“No exis­ten bol­sas má­gi­cas con di­ne­ro”, Va­le­ria Moy, CEO de Mé­xi­co ¿Có­mo Va­mos?

Mé­xi­co ¿Có­mo Va­mos? es un ob­ser­va­to­rio eco­nó­mi­co crea­do pa­ra im­pul­sar el cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble del país. La me­ta es lle­gar en­tre 6 y 7% de cre­ci­mien­to en el PIB, y ge­ne­rar más de un mi­llón de em­pleos for­ma­les al año. La eco­no­mis­ta Va­le­ria Moy cues­tio­na l

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - REDACCIÓN MI­LE­NIO

¿Por qué no vi­mos v tan­ta vo­la­ti­li­dad del pe­so al­re­de­do al­re­de­dor de las elec­cio­nes?

El ti­po de camb cam­bio es un pre­cio co­mo el de los ji­to­ma­tes; si lo ve­mos ve así, es más fá­cil en­ten­der qué pa­sa con él, pues al ser un pre­cio, de­pen­de enor­me­men­te de qué pa­sa con las ne­go­cia­cio­nes y las ex­pec­ta­ti­va del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te.

No se vio mu­cha m vo­la­ti­li­dad por­que, en ge­ne­ral, he­mos es­ta­do vi­vien­do pe­rio­dos de al­tí­si­ma vo­la­ti­li­dad; vo­la­ti­lid el pe­so no se mo­vió mu­cho en dos días, pe­ro sí hu­bo.

El re­sul­ta­do de d las elec­cio­nes fue el es­pe­ra­do; real­men­te, hu­bi hu­bié­ra­mos te­ni­do vo­la­ti­li­dad si el re­sul­ta­do hu­bie­ra hu­bier si­do otro.

En­tre los anun­cios anu de AMLO, ¿ al­guno que les ha­ya lla­ma­do ll la aten­ción?

Al fi­nal del día no sa­be­mos qué tan­to de lo que se di­ce se va a tra­du tra­du­cir en he­chos. Uno de los te­mas que me lla­ma la a aten­ción es el “Pe­je­no­mics”, en el cual se ex­pli­ca el e plan eco­nó­mi­co. Es­te do­cu­men­to docum di­ce que se lle­va­rá a ca­bo una po­lí­ti­ca de d ce­ro en­deu­da­mien­to. Pe­ro, ¿có­mo lo po­drá po ha­cer si los go­bier­nos vi­ven en­deu­da­dos? en­deu­da­do Es una reali­dad que si se usa de for­ma co­rrec­ta c fun­cio­na­rá pa­ra fi­nan­ciar. Pe­ro en el mo­men­to de ha­blar con los fu­tu­ros fu­tur se­cre­ta­rios, ellos te di­cen “No, “No, en reali­dad no es ce­ro en­deu­da­mien­to, mien­to lo que se va ha­cer es man­te­ner el co­cien­te de deu­da del Pro­duc­to In­terno In­ter Bru­to (PIB), que es lo que va a man­te­ner es­ta­ble al país en los pró­xi­mos años”.

Vie­ne Vi el pre­su­pues­to de 2019, en e con­di­cio­nes de ma­yo­ría no n vis­tas ¿en qué fi­jar­nos?

De­bi­do D a las elec­cio­nes, es­te año a se tie­ne has­ta el 15 de di­ciem­bre c pa­ra en­tre­gar­lo. Hay dos te­mas que me preo­cu­pan del pre­su­pues­to. Creo que te­ne­mos que sa­ber cuán­to se va a des­ti­nar a in­tere­ses y a los pa­gos de pen­sio­nes, ya que es­tos dos ru­bros se co­men un gran pe­da­zo del pre­su­pues­to, que ron­da los 5.3 de mi­llo­nes de mi­llo­nes de pe­sos (mdp).

Du­ran­te las cam­pa­ñas se ha­bla­ba de una bol­sa má­gi­ca pa­ra des­apa­re­cer la co­rrup­ción. ¿De qué ma­ne­ra va a apa­re­cer ese di­ne­ro? ¿En una bol­sa má­gi­ca al fi­nal del ar­coí­ris? En reali­dad esa bol­sa no exis­te, ni va a exis­tir. El mon­to que men­cio­nan es de 500,000 mdp.

¿Có­mo se re­es­truc­tu­ra­rá el gas­to en el pre­su­pues­to 2019?

El te­ma es muy im­por­tan­te por­que Mé­xi­co gas­ta fa­tal. Me pa­re­ce muy bien que ha­yan pues­to es­te te­ma en la agen­da en la nueva ad­mi­nis­tra­ción de AMLO. El fu­tu­ro se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, Car­los Ur­zúa, ha di­cho que los aho­rros que de­ri­van de las com­pras del go­bierno ron­dan 2% del PIB, lo que me pa­re­ce una lo­cu­ra.

La su­ge­ren­cia tam­bién vie­ne del Ban­co Mun­dial, y lo han he­cho en va­rios paí­ses, pe­ro te­ne­mos que es­tar aten­tos pa­ra sa­ber de cuán­to van a ser esos aho­rros, qué pro­gra­mas so­cia­les van a to­car y cuá­les no. Se ha­bló de una re­in­ge­nie­ría de gas­tos al qui­tar va­rios pro­gra­mas que se du­pli­ca­ban, y así for­ta­le­cer los pro­gra­mas de adul­tos ma­yo­res y el de jó­ve­nes. Es­te úl­ti­mo es un pro­yec­to que se tie­ne en con­jun­to con las em­pre­sas pa­ra crear apren­di­ces.

Pe­ro ese di­ne­ro pue­de apa­re­cer al im­ple­men­tar ac­cio­nes con­tra la co­rrup­ción…

Pue­de apa­re­cer o no. La co­rrup­ción no so­lo son pa­gos, des­víos o ro­bos, sino asig­na­cio­nes que le das a tus ami­gos en lu­gar de una li­ci­ta­ción. Por ejem­plo, cuan­do cons­tru­yes una nueva ca­rre­te­ra, la co­rrup­ción no vie­ne al ha­cer­la, ni ro­bar el di­ne­ro o me­ter ma­te­ria­les por otro, más bien de có­mo lle­ven el pro­ce­so de asig­na­ción pa­ra cons­truir la pis­ta. Es en ese pro­ce­so es don­de de­be­mos po­ner más aten­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.