LA CA­SA PER­FEC­TA

Los mi­llen­nials su­fren los gol­pes de la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008 que no pro­vo­ca­ron. Aho­ra pa­de­cen por la bús­que­da de una vi­vien­da.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN - SA­RAH O’CONNOR

Hay dos his­to­rias que se cuen­tan so­bre los mi­llen­nials que pa­re­cen tan di­fe­ren­tes, que no es po­si­ble que am­bas sean cier­tas.

Por un la­do, las per­so­nas que na­cie­ron en­tre 1981 y 1996 con­for­man una ge­ne­ra­ción que di­ce “YOLO” ( you only li­ve on­ce en in­glés, o so­la­men­te vi­ves una vez), mien­tras se su­ben a un Uber en lu­gar de un au­to­bús, be­ben gi­ne­bra ar­te­sa­nal y pla­nean sus pró­xi­mas mi­ni­va­ca­cio­nes.

Por el otro, re­pre­sen­tan una ge­ne­ra­ción que lle­gó a la ma­yo­ría de edad en me­dio de una cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial; be­ben me­nos, fu­man me­nos y es­tu­dian más. Se afe­rran a una se­gu­ri­dad la­bo­ral y se preo­cu­pan por­que nun­ca van a ser due­ños de sus pro­pias ca­sas.

En es­te mo­men­to, las dos his­to­rias se uti­li­zan co­mo ca­chi­po­rras en una dispu­ta in­ter­mi­na­ble en­tre los mi­llen­nials y los

baby boo­mers. Los mi­llen­nials di­cen: pa­ga­mos el pre­cio de una cri­sis glo­bal que no pro­vo­ca­mos. Los boo­mers di­cen: es di­fí­cil to­mar­te en se­rio, cuan­do te gas­tas tu suel­do en un agua­ca­te un­ta­do en un pan tos­ta­do.

La evi­den­cia de los há­bi­tos de gas­to de los mi­llen­nials es real. Pe­ro es un error de los crí­ti­cos de es­ta ge­ne­ra­ción con­si­de­rar que su en­tu­sias­mo por nue­vos pro­duc­tos y ser­vi­cios es una prue­ba de que los jó­ve­nes tie­nen vi­das de­ca­den­tes.

Al igual que ca­da ge­ne­ra­ción, los mi­llen­nials no son igua­les. Y al igual que cual­quier gru­po de edad, la gen­te en la par­te su­pe­rior con el ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo es la más vi­si­ble e in­flu­yen­te. La ma­yo­ría de los 1,800 mi­llo­nes de mi­llen­nials hay en el mun­do no gas­tan 9 dó­la­res en un gin to­nic ar­te­sa­nal.

Lo me­jor es re­vi­sar los da­tos. In­clu­so en un país ri­co co­mo Reino Uni­do, en pro­me­dio los jó­ve­nes son más aus­te­ros. En 2001, las per­so­nas en­tre 25 y 34 años de edad gas­ta­ron en bie­nes y ser­vi­cios dis­tin­tos a los de vi­vien­da, más o me­nos la mis­ma can­ti­dad de di­ne­ro que las per­so­nas de 55 a 64 años. Aho­ra, los gru­pos más jó­ve­nes gas­tan 15% me­nos.

El se­gun­do error es su­po­ner que el gas­to ge­ne­ra­li­za­do en ta­xis y va­ca­cio­nes es evi­den­cia de que los mi­llen­nials tie­nen el di­ne­ro pa­ra pa­gar por lu­jos ca­ros. Las ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­to, Airbnb y Uber hi­cie­ron que es­te ti­po de ser­vi­cios fue­ran mu­cho más ba­ra­tos. Pe­ro si bien los lu­jos se han vuel­to más ase­qui­bles, los com­po­nen­tes esen­cia­les de una vi­da — vi­vien­da y edu­ca­ción— se han vuel­to mu­cho más ca­ros. Co­mo una mu­jer de 31 años di­ce: “us­te­des tie­nen ca­sas y no­so­tros te­ne­mos un me­jor cham­pú”.

