nie Ec­cles­to­ne, el gla­mour de las pis­tas

El ex­pre­si­den­te y di­rec­tor de la F1 cons­tru­yó un im­pe­rio de se­duc­ción y con­tro­ver­sias que, aho­ra afir­ma, va a de­jar.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - MURAD AH­MED

Mi tra­ba­jo era ase­gu­rar que se cons­tru­ye­ra un ne­go­cio pa­ra po­der ven­der, así que hi­ce lo que se su­po­nía que de­be­ría ha­cer”.

Cuan­do Ber­nie Ec­cles­to­ne me ve, le­van­ta una mano y el mag­na­te de 87 años de edad me or­de­na que de­je mi me­sa en me­dio del Bar Bou­lud, un bis­tro es­ti­lo francés en el lu­jo­so ho­tel Man­da­rin Orien­tal en Hy­de Park, en el cen­tro de Lon­dres.

Ec­cles­to­ne es­tá acos­tum­bra­do a te­ner la úl­ti­ma pa­la­bra. Has­ta que co­men­zó el año, era el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Fór­mu­la Uno ( F1). Las cua­tro dé­ca­das en las que lle­vó las rien­das ter­mi­na­ron dra­má­ti­ca­men­te en enero cuan­do el gru­po es­ta­dou­ni­den­se Li­berty Me­dia com­ple­tó una ad­qui­si­ción por 8,000 mi­llo­nes de dó­la­res ( mdd) de la ma­triz de la F1, y él que­dó re­le­ga­do co­mo “pre­si­den­te emérito”. “Es un tí­tu­lo ho­no­ra­rio que se di­se­ñó pa­ra que se ajus­ta­ra a su ele­va­do es­ta­tus. Ten­go el pues­to más al­to que hay, es tan al­to que cuan­do veo abajo, no al­can­zo a ver na­da”, bro­mea.

Ha si­do un via­je emo­cio­nan­te pa­ra el hi­jo de un pescador de Suf­folk y una ama de ca­sa, quien se con­vir­tió en ven­de­dor de au­to­mó­vi­les cuan­do era ado­les­cen­te. Las ven­tas de au­to­mó­vi­les pro­por­cio­na­ron el ca­pi­tal en 1971 pa­ra com­prar el equi­po Brab­ham de la F1. A lo lar­go de la dé­ca­da de 1970, ne­go­ció acuer­dos con cir­cui­tos y em­pre­sas de te­le­vi­sión en nom­bre de los equi­pos, ven­día la F1 co­mo un pa­que­te. Atraí­do por el gla­mour, los pa­tro­ci­na­do­res abrie­ron la che­que­ra.

A me­di­da que lo­gró atraer a mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, mu­cha gen­te in­vo­lu­cra­da en el de­por­te se vol­vió ri­ca. Cuan­do Ec­cles­to­ne se con­vir­tió en el pro­pie­ta­rio le­gal de la F1, su es­ti­lo de vi­da cam­bió acor­de a eso. Se hi­zo ami­go de Mick Jag­ger y Juan Car­los I, ex­rey de Es­pa­ña.

Ec­cles­to­ne eli­gió es­te lu­gar pa­ra al­mor­zar, ya que es­tá a unos mi­nu­tos a pie de su ca­sa en Prin­ces Ga­te, un edi­fi­cio que al­gu­na vez al­ber­gó las ofi­ci­nas de la F1.

Es un opo­nen­te di­ver­ti­do, ama­ble, obs­ti­na­do, y a ve­ces eva­si­vo, nun­ca abu­rri­do. La gen­te en torno a la F1 me di­ce que pa­só es­ta tem­po­ra­da pro­vo­can­do pro­ble­mas pa­ra los nue­vos due­ños. Hay mu­chas his­to­rias: que en una ce­na re­cien­te en el Krem­lin tra­tó de con­ven­cer a Vla­di­mir Putin pa­ra tra­ba­jar en nom­bre del pre­si­den­te pa­ra ne­go­ciar una cuo­ta más ba­ja pa­ra or­ga­ni­zar el Gran Premio de Ru­sia, o que Ec­cles­to­ne es­tá de­trás de la in­ves­ti­ga­ción de co­rrup­ción que rea­li­zan las autoridades fran­ce­sas so­bre la ven­ta de la F1 a Li­berty Me­dia. Ec­cles­to­ne nie­ga to­do. “Mu­cha gen­te di­ce mu­chas co­sas y res­pon­do lo mis­mo que te he di­cho. Hay que es­pe­rar y ver”.

En los úl­ti­mos años la F1 su­frió de una disminución en el in­te­rés de los es­pec­ta­do­res. La caí­da en par­te se de­be a los acuer­dos lu­cra­ti­vos que al­can­zó Ec­cles­to­ne con los pro­vee­do­res de te­le­vi­sión sa­te­li­tal. “Mi tra­ba­jo era ase­gu­rar que se cons­tru­ye­ra un ne­go­cio pa­ra po­der ven­der”, di­ce. “Que es lo que su­ce­dió. Por­que ven­di­mos a un muy buen pre­cio. Así que hi­ce lo que se su­po­nía que de­be­ría ha­cer”.

