QUÉ TAN­TO ES TAN­TI­TO

La po­si­ción de EU en la re­ne­go­cia­ción del TL­CAN ha si­do to­tal­men­te in­fle­xi­ble des­de un prin­ci­pio.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN - MA­NUEL SO­MO­ZA

En es­te ar­tícu­lo quie­ro ha­cer un re­co­no­ci­mien­to al equi­po me­xi­cano que es­tá re­ne­go­cian­do el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te ( TL­CAN) que en­ca­be­za Il­del­fono Gua­jar­do, nues­tro se­cre­ta­rio de Eco­no­mía. No ca­be du­da que la la­bor de es­te equi­po es al­ta­men­te pro­fe­sio­nal, a pe­sar de que des­de que se ini­cia­ron las plá­ti­cas siem­pre han te­ni­do que na­ve­gar con­tra co­rrien­te;

La re­ne­go­cia­ción del TL­CAN se da por­que for­ma par­te de la es­tra­tegvv­via de Do­nald Trump pa­ra ha­cer­se de adep­tos a sus po­lí­ti­cas na­cio­na­lis­tas. Des­de su cam­pa­ña elec­to­ral es­gri­mió la ne­ce­si­dad de ter­mi­nar con es­te tra­ta­do por con­si­de­rar que era to­tal­men­te des­ven­ta­jo­so pa­ra su país, y la ver­dad no hay na­da más fue­ra de la reali­dad que eso.

El pro­ble­ma del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se es que tie­ne una vi­sión muy pri­mi­ti­va de lo que sig­ni­fi­ca el TL­CAN, pues más allá de la ac­ti­vi­dad co­mer­cial, hay otros ele­men­tos que de­be­ría de to­mar en cuen­ta. Por ejem­plo, Trump na­da más es­tá vien­do que Mé­xi­co le ven­de más a su país de lo que le com­pra y por eso se ge­ne­ra un dé­fi­cit en su con­tra y un su­pe­rá­vit a nues­tro fa­vor.

Sin em­bar­go, lo que no es­tá to­man­do en cuen­ta es que 85% de las ex­por­ta­cio­nes que ha­ce Mé­xi­co a EU son de em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses es­ta­ble­ci­das en Mé­xi­co, que por su­pues­to ge­ne­ran uti­li­da­des que de al­gu­na u otra ma­ne­ra, se van a su país de ori­gen en for­ma de di­vi­den­dos o re­ga­lías.

Gra­cias a las com­pras que EU ha­ce en Mé­xi­co, mu­chos de los pro­duc­tos ter­mi­na­dos que ellos ex­por­tan, se ha­cen com­pe­ti­ti­vos de­bi­do a los com­po­nen­tes que se ad­qui­rie­ron de Mé­xi­co.

La po­si­ción de EU en es­ta ne­go­cia­ción ha si­do to­tal­men­te in­fle­xi­ble des­de un prin­ci­pio, y los ne­go­cia­do­res de ese país han tra­ta­do de im­po­ner sus con­di­cio­nes uti­li­zan­do mu­chas ve­ces su po­si­ción de fuer­za que les da ser la eco­no­mía más im­por­tan­te del mun­do.

Le im­pu­sie­ron a Mé­xi­co ar­bi­tra­ria­men­te aran­ce­les a las ex­por­ta­cio­nes de ace­ro y alu­mi­nio ha­cia su país y des­pués di­je­ron que es­ta­rían dis­pues­tos a re­ti­rar­los si acep­tá­ba­mos las con­di­cio­nes que nos im­po­nían en la re­ne­go­cia­ción del mul­ti­ci­ta­do tra­ta­do. Sim­ple­men­te un chan­ta­je.

Es­ta mis­ma se­ma­na nos vuel­ven a pre­sio­nar di­cien­do que es­tán lis­tos pa­ra a fir­mar en for­ma exi­to­sa la re­ne­go­cia­ción, pe­ro se en­tien­de en­tre lí­neas siem­pre y cuan­do acep­te­mos sus con­di­cio­nes. Es fran­ca­men­te he­roi­co tra­tar de ne­go­ciar al­go con Trump cuan­do en su in­te­rés no es­tá ne­go­ciar, sino sim­ple­men­te to­mar ven­ta­ja.

Por su­pues­to, pa­ra Mé­xi­co es muy im­por­tan­te lle­gar a un acuer­do sa­tis­fac­to­rio en el TL­CAN y tam­bién sé que ten­dre­mos que ce­der y fle­xi­bi­li­zar nues­tra po­si­ción. Sin em­bar­go, se­rá muy im­por­tan­te mar­car lí­mi­tes más allá de los cua­les no se­ría con­ve­nien­te con­ti­nuar con las ne­go­cia­cio­nes, y no so­lo lo di­go des­de un pun­to de vis­ta de dig­ni­dad na­cio­nal, sino sim­ple­men­te de con­ve­nien­cia. Es me­jor sa­lir­nos del TL­CAN que ha­cer una ma­la re­ne­go­cia­ción.

MA­NUEL SO­MO­ZA Pre­si­den­te Es­tra­te­gias de CI Ban­co por So­mo­za Mu­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.