¿Los mi­llen­nials tie­nen ra­zón de sen­tir­se agra­via­dos por la vi­vien­da? Las ta­sas de pro­pie­dad de vi­vien­da pa­ra jó­ve­nes es­tán en des­cen­so des­de ha­ce dé­ca­das, de­bi­do a que los pre­cios de las ca­sas se se­pa­ra­ron de los in­gre­sos.

Pe­ro los jó­ve­nes su­frie­ron dos gran­des gol­pes a raíz de la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008. En pri­mer lu­gar, el Ban­co de In­gla­te­rra re­du­jo las ta­sas de in­te­rés y lan­zó la ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va. Tra­ta­ba de apun­ta­lar la eco­no­mía, en par­te al apo­yar los pre­cios de las ca­sas.

En un do­cu­men­to de tra­ba­jo re­cien­te que reali­zó el per­so­nal del gru­po fi­nan­cie­ro, se exa­mi­na­ron las con­se­cuen­cias de dis­tri­bu­ción de sus ac­cio­nes, que no im­pi­die­ron que ca­ye­ran los pre­cios de la vi­vien­da, pe­ro li­mi­ta­ron la caí­da.

En el do­cu­men­to se con­clu­yó que las per­so­nas de vein­ti­tan­tos años fue­ron los per­de­do­res re­la­ti­vos, mien­tras que cual­quier otro gru­po de edad re­sul­tó el ga­na­dor.

Al mis­mo tiem­po, los jó­ve­nes se en­fren­ta­ron a otro obs­tácu­lo pos­te­rior a la cri­sis: en un es­fuer­zo por ha­cer que el sis­te­ma fi­nan­cie­ro fue­ra más se­gu­ro, los re­gu­la­do­res li­mi­ta­ron cuán­do po­drían pres­tar ban­cos a los com­pra­do­res de vi­vien­da. De re­pen­te, mu­chos jó­ve­nes ne­ce­si­ta­ban de­pó­si­tos mu­cho más gran­des pa­ra com­prar su pri­me­ra ca­sa, por eso los sa­ca­ron del mer­ca­do. En otras pa­la­bras, los jó­ve­nes —que no tie­nen la cul­pa en lo ab­so­lu­to de la cri­sis— car­gan con los cos­tos de re­pa­rar la eco­no­mía que to­dos los de­más echa­ron a per­der. Sin em­bar­go, los baby boo­mers tie­nen ra­zón so­bre una co­sa: los mi­llen

nials de­be­rían de­jar de que­jar­se de eso. Mu­chos de no­so­tros aho­ra es­ta­mos por ter­mi­nar nues­tros 20 o 30 años. Ya no ca­re­ce­mos de po­der y ya no so­mos tan jó­ve­nes. De­je­mos de gas­tar ener­gía en es­te ar­gu­men­to con los

boo­mers, que nos co­lo­ca en una po­si­ción de ser ca­si ado­les­cen­tes. En su lu­gar, de­be­mos de en­con­trar la ma­ne­ra de so­lu­cio­nar lo que sa­lió mal.

Fle­xi­bi­li­zar los es­tán­da­res de cré­di­to pa­ra ayu­dar a más mi­llen­nials a com­prar ca­sas po­dría ser un mé­to­do. Pe­ro eso los de­ja­ría con un al­to gra­do de apa­lan­ca­mien­to y ex­pues­tos a una caí­da de pre­cios, jus­to en el mo­men­to en el que los ban­cos cen­tra­les co­mien­zan a ele­var las ta­sas de in­te­rés.

Se­ría me­jor cons­truir más ca­sas en áreas de al­ta de­man­da, in­clu­yen­do más vi­vien­da so­cial, y vol­ver a equi­li­brar los de­re­chos de los in­qui­li­nos fren­te a los pro­pie­ta­rios.

Mi­llen­nials: es ho­ra de mos­trar su múscu­lo po­lí­ti­co. No se enojen, des­quí­ten­se.

“Mu­chos jó­ve­nes ne­ce­si­ta­ban de­pó­si­tos mu­cho más gran­des pa­ra com­prar su pri­me­ra ca­sa, y por eso los sa­ca­ron del mer­ca­do”.

SA­RAH O’CONNOR corresponsal de in­ves­ti­ga­ción de FT.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.