Ray Da­lio, cree que el fra­ca­so es el me­jor apren­di­za­je

Ray Da­lio, fun­da­dor de Brid­ge­wa­ter y quien pre­di­jo la cri­sis de 2008, cree que el fra­ca­so es el me­jor apren­di­za­je.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - GILLIAN TETT

Es me­dio día en el bar de ham­bur­gue­sas Jack­son Ho­le en el cen­tro de Man­hat­tan y dis­cu­to con Ray Da­lio, el je­fe del fon­do de co­ber­tu­ra más gran­de del mun­do. Unos mi­nu­tos an­tes, el fa­mo­so fi­nan­cie­ro ha­bía lle­ga­do pa­ra al­mor­zar.

“¡No!”, le di­go a Da­lio. Él tie­ne una fi­gu­ra dis­cre­ta, ves­ti­do con pan­ta­lo­nes y un sué­ter de aspecto ca­ro, pe­ro su pos­tu­ra pro­yec­ta con­fian­za y es po­de­ro­sa, co­mo se po­dría es­pe­rar del “amo del uni­ver­so”.

Jue­go mi me­jor car­ta. Da­lio aca­ba de es­cri­bir un li­bro que ex­hor­ta a los eje­cu­ti­vos a abra­zar la “trans­pa­ren­cia ra­di­cal” y la ho­nes­ti­dad del “amor du­ro”. El ti­tán del fon­do de co­ber­tu­ra es tan evan­gé­li­co con es­to que apa­ren­te­men­te sus em­plea­dos se ca­li­fi­can unos a otros con iPads en jun­tas, co­mo si es­to fue­ra un reality show, in­clu­so, a los be­ca­rios ju­nior se les alien­ta a que re­ten a su je­fe. Bromeo so­bre que si se sien­te me­jor pue­de dar­me una ca­li­fi­ca­ción en su iPad y anun­ciar el re­sul­ta­do.

Has­ta ha­ce po­co, pa­re­cía ser la úl­ti­ma per­so­na dis­pues­ta a co­mer una ham­bur­gue­sa con un pe­rio­dis­ta. La ra­zón no era que tu­vie­ra al­go que ocul­tar. Por el con­tra­rio, su fon­do de co­ber­tu­ra de 160,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd), Brid­ge­wa­ter, des­de ha­ce mu­cho tiem­po es de los más exi­to­sos en su ti­po. En las úl­ti­mas dos dé­ca­das lo­gró ob­te­ner, en gran me­di­da, re­tor­nos de in­ver­sión pro­me­dio de dos dí­gi­tos, con lo que ayu­dó a que na­cie­ra una nue­va es­tra­te­gia de in­ver­sión co­no­ci­da co­mo “pa­ri­dad de ries­go”.

Da­lio tam­bién fue uno de los po­cos fun­da­do­res de fon­dos de co­ber­tu­ra que lo­gró na­ve­gar la úl­ti­ma cri­sis fi­nan­cie­ra. En 2007, pro­fé­ti­ca­men­te anun­ció el fi­nal del au­ge de vi­vien­da en Es­ta­dos Uni­dos. En 2008 pro­nos­ti­có el in­mi­nen­te co­lap­so de los ban­cos y el de­rrum­be de los mer­ca­dos cre­di­ti­cios.

Pe­ro a pe­sar del éxi­to, o tal vez de­bi­do a él, Brid­ge­wa­ter se mues­tra opa­co con la gen­te aje­na, y Da­lio des­de­ña a la pren­sa. Se mo­les­tó en es­pe­cial cuan­do el New York Ti­mes in­for­mó ha­ce dos años que al­gu­nos em­plea­dos pre­sen­ta­ron de­man­das le­ga­les ale­gan­do que la cul­tu­ra del fon­do era abu­si­va e in­tru­si­va.

Sin em­bar­go, aho­ra cam­bió de tác­ti­ca al pu­bli­car su li­bro Prin­ci­ples: Li­fe & Work. Di­ce que es­pe­ra de­mos­trar que los crí­ti­cos es­tán equi­vo­ca­dos. “Hay mu­cha po­lé­mi­ca res­pec­to de nues­tra cul­tu­ra. Ten­go 68 años y es­te es mi año de tran­si­ción”, di­ce.

Nos di­ri­gi­mos a un mun­do en el que o vas a po­der es­cri­bir al­go­rit­mos y ha­blar ese len­gua­je o te van a sus­ti­tuir los al­go­rit­mos.

Da­lio, en 1975, a los 26 años, des­de su apar­ta­men­to de dos ha­bi­ta­cio­nes creó Brid­ge­wa­ter, un fon­do de co­ber­tu­ra, uno de los en­ton­ces vehícu­los fi­nan­cie­ros más nue­vos que co­lo­ca­ban apues­tas apa­lan­ca­das en los mer­ca­dos, en bus­ca de al­tos ren­di­mien­tos.

