El re­cuen­to de da­ños. A un año del 19-S

Ci­ti­ba­na­mex, Co­ca-Co­la y PE­MEX son al­gu­nas de las em­pre­sas que se su­ma­ron a la ola de ayu­da a los dam­ni­fi­ca­das por el sis­mo, pe­ro a pa­so len­to.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - AR­TU­RO VALLEJO

De 1900 a la fe­cha se tie­nen re­gis­tra­dos al­re­de­dor de 90 sis­mos de gran mag­ni­tud (arri­ba de los 6.0 de mag­ni­tud) en el te­rri­to­rio me­xi­cano, de acuer­do con ci­fras del Cen­tro de Es­tu­dios So­cia­les y de Opi­nión Pú­bli­ca. Se es­ti­ma que es­tos fe­nó­me­nos na­tu­ra­les han de­ja­do por lo me­nos 15,000 muer­tes.

Pe­ro ade­más de la ins­tru­men­ta­ción in­me­dia­ta de pro­gra­mas con­tra de­sas­tres na­tu­ra­les di­ri­gi­dos a mi­ti­gar las pér­di­das de un im­por­tan­te nú­me­ro de fa­mi­lias, pron­to la preo­cu­pa­ción co­men­zó a cen­trar­se en el im­pac­to que los sis­mos ten­drían en la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va del país.

Ape­nas a dos días del te­rre­mo­to del 19 de sep­tiem­bre de 2017, Ci­ti­ba­na­mex anun­ció que es­ti­ma­ba un im­pac­to eco­nó­mi­co re­la­ti­va­men­te mo­de­ra­do, en­tre 0.3% y 0.4% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) pa­ra ese tri­mes­tre y una re­duc­ción de 0.1% pa­ra el anual. Otras ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras, co­mo Ban­co Ba­se y Ba­nor­te, rea­li­za­ron eva­lua­cio­nes si­mi­la­res. Por su par­te, el Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co de Es­ta­dos Uni­dos ( EU) cal­cu­ló que los da­ños es­ta­ban en­tre 1,000 y 10,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd).

Pe­ro qui­zá la reac­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (INE­GI) ha­ya si­do la más im­por­tan­te, pues en ape­nas diez días lle­vó a ca­bo y pu­bli­có los re­sul­ta­dos de la En­cues­ta so­bre las Afec­ta­cio­nes de los Sis­mos de Sep­tiem­bre de 2017. Se tra­tó del pri­mer ejer­ci­cio en su ti­po rea­li­za­do por el Ins­ti­tu­to pa­ra aten­der una emer­gen­cia ori­gi­na­da por de­sas­tres na­tu­ra­les. Al­gu­nos de los re­sul­ta­dos más re­le­van­tes de la en­cues­ta del INE­GI fue­ron que 83.9% de los

es­ta­ble­ci­mien­tos no su­frie­ron da­ños, mien­tras que 16.1% de­cla­ró ha­ber su­fri­do al­gu­na afec­ta­ción. Por su par­te, los ne­go­cios que sus­pen­die­ron ac­ti­vi­da­des un so­lo día des­pués del sis­mo fue­ron, 49.4% de Mo­re­los; 48.5% de Pue­bla; 47.9% de la Ciu­dad de Mé­xi­co; 46.9% de Tlax­ca­la; 42.0% de Chia­pas; 38.1% del Es­ta­do de Mé­xi­co; 35.3% de Oa­xa­ca y 31.3% de Gue­rre­ro.

Es­tos, de acuer­do con los es­pe­cia­lis­tas, son los in­di­ca­do­res que nos po­drían dar al­gu­na pis­ta so­bre los cos­tos eco­nó­mi­cos de un sis­mo de es­ta mag­ni­tud.

Lo ma­cro

Sin em­bar­go, a un año de los acon­te­ci­mien­to del 19-S, las es­ti­ma­cio­nes so­bre el im­pac­to en el cre­ci­mien­to del PIB han si­do di­ver­sas: van des­de quie­nes con­si­de­ran un efec­to mo­de­ra­do de apro­xi­ma­da­men­te una dé­ci­ma de pun­to por­cen­tual, has­ta quie­nes es­ti­man que el efec­to pu­do in­ci­dir en un pun­to por­cen­tual al cre­ci­mien­to to­tal del país.

De acuer­do con el Cen­tro de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos del Sec­tor Pri­va­do (CEESP), es­tos even­tos tie­nen un im­pac­to in­me­dia­to por el la­do de la ofer­ta, to­da vez que di­ver­sos ne­go­cios de­tie­nen sus ope­ra­cio­nes por va­rios días, de­pen­dien­do la zo­na y el al­can­ce de los da­ños. “Sin em­bar­go, se con­si­de­ra que es­ta si­tua­ción es tem­po­ral y que una vez pa­sa­da la con­tin­gen­cia, el pe­rio­do de re­cu­pe­ra­ción fue un pro­mo­tor de ma­yor di­na­mis­mo de la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va del país”, acla­ran sus ana­lis­tas.

