EN QUIE­BRE

AR­GEN­TI­NA SE EN­CUEN­TRA, UNA VEZ MÁS AL BOR­DE DE UNA CRI­SIS ¿SE­RÁ EL INI­CIO DEL CO­LAP­SO DE LOS MER­CA­DOS EMER­GEN­TES?

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - JOHN PAUL RATHBONE Y BE­NE­DICT MANDER

El ac­tor y co­me­dian­te Al­fre­do Ca­se­ro cau­só sen­sa­ción en Bue­nos Ai­res con un po­lé­mi­co chis­te que, de for­ma ima­gi­na­ria, cap­tu­ra­ba las cri­sis fi­nan­cie­ras y po­lí­ti­cas ca­da vez más pro­fun­das de Ar­gen­ti­na, y pre­di­jo gran par­te de la cre­cien­te ven­ta ma­si­va en los mer­ca­dos emer­gen­tes glo­ba­les.

El mes pa­sa­do se le pre­gun­tó a Ca­se­ro qué pen­sa­ba de los in­ten­tos del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri de de­te­ner el cre­cien­te pá­ni­co de los in­ver­sio­nis­tas, que lo lle­va­ron en ju­nio a ase­gu­rar un prés­ta­mo “pre­ven­ti­vo” de 50,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI).

El mo­vi­mien­to fue po­lí­ti­ca­men­te arries­ga­do, no so­lo por las me­di­das de aus­te­ri­dad que con­lle­va el prés­ta­mo, sino por­que el FMI es­tá vin­cu­la­do de for­ma in­he­ren­te a la agu­da cri­sis fi­nan­cie­ra de Ar­gen­ti­na de 2001. Ca­se­ro se en­fo­có en el as­pec­to sa­tí­ri­co de la inevi­ta­ble reac­ción ne­ga­ti­va.

“Es co­mo si se in­cen­dia­ra tu ca­sa”, di­jo el co­me­dian­te. “Tie­nes una fa­mi­lia de 12. La ca­sa es­tá en lla­mas y ha­ce frío afue­ra. Pe­ro aquí es­tán esas 12 per­so­nas, ¿y qué di­cen? ¡Que­re­mos flan! ¡ Que­re­mos flan, pa­pá! ¡ Flan! ¡ Flan! ¡Flan! ¡Flan! ¡Flaaannnn!”.

La ex­pre­sión # Que­re­mos­flan en­cen­dió a los me­dios tra­di­cio­na­les y las re­des so­cia­les. Ma­cri, en­can­ta­do de que la ana­lo­gía se bur­la­ba del cla­mor po­pu­lis­ta de la opo­si­ción pe­ro­nis­ta, in­clu­so pu­bli­có una fo­to­gra­fía en Instagram de él co­mien­do el pos­tre. El gran error

Dos se­ma­nas más tar­de, Ma­cri tu­vo que lla­mar un ca­mión de bom­be­ros mien­tras los mer­ca­dos ar­gen­ti­nos se in­cen­dia­ban, e ines­pe­ra­da­men­te so­li­ci­tó al FMI un des­em­bol­so ace­le­ra­do de fon­dos. El pe­so se des­plo­mó 15% en las si­guien­tes 48 ho­ras. Pa­ra de­fen­der­lo, Ar­gen­ti­na ele­vó las ta­sas de in­te­rés a 60%.

El es­trés má­xi­mo del mer­ca­do en Ar­gen­ti­na plan­tea múl­ti­ples pro­ble­mas. El pri­me­ro es fi­nan­cie­ro: ¿re­pre­sen­ta el ini­cio de un co­lap­so de los mer­ca­dos emer­gen­tes, de un ti­po que no se ha­bía vis­to des­de que se desa­rro­lló la cri­sis des­de Ru­sia y Asia has­ta Su­da­mé­ri­ca?

El se­gun­do es fi­lo­só­fi­co: si el go­bierno tec­nó­cra­ta de Ma­cri, que en­ca­be­za el G20 y si­guió la or­to­do­xia eco­nó­mi­ca mien­tras go­za­ba del pleno apo­yo in­ter­na­cio­nal, no pue­de so­bre­lle­var los vo­lu­bles mer­ca­dos, ¿quién pue­de?

