En aler­ta ama­ri­lla

La his­to­ria mues­tra que una in­fla­ción de 3% en EU pue­de po­ner en ries­go las ac­cio­nes de los mer­ca­dos emer­gen­tes, y es­tá em­pe­zan­do a su­ce­der.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS - STE­VE JOHN­SON

Las ac­cio­nes de mer­ca­dos emer­gen­tes (ME) sor­pren­die­ron a mu­chos ob­ser­va­do­res con su re­sis­ten­cia du­ran­te la re­cien­te ven­ta ma­si­va en el mer­ca­do glo­bal.

El em­ble­má­ti­co ín­di­ce MSCI Emer­ging Mar­ket ca­yó ca­si al uní­sono con el S&P 500 de Wall Street. De he­cho, si los pro­nós­ti­cos ac­tua­les so­bre la tra­yec­to­ria de la in­fla­ción de Es­ta­dos Uni­dos (EU) se man­tie­nen, la his­to­ria su­gie­re que las ac­cio­nes de los ME de­ben se­guir evi­tan­do cual­quier ac­ci­den­te im­por­tan­te du­ran­te al­gún tiem­po.

Sin em­bar­go, las co­sas to­da­vía po­drían po­ner­se un po­co más ten­sas, con al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes de que la in­fla­ción co­mien­za a es­tar in­có­mo­da­men­te cer­ca­na al ni­vel de pe­li­gro pa­ra los ME.

La in­ves­ti­ga­ción de Da­niel Sal­ter, di­rec­tor de Es­tra­te­gia de Ca­pi­ta­les de Mer­ca­dos Emer­gen­tes de Re­nais­san­ce Ca­pi­tal, un ban­co de in­ver­sión que se en­fo­ca en ME, su­gie­re que cua­tro de las cin­co caí­das de 30% o más en el ín­di­ce MSCI EM, des­de que co­men­zó en 1987, ocu­rrie­ron en el lap­so de un mes des­de que la in­fla­ción de los pre­cios al con­su­mi­dor en EU al­can­zó 3%.

Si bien la ma­yo­ría de los ana­lis­tas no pre­vén una even­tua­li­dad co­mo esa en el fu­tu­ro, tal vez no de­be des­car­tar­se en su to­ta­li­dad. To­man­do en cuen­ta los da­tos re­cien­tes que mues­tran que en enero hu­bo un cre­ci­mien­to sa­la­rial año con año en EU de 2.9%, que al pa­re­cer pro­vo­có la ven­ta ma­si­va ac­tual de los mer­ca­dos glo­ba­les.

La lec­tu­ra lle­ga en un mo­men­to en el que va­rios ana­lis­tas ya re­vi­sa­ban a la alza los pro­nós­ti­cos del Ín­di­ce de Pre­cios al Con­su­mi­dor ( IPC). Un im­por­tan­te ban­co de EU en enero ele­vó tres ve­ces su es­ti­ma­ción de la in­fla­ción anua­li­za­da del IPC tri­mes­tre a tri­mes­tre en mar­zo de 2018, de 2.1 a 3%. UBS aho­ra an­ti­ci­pa una in­fla­ción anual de 3% en el tri­mes­tre que ter­mi­na­rá en mar­zo.

“Las caí­das de los ME sue­len desatar­se cuan­do la in­fla­ción de EU lle­ga a ser de 3%, co­mo vi­mos en la cri­sis del Efec­to Te­qui­la de 1994, la cri­sis asiá­ti­ca-ru­sa de 1997-1998, la cri­sis de tec­no­lo­gía del año 2000, la cri­sis fi­nan­cie­ra glo­bal de 2008 y el cam­bio en 2011 de los ex­tra­or­di­na­rios ren­di­mien­tos de los mer­ca­dos emer­gen­tes”, di­ce Sal­ter.