Por su par­te, Jo­nat­han Heath, eco­no­mis­ta me­xi­cano es­pe­cia­li­za­do en pers­pec­ti­vas ma­cro­eco­nó­mi­cas, ex­pli­ca que, con­tra­rio a lo que sue­le pen­sar la gen­te, un temblor no tie­ne un efec­to ne­ga­ti­vo so­bre la eco­no­mía, so­bre el PIB, por la des­truc­ción de los edi­fi­cios, sino por el cie­rre de es­ta­ble­ci­mien­tos.

“No hay ven­tas, no hay consumo, la gen­te no pue­de ir a un res­tau­ran­te a con­su­mir por­que es­tá to­do ce­rra­do. Eso sí tie­ne un efec­to ne­ga­ti­vo in­me­dia­to en la eco­no­mía”, di­ce el es­pe­cia­lis­ta, aun­que es muy di­fí­cil es­ta­ble­cer una ci­fra. Agre­ga que: “Pen­se­mos que pu­do ha­ber si­do un día com­ple­to, don­de to­da la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca pa­ró: es­ta­ría­mos ha­blan­do de dos o tres pun­tos de­ci­ma­les me­nos.”

En ese sen­ti­do, fue muy im­por­tan­te la es­ti­ma­ción del INE­GI so­bre cuán­tos es­ta­ble­ci­mien­tos ce­rra­ron y cuán­to tiem­po lo hi­cie­ron. “De ma­ne­ra in­tui­ti­va, po­dría­mos pen­sar que en 2017 qui­zás po­dría­mos ha­ber lle­ga­do a 2.8% o 2.9%, en lu­gar de 2.3% por efec­to del temblor”, men­cio­na el eco­no­mis­ta Heath.

“En tér­mi­nos de por­cen­ta­je, el sec­tor más afec­ta­do fue el de ser­vi­cios pri­va­dos no fi­nan­cie­ros, en don­de 16.5% de los es­ta­ble­ci­mien­tos con­cen­tra­dos en las zo­nas geo­grá­fi­cas más da­ña­das por el sis­mo tu­vie­ron al­gu­na afec­ta­ción. Le si­guió el co­mer­cio con 16.2% y el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro con 14.5%”, di­cen los ana­lis­tas del CEESP.

Ese es el efec­to de muy cor­to pla­zo, agre­ga el eco­no­mis­ta, pe­ro el ter­cer tri­mes­tre de 2017 mues­tra una caí­da de 0.1% y es muy pro­ba­ble que ha­ya si­do por cau­sa de los tem­blo­res, pe­ro por esa mis­ma épo­ca tam­bién azo­tó un hu­ra­cán muy fuer­te en el gol­fo. Sin em­bar­go, si aten­de­mos a lo que su­ce­dió en el cuar­to tri­mes­tre del año an­te­rior, re­sul­ta que hu­bo un “efec­to re­bo­te”, con un cre­ci­mien­to de 0.9% a fi­na­les de 2017 y de 1% a ini­cios de es­te.

¿ Im­pul­so a la cons­truc­ción?

Aun­que no se pue­de con­si­de­rar que hu­bo sec­to­res be­ne­fi­cia­dos, las ci­fras sí in­di­can un re­pun­te pa­ra al­gu­nos de ellos. De acuer­do con el CEESP, “se pue­de de­cir que al­gu­nos seg­men­tos, prin­ci­pal­men­te co­mer­cia­les y de ser­vi­cios, fue­ron los que tu­vie­ron un re­pun­te tem­po­ral en su ac­ti­vi­dad, ya que mu­chos de ellos se re­la­cio­nan con las ac­ti­vi­da­des pos­te­rio­res al sis­mo, co­mo ma­te­ria­les de cons­truc­ción y ser­vi­cios de sa­lud, en­tre los más re­le­van­tes”.

Heath coin­ci­de: “Si ana­li­za­mos las ci­fras; en­con­tra­mos que hu­bo un in­cre­men­to en la cons­truc­ción de oc­tu­bre a di­ciem­bre y has­ta mar­zo. De he­cho, el cre­ci­mien­to fue de apro­xi­ma­da­men­te 3%, lo cual es muy im­por­tan­te y, de acuer­do con va­rios tes­ti­mo­nios, tie­ne que ver di­rec­ta­men­te con la re­cons­truc­ción”.

Pe­ro es­te fue un efec­to de cor­to pla­zo, pues de acuer­do con Heath, los in­di­ca­do­res ya se han nor­ma­li­za­do, “aun­que to­da­vía no te­ne­mos los da­tos: se­rá has­ta el 20 de sep­tiem­bre cuan­do sal­gan los com­po­nen­tes del PIB por el la­do del gas­to”. Por lo pron­to sa­be­mos, agre­ga, que hu­bo una caí­da en la in­ver­sión fi­ja bru­ta, me­di­da en el in­di­ca­dor men­sual, si to­ma­mos el pro­me­dio con los me­ses de abril, ma­yo y ju­nio pa­ra com­pa­rar­lo con los tres me­ses de enero a mar­zo, con una caí­da de 0.5%. “Ya no hu­bo ese efec­to que ayu­dó a la cons­truc­ción en el cor­to pla­zo, pe­ro lo sa­bre­mos con más de­ta­lle cuan­do co­noz­ca­mos las ci­fras”.

