16%

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN -

DE LOS ADUL­TOS AU­TIS­TAS CUEN­TAN CON UN EM­PLEO RE­MU­NE­RA­DO DE TIEM­PO COM­PLE­TO igua­les. Una al­ter­na­ti­va es di­vi­dir los pa­pe­les se­gún las for­ta­le­zas de las per­so­nas. “La idea es que es me­jor cen­trar­se en los pi­cos (de ren­di­mien­to) don­de las per­so­nas pue­den crear un im­pac­to des­pro­por­cio­na­do en lu­gar de ob­se­sio­nar­se con las de­fi­cien­cias”, di­ce Mark Evans, di­rec­tor de mer­ca­do­tec­nia de Di­rect Li­ne Group, la com­pa­ñía de se­gu­ros.

Si bien los ge­ren­tes pue­den ser fle­xi­bles con res­pec­to de có­mo se ha­ce el tra­ba­jo, es im­por­tan­te que los em­plea­dos au­tis­tas cum­plan con los mis­mos es­tán­da­res de desem­pe­ño que to­dos los de­más. De lo con­tra­rio, sus co­le­gas po­drían con­si­de­rar su con­tri­bu­ción co­mo me­nos va­lio­sa: “Es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio rom­per cual­quier per­cep­ción de que las per­so­nas au­tis­tas no pue­dan con­tri­buir de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va, por­que unas cuan­tas vo­ces di­si­den­tes real­men­te pue­den mi­nar la ca­pa­ci­dad de las per­so­nas pa­ra cre­cer y desa­rro­llar­se den­tro de la or­ga­ni­za­ción”, di­ce Do­ran.

Emily Swia­tek, una con­sul­to­ra de ca­pa­ci­ta­ción la­bo­ral de la Na­tio­nal Au­tis­tic So­ciety, insta a los em­plea­do­res a no en­ca­si­llar a las per­so­nas. Ella mis­ma pa­de­ce de TEA y rom­pe un es­te­reo­ti­po al no gus­tar­le los nú­me­ros y pros­pe­rar en un tra­ba­jo ba­sa­do en las ha­bi­li­da­des de co­mu­ni­ca­ción: “Si nos po­nes en un te­ma que nos apa­sio­na, mu­chos de no­so­tros so­mos co­mu­ni­ca­do­res muy cla­ros y en­tu­sias­tas”, men­cio­na.

Al ob­ser­var a un miembro del per­so­nal con As­per­ger lle­vó a Evans a la mis­ma con­clu­sión. El em­plea­do, al que se le pi­dió que me­jo­ra­ra un pro­ce­so que de­pen­día de la en­tra­da pre­ci­sa de da­tos, di­se­ñó una guía pa­so a pa­so que se pa­re­cía a una tira có­mi­ca y la ta­sa de aprobación de au­di­to­ría au­men­tó de 66 a 91%. “To­mó un pro­ce­so de ru­ti­na y lo hi­zo atrac­ti­vo”, di­ce Evans.

Re­cien­te­men­te, Mo­re­ton res­pon­dió con cre­ces las pre­gun­tas de ma­te­má­ti­cas en una no­che de pre­gun­tas de la com­pa­ñía que or­ga­ni­zó su clien­te, y su tra­ba­jo re­ci­bió los elo­gios: “Mi su­per­vi­sor dijo que de­tec­to co­sas y veo pa­tro­nes en los nú­me­ros que él y na­die más pue­de ha­cer”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.