Tam­bién es­tá el he­cho de que las ca­rre­ras se vuel­ven ca­da vez me­nos com­pe­ti­das. Par­te de es­to se de­be a que Ec­cles­to­ne ase­gu­ró que flu­ye­ra más di­ne­ro a los equi­pos más ri­cos — Mer­ce­des, Fe­rra­ri y Red Bull— lo que les per­mi­tió do­mi­nar.

Ha­ce mu­chos años de­jé de ver la F1 de ma­ne­ra re­gu­lar. En mi ju­ven­tud ha­bía gran­des pi­lo­tos. Hu­bo due­los épi­cos en la pis­ta, co­mo la ri­va­li­dad en­tre Da­mon Hill y Michael Schu­ma­cher. Ec­cles­to­ne es­tá de acuer­do: “¿A quién te­ne­mos que sea real­men­te un per­so­na­je de la F1? So­la­men­te a Le­wis Ha­mil­ton”. El pi­lo­to bri­tá­ni­co es, sin du­da, uno de los gran­des del de­por­te ac­tual y, tal vez, su úni­ca es­tre­lla mun­dial a quien iden­ti­fi­can. “Sin em­bar­go, no lo con­si­de­ro una per­so­na­li­dad atrac­ti­va”, di­ce.

Ec­cles­to­ne ad­mi­te que los nue­vos due­ños de la F1 no apro­ve­chan su sa­bi­du­ría por­que su “ex­pe­rien­cia es ob­so­le­ta”. Li­berty Me­dia desea mo­der­ni­zar el de­por­te uti­li­zan­do re­des so­cia­les y ofer­tas de trans­mi­sión di­gi­tal que po­drían ayudar a lle­gar a los jó­ve­nes. Ec­cles­to­ne di­jo una vez que no te­nía sen­ti­do en­fo­car­se en los ado­les­cen­tes, ya que no son lo su­fi­cien­te­men­te ri­cos pa­ra com­prar un Ro­lex, uno de los prin­ci­pa­les pa­tro­ci­na­do­res de la F1.

Nues­tros pla­ti­llos prin­ci­pa­les lle­gan. En 1997, Ec­cles­to­ne tras­la­dó su par­ti­ci­pa­ción en la F1, con un va­lor re­por­ta­do de 3,000 mi­llo­nes de li­bras es­ter­li­nas ( mdl), a un fi­dei­co­mi­so offs­ho­re lla­ma­do Bam­bino Hol­dings y lo re­gis­tró a nom­bre de su en­ton­ces es­po­sa Sla­vi­ca Ra­dic. En 2008, des­pués de 24 años de ma­tri­mo­nio, Ra­dic so­li­ci­tó el di­vor­cio. Y el fi­dei­co­mi­so ca­si lo pu­so tras las re­jas. En 2014, se en­con­tró ante un tri­bu­nal ale­mán por acu­sa­cio­nes de so­borno re­la­cio­na­dos con un pa­go de 44 mdd que le hi­zo a Ger­hard Grib­kowsky, ex­je­fe de ries­gos del ban­co ale­mán Ba­yer­nLB. Ec­cles­to­ne afir­ma que el pa­go fue un chan­ta­je, y ale­ga que el ban­que­ro ale­mán ame­na­zó con de­cir­le a las autoridades fis­ca­les del Reino Uni­do que el je­fe de la F1 con­tro­la­ba el fi­dei­co­mi­so fa­mi­liar.

Grib­kowsky fue a pri­sión en 2012 durante ocho años y Ec­cles­to­ne enfrentó 10 años de pri­sión por so­borno, pe­ro sa­lió li­bre des­pués de pa­gar 100 mdd con­for­me a una ley ale­ma­na.

El me­se­ro regresa con los me­nús de pos­tres. Es­ta vez, Ec­cles­to­ne me da una re­co­men­da­ción: “Pi­de el souf­flé”. Su ad­mi­nis­tra­ción de la F1 ayu­dó a crear el “mo­tors­hip va­lley” ( el va­lle automotriz) en el sur de In­gla­te­rra, don­de se en­cuen­tran mu­chos equi­pos de F1.

Ec­cles­to­ne cla­ra­men­te tie­ne un gus­to por lo dul­ce. Los souf­flés son ex­ce­len­tes. Ec­cles­to­ne di­ce que es­tá fue­ra de la F1, des­pués de que ven­dió sus úl­ti­mas ac­cio­nes en la com­pa­ñía. Tie­ne pla­nes de ven­der el pent­hou­se y las ofi­ci­nas de Lon­dres, que de­jó li­bres Li­berty Me­dia. Quie­re mu­dar­se a Sui­za, don­de es pro­pie­ta­rio de un ho­tel en la es­ta­ción de esquí de Gs­taad, un mo­vi­mien­to que, se­gún in­sis­te, no guar­da re­la­ción con las ta­sas de im­pues­tos pre­fe­ren­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.