Por su par­te, el CEESP tam­bién con­si­de­ra que el im­pac­to de los sis­mos de 2017 en el sec­tor de la cons­truc­ción no se debe so­bre­es­ti­mar por­que “mu­chos de es­tos tra­ba­jos los rea­li­za­ron las mis­mas fa­mi­lias afec­ta­das en las zo­nas ru­ra­les más ale­ja­das. Si bien hu­bo pro­gra­mas de cons­truc­ción de nue­va vi­vien­da, no fue de tal mag­ni­tud pa­ra ha­ber ge­ne­ra­do un im­pul­so sig­ni­fi­ca­ti­vo en el sec­tor”.

El uso de los re­cur­sos

Fi­nal­men­te, que­da el te­ma del des­tino de los re­cur­sos pa­ra ayu­da a los dam­ni­fi­ca­dos, tan­to de pro­gra­mas ofi­cia­les del go­bierno fe­de­ral, co­mo de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les. Pa­ra ca­na­li­zar el di­ne­ro se han crea­do di­ver­sos fi­dei­co­mi­sos pú­bli­cos que han reuni­do do­na­cio­nes, so­bre to­do pa­ra la re­cons­truc­ción de vi­vien­das.

Uno de ellos es Fuer­za Mé­xi­co, del Con­se­jo Coor­di­na­dor Em­pre­sa­rial y que re­cau­da do­na­cio­nes de em­pre­sas, so­cie­dad ci­vil y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les. De acuer­do con su Re­por­te Anual, pu­bli­ca­do en agos­to pa­sa­do, ha reuni­do 406 mi­llo­nes de pe­sos (mdp), que se han dis­tri­bui­do de la si­guien­te ma­ne­ra: 58.4% a pro­yec­tos de re­cons­truc­ción que es­tán por eje­cu­tar­se; 35% a pro­yec­tos de re­cons­truc­ción ya eje­cu­ta­dos; 1.9% pa­ra ayu­da hu­ma­ni­ta­ria; 0.9% en do­na­cio­nes es­pe­cia­les, co­mo soft­wa­re y hard­wa­re, y el res­to en gas­tos ope­ra­ti­vos. Con es­tos re­cur­sos, Fuer­za Mé­xi­co ha te­ni­do in­ci­den­cia en 85 de los 400 mu­ni­ci­pios afec­ta­dos de los ocho es­ta­dos.

Otro pro­gra­ma si­mi­lar es el 1X1, que agru­pa a Ci­ti­ba­na­mex, la Fun­da­ción Al­fre­do Harp He­lú, Te­le­vi­sa, Co­ca- Co­la, Pe­psi­co Mé­xi­co, World Vi­sion Mé­xi­co y Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos (PE­MEX), por me­dio del cual se han en­tre­ga­do vi­vien­das a las fa­mi­lias que re­sul­ta­ron dam­ni­fi­ca­das en 16 mu­ni­ci­pios de Oa­xa­ca.

El 5 de es­te mes, 1X1 en­tre­gó 15 de las 656 ca­sas que tie­ne con­tem­pla­das con los 186 mdp que ha lo­gra­do re­cau­dar a tra­vés de do­na­cio­nes. Men­ción apar­te me­re­cen los re­cur­sos pro­me­ti­dos por los par­ti­dos po­lí­ti­cos y go­bier­nos pa­ra ayu­dar a los dam­ni­fi­ca­dos. Tan so­lo en­tre PRI, PAN y Mo­re­na pro­me­tie­ron do­nar 523 mdp de su fi­nan­cia­mien­to.

So­bre el te­ma, pa­ra los ana­lis­tas del CEESP se pre­sen­ta­ron se­rias di­fi­cul­ta­des en la dis­tri­bu­ción de la ayu­da. “Se pue­de de­cir que en al­gu­nos ca­sos se po­li­ti­zó, da­da la cer­ca­nía o prác­ti­ca­men­te ya ini­cia­das las cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Es­to se per­ci­bió en la dis­tri­bu­ción de ayu­da ali­men­ti­cia y de ma­te­ria­les pa­ra cons­truc­ción con lo­go­ti­pos o re­par­ti­dos por al­gu­nas frac­cio­nes de par­ti­dos po­lí­ti­cos.”

Lo cier­to es que has­ta la fe­cha se si­guen dis­tri­bu­yen­do re­cur­sos pa­ra apo­yar a la reha­bi­li­ta­ción de las zo­nas afec­ta­das. Y la fal­ta de trans­pa­ren­cia ha si­do un fac­tor im­por­tan­te en el ejer­ci­cio de los re­cur­sos pa­ra la re­cons­truc­ción des­pués de un año.

Tar­dío. Tras ca­si un año, el pa­sa­do 7 de sep­tiem­bre con­clu­yó la de­mo­li­ción con­tro­la­da del Co­le­gio En­ri­que Réb­sa­men, en el que mu­rie­ron 26 per­so­nas en el sis­mo del 19-S.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.