Far­ma­cias on­li­ne

Ama­zon com­pra Pi­llPack pa­ra in­cur­sio­nar en el sec­tor far­ma­ceú­ti­co y sur­tir re­ce­tas.

Milenio - Mercados Milenio - - AGENDA - DA­VID CROW

En es­tos días, los mi­no­ris­tas en­tre­gan to­do ti­po de co­sas, des­de ro­pa y co­mes­ti­bles has­ta te­le­vi­so­res a los con­su­mi­do­res que los pi­den en lí­nea, en un gi­ro que gol­pea a las em­pre­sas tra­di­cio­na­les acos­tum­bra­das a ven­der sus mer­can­cías en tien­das fí­si­cas.

Pe­ro al­go ex­tra­ño ocu­rre en la in­dus­tria de la aten­ción mé­di­ca de Es­ta­dos Uni­dos (EU); la ten­den­cia va en una di­rec­ción con­tra­ria. El año pa­sa­do, al­re­de­dor de 88% de las re­ce­tas se re­ci­bie­ron en far­ma­cias fí­si­cas, en com­pa­ra­ción con 82% en 2009, de acuer­do con Gold­man Sachs.

Ama­zon es­pe­ra cam­biar eso con su pri­me­ra gran in­cur­sión en el mer­ca­do con va­lor de 560,000 mi­llo­nes de dó­la­res ( mdd) de me­di­ca­men­tos de re­ce­ta en EU. La em­pre­sa pa­gó apro­xi­ma­da­men­te 1,000 mdd pa­ra ad­qui­rir Pi­llPack, una farmacia de pe­di­dos por co­rreo.

El acuer­do se pro­du­jo des­pués de que se nom­bró a Atul Ga­wan­de co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la com­pa­ñía in­de­pen­dien­te de aten­ción de sa­lud que fun­da­ron en con­jun­to Ama­zon, Berks­hi­re Hat­ha­way y JP­Mor­gan Cha­se. La em­pre­sa sin fi­nes de lu­cro bus­ca re­du­cir las cuen­tas de aten­ción de sa­lud de sus em­plea­dos y “po­ten­cial­men­te de to­dos los es­ta­dou­ni­den­ses”.

Pi­llPack se es­pe­cia­li­za en aten­der a clien­tes que pa­de­cen en­fer­me­da­des cró­ni­cas y to­man mu­chos me­di­ca­men­tos to­dos los días. Aun­que es­te gru­po es pe­que­ño en nú­me­ros, re­pre­sen­ta una por­ción lu­cra­ti­va de la in­dus­tria de aten­ción de sa­lud. Ex­press Scripts, un gran ges­tor de be­ne­fi­cios de farmacia (PBM, por sus si­glas en in­glés), di­ce que los “su­per­gas­ta­do­res” que des­em­bol­san 50,000 dó­la­res o más en me­di­ci­nas to­dos los años, re­pre­sen­tan apro­xi­ma­da­men­te 20% de los cos­tos to­ta­les de me­di­ci­nas.

Aún así, po­cos ana­lis­tas creen que Ama­zon li­mi­ta­rá su am­bi­ción a es­te rin­cón del mer­ca­do. En su lu­gar, creen que la ad­qui­si­ción de Pi­llPack es una opor­tu­ni­dad pa­ra ob­te­ner un pun­to de apo­yo que pue­de uti­li­zar pa­ra lan­zar el ti­po de ata­que fron­tal que se con­vir­tió en su se­llo.

Mi­chael Rea, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Rx Sa­vings So­lu­tions, di­ce que la com­pra de Pi­llPack le per­mi­ti­rá a Ama­zon mo­ver­se más rá­pi­da­men­te que si lan­za­ra des­de ce­ro su pro­pia farmacia. “Es­ta es una ju­ga­da de ve­lo­ci­dad, se re­quie­re mu­cho tiem­po y tra­ba­jo pa­ra po­ner a fun­cio­nar una farmacia, pa­ra ob­te­ner to­das las li­cen­cias ade­cua­das”, di­jo Rea.