En el pri­me­ro de es­tos epi­so­dios, la in­fla­ción del IPC de EU al­can­zó 3% en sep­tiem­bre de 1994. El mis­mo mes el ín­di­ce MSCI Emer­ging Mar­ket co­men­zó una es­pi­ral des­cen­den­te, que se pre­ci­pi­tó por el des­plo­me del pe­so me­xi­cano cuan­do el ca­pi­tal flu­yó de re­gre­so al nor­te del Río Bra­vo, con lo que se pu­do ver que el ín­di­ce bur­sá­til per­die­ra un ter­cio de su va­lor pa­ra mar­zo de 1995.

Es­te fue un ejem­plo de un pe­rio­do muy breve en el que la in­fla­ción de EU se dis­pa­ró a 3% coin­ci­dien­do con el co­mien­zo de la caí­da de los ca­pi­ta­les de mer­ca­dos emer­gen­tes: pa­ra oc­tu­bre de 1994, la in­fla­ción ba­jó a 2.6%.

Es ver­dad que la Re­ser­va Fe­de­ral de EU si­guió ele­van­do la ta­sa de in­te­rés (en­ton­ces de 4.75%) has­ta 6%, pe­ro la ven­ta ma­si­va de los mer­ca­dos emer­gen­tes al pa­re­cer no se pre­ci­pi­tó por una ta­sa de fon­dos de la Fed más al­ta per se, da­do que el mer­ca­do se ha­bía re­cu­pe­ra­do, in­clu­so cuan­do las ta­sas de in­te­rés de EU subie­ron de 3.75% y los ren­di­mien­tos de los bo­nos del Te­so­ro con ven­ci­mien­to a 10 años lle­ga­ron a ser más al­tos.

El es­pe­cia­lis­ta se­ña­la que las caí­das de los mer­ca­dos emer­gen­tes por lo ge­ne­ral sue­len lle­gar al fi­nal de los ci­clos de ajus­te de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de EU, no al prin­ci­pio.

Par­ti­cu­lar­men­te en el en­torno ac­tual, Geoff Den­nis, je­fe de Es­tra­te­gia Glo­bal de Ca­pi­ta­les de Mer­ca­dos Emer­gen­tes de UBS con­si­de­ra un mar­ca­do au­men­to en los ren­di­mien­tos de los bo­nos co­mo “el gran ries­go” que en­fren­tan las ac­cio­nes de los ME.

“Los mer­ca­dos emer­gen­tes son ca­ros en los in­di­ca­do­res con­ven­cio­na­les y so­lo se pue­de ar­gu­men­tar que se les va­lo­ra ra­zo­na­ble­men­te por­que el cos­to del ca­pi­tal es ba­jo, y es­to es­tá cam­bian­do”, di­ce.

Den­nis no es­pe­ra ver que la in­fla­ción o los ren­di­mien­tos de los bo­nos de EU au­men­ten sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te res­pec­to de los ni­ve­les ac­tua­les. Sin em­bar­go, si eso su­ce­die­ra, cree que las con­se­cuen­cias po­drían ser peo­res en Wall Street que en los mer­ca­dos emer­gen­tes, un cam­bio del pa­trón tí­pi­co.

Y por aho­ra, Sal­ter es­tá re­la­ja­do. Con la in­fla­ción de EU en la ac­tua­li­dad ape­nas de 2.1%, ve po­cas se­ña­les de que suba a un ni­vel pe­li­gro­so.

Por otra par­te, una in­ves­ti­ga­ción adi­cio­nal de Re­nCap su­gie­re que los ca­pi­ta­les de los mer­ca­dos emer­gen­tes his­tó­ri­ca­men­te al­ter­nan en­tre pe­rio­dos de seis años du­ran­te los cua­les su­pe­ran el desem­pe­ño de los mer­ca­dos desa­rro­lla­dos, o tie­nen un desem­pe­ño in­fe­rior al de los mer­ca­dos desa­rro­lla­dos. En la ac­tua­li­dad, los mer­ca­dos emer­gen­tes ape­nas lle­van dos años de un alza re­la­ti­va.

La in­fluen­cia. El ín­di­ce in­fla­cio­na­rio en EU es un fac­tor de im­por­tan­cia pa­ra el desem­pe­ño ac­cio­na­rio de los paí­ses emer­gen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.