Lle­ga el me­se­ro. Da­lio ha­ce una pau­sa pa­ra pe­dir una ham­bur­gue­sa con cham­pi­ño­nes tér­mino me­dio, ce­bo­llas y pa­pas fri­tas. Yo pi­do una ham­bur­gue­sa me­xi­ca­na.

En­ton­ces, ¿qué es­pe­ra Brid­ge­wa­ter en 2018? ¿Da­lio pre­di­ce otra gran cri­sis co­mo la de 2008?

La res­pues­ta es com­ple­ja. En es­te mo­men­to Da­lio cree que las con­di­cio­nes en la eco­no­mía glo­bal se ven bas­tan­te fa­vo­ra­bles. Da­lio tam­bién pien­sa que la de­sigual­dad crea tan­ta dis­cor­dia que se­rá un con­flic­to po­lí­ti­co —y no la eco­no­mía— lo que im­pul­se a los mer­ca­dos en 2018 y más allá. “En es­tos días no hay la mis­ma vo­la­ti­li­dad de in­fla­ción, cre­ci­mien­to y ta­sas de in­te­rés. Así que los pro­ble­mas po­lí­ti­cos son más im­por­tan­tes que los te­mas (ma­cro) eco­nó­mi­cos”, di­ce Da­lio. “El mun­do se im­pul­só (an­te­rior­men­te) por las po­lí­ti­cas de los ban­cos cen­tra­les. Aho­ra no es ese el ca­so”, agre­ga, y se­ña­la que lo que los in­ver­sio­nis­tas no de­be­rían ob­ser­var (so­la­men­te) son las de­cla­ra­cio­nes de la Fed, sino la “pró­xi­mas elecciones en Fran­cia o en el Reino Uni­do, o ¿ que tan hos­pi­ta­la­rio se­rá Je­remy Corbyn pa­ra la ca­pi­tal?”.

Otro pro­ble­ma es el ni­vel ca­da vez ma­yor de la deu­da glo­bal. “No es­toy pre­di­cien­do al­go co­mo el ti­po de cri­sis de deu­da que tu­vi­mos en 2008”, di­ce. “Pe­ro hay un en­du­re­ci­mien­to de la con­trac­ción fi­nan­cie­ra que va a afec­tar ca­da vez más a los de 60% del fon­do, en par­ti­cu­lar cuan­do se pre­sen­te la pró­xi­ma re­ce­sión”.

Lle­gan nues­tras ham­bur­gue­sas. Su­mer­gi­mos los pa­li­tos do­ra­dos en cat­sup, es­tán ca­lien­tes y de­li­cio­sos. Los dos to­ma­mos las ham­bur­gue­sas con nues­tras ma­nos. Me chu­po los de­dos co­mo si tu­vie­ra seis años.

En­ton­ces, ¿qué ha­ría si fue­ra pre­si­den­te? ¿Quie­re ver la re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za de los ri­cos a los po­bres? ¿Los mul­ti­mi­llo­na­rios de­be­rían pa­gar más im­pues­tos? Elu­de la pre­gun­ta y di­ce que quie­re ver más “in­ver­sión de im­pac­to so­cial” y “atraer in­ver­sio­nis­tas del sec­tor pri­va­do que sean fi­lán­tro­pos pa­ra aso­ciar­se con ini­cia­ti­vas pú­bli­cas”.

So­bre los re­cor­tes fis­ca­les, que se con­sa­gró en la re­cien­te ley, te­me, co­mo la ma­yo­ría de los eco­no­mis­tas, que es­to va a au­men­tar la de­sigual­dad de los in­gre­sos y las di­vi­sio­nes so­cia­les.

Da­lio ha­ce a un la­do su gran ham­bur­gue­sa, a me­dio co­mer. Re­cha­za el pos­tre y pre­fie­re un ca­fé.

So­bre su su­ce­sión Jim Grant, el ve­te­rano ana­lis­ta, cri­ti­có fuer­te­men­te a Brid­ge­wa­ter en una no­ta de in­ves­ti­ga­ción re­cien­te, en la que su­gi­rió que se de­te­rio­ra su de­sem­pe­ño, en par­te por­que los cam­bios en el en­torno de las ta­sas de in­te­rés ha­cen que la le­gen­da­ria es­truc­tu­ra de “pa­ri­dad de ries­go” sea me­nos efec­ti­va. Da­lio re­cha­za es­to con firmeza.

Lle­ga la cuen­ta: so­lo 52 dó­la­res. Cuan­do sa­li­mos del res­tau­ran­te, la­men­to una co­sa: que no le pe­dí que tra­je­ra uno de sus iPads pa­ra apli­car­le su pro­pia prue­ba ra­di­cal de trans­pa­ren­cia.

Nos di­ri­gi­mos a un mun­do en el que o vas a po­der es­cri­bir al­go­rit­mos y ha­blar ese len­gua­je o te van a sus­ti­tuir los al­go­rit­mos."

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.