Eric Ki­na­ri­wa­la, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Cap­su­le, mrn­cio­na que “Com­pran per­mi­sos re­gu­la­to­rios y con­tra­tos con ase­gu­ra­do­ras de sa­lud, y eso ace­le­ra su en­tra­da al mer­ca­do”.

Si Ama­zon es­pe­ra apli­car su fór­mu­la de dis­rup­ción di­gi­tal a la in­dus­tria de far­ma­cias, pri­me­ro ten­drá que ave­ri­guar por qué las per­so­nas que sur­ten sus re­ce­tas en las far­ma­cias fí­si­cas es­tán en as­cen­so, in­clu­so cuan­do las vi­si­tas a otras tien­das fí­si­cas van en des­cen­so.

Una de las ra­zo­nes es que las far­ma­cias pa­ra pe­di­dos por co­rreo ac­tua­les no son muy con­ve­nien­tes. Ex­press Scripts, uno de los ope­ra­do­res más gran­des, se tar­da ocho días en en­tre­gar des­pués de re­ci­bir un pe­di­do, y has­ta dos se­ma­nas pa­ra nue­vas re­ce­tas.

El pro­ce­so pa­ra sur­tir una re­ce­ta en EU tam­bién se vol­vió más com­ple­jo en los úl­ti­mos años, ya que las ase­gu­ra­do­ras de sa­lud in­tro­du­cen me­di­das di­se­ña­das pa­ra con­tro­lar los cre­cien­tes pre­cios de los me­di­ca­men­tos.

Mu­chos pa­cien­tes acu­den al mos­tra­dor de la farmacia so­lo pa­ra des­cu­brir que el me­di­ca­men­to que se les re­ce­tó no es­tá cu­bier­to por su pó­li­za, o que de­ben ha­cer una con­tri­bu­ción inase­qui­ble “de su bol­si­llo”.

La ma­yo­ría de las ve­ces, la farmacia lla­ma al con­sul­to­rio mé­di­co pa­ra pre­gun­tar si pue­den re­ce­tar una al­ter­na­ti­va. Ca­si 30% de las re­ce­tas se dan por una “lla­ma­da de la farmacia”.

Aun­que el pro­ce­so de ida y vuel­ta sue­le ser tor­tuo­so, los pa­cien­tes que acu­den a una farmacia en per­so­na por lo me­nos pue­den in­ten­tar ase­gu­rar­se de sa­lir con su me­di­ca­men­to en la mano.

Si Ama­zon quie­re am­pliar el mer­ca­do de me­di­ca­men­tos con re­ce­ta por co­rreo, ten­drá que re­sol­ver es­tos pro­ble­mas an­tes de su­mer­gir­se en el ne­go­cio. La com­pa­ñía tra­ta de abor­dar los “pun­tos crí­ti­cos” con un soft­wa­re que per­mi­te que el mé­di­co y el far­ma­céu­ti­co se co­mu­ni­quen de ma­ne­ra más efec­ti­va. Y la star­tup cuen­ta con un equi­po de men­sa­je­ros que en­tre­gan me­di­ca­men­tos a los pa­cien­tes den­tro de las dos ho­ras pos­te­rio­res a re­ci­bir la re­ce­ta.

Si Ama­zon pue­de ha­cer que el pro­ce­so de pe­dir me­di­ca­men­tos en lí­nea sea más rá­pi­do y me­nos com­pli­ca­do, en­ton­ces pron­to más pa­cien­tes po­drían re­ci­bir sus me­di­ca­men­tos en su puer­ta.

A la puer­ta de tu ca­sa. Ama­zon pla­nea ha­cer en­tre­gas a do­mi­ci­lio de me­di­ca­men­tos en me­nos de dos ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.