El ter­ce­ro, que tal vez es una res­pues­ta a las dos pre­gun­tas, es so­bre la mis­ma Ar­gen­ti­na: ¿qué sa­lió mal con su pro­gra­ma de re­for­mas, y qué es lo que aún pue­de re­sul­tar bien?

Si la ven­ta ma­si­va de los mer­ca­dos emer­gen­tes de la se­ma­na pa­sa­da — que in­clu­yen par­tes de Asia, Turquía, Su­dá­fri­ca, Bra­sil y Mé­xi­co— se con­vier­te en una cri­sis, al me­nos es al­go que se pre­di­jo lar­go tiem­po atrás.

En ju­nio, el Ban­co de Pa­gos In­ter­na­cio­na­les (BIS, por sus si­glas en in­glés), ad­vir­tió so­bre las “vul­ne­ra­bi­li­da­des fi­nan­cie­ras que se acu­mu­la­ron de for­ma gra­dual y per­sis­ten­te”.

El sín­to­ma más ob­vio es que des­de 2008 se du­pli­ca­ron los prés­ta­mos en dó­la­res a los mer­ca­dos emer­gen­tes pa­ra lle­gar a 3.6 mi­llo­nes de mdd. Tan so­lo el go­bierno de Ar­gen­ti­na, con el es­tí­mu­lo de las ta­sas de in­te­rés glo­ba­les ul­tra­ba­jas, so­li­ci­tó prés­ta­mos de al­re­de­dor de 80,000 mdd en dos años, ya que Ma­cri in­ten­tó sua­vi­zar el cos­to social de sus re­for­mas con un en­fo­que gra­dual. El año pa­sa­do, el go­bierno ven­dió 2,750 mdd en bo­nos a más de 100 años con ex­ce­so de emi­sión.

Sin em­bar­go, en la ac­tua­li­dad, a me­di­da que suben las ta­sas de in­te­rés en EU y el dó­lar se

for­ta­le­ce, las deu­das de di­ne­ro fá­cil se han vuel­to más di­fí­ci­les de pa­gar, es­pe­cial­men­te pa­ra los paí­ses con gran­des dé­fi­cits de cuen­ta co­rrien­te.

“Se sem­bra­ron las se­mi­llas y ven­drá la co­se­cha”, di­ce Kit Juc­kes, je­fe de es­tra­te­gia de di­vi­sas de So­cié­té Gé­né­ra­le. “Es­te es un sín­to­ma de lo di­fí­cil que se­rá nor­ma­li­zar la po­lí­ti­ca des­pués del ma­yor ex­pe­ri­men­to mo­ne­ta­rio de la his­to­ria”.

No obs­tan­te, el pro­tec­cio­nis­mo es­ta­dou­ni­den­se per­ju­di­có a los paí­ses asiá­ti­cos, cu­yos su­pe­rá­vits de cuen­ta co­rrien­te de otra ma­ne­ra po­drían pro­te­ger­los del au­men­to de las ta­sas. Pe­ro la ame­na­za de EU de im­po­ner aran­ce­les so­bre 200,000 mdd en con­tra de Chi­na tam­bién los hi­zo en­trar en la ba­rre­na.

El efec­to com­bi­na­do de las presiones co­mer­cia­les y el es­trés fi­nan­cie­ro con­vir­tió lo que po­dría ser una co­lec­ción de pro­ble­mas idio­sin­crá­si­cos en un sen­ti­do ge­ne­ra­li­za­do de pá­ni­co. El te­mor es que se pro­duz­ca un con­ta­gio, ya que las pér­di­das en un mer­ca­do lle­van a los in­ver­sio­nis­tas a ven­der en otros, lo que ge­ne­ra un es­pi­ral sin sa­li­da que po­dría afec­tar a to­dos los mer­ca­dos, in­clu­yen­do las ac­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses de al­ta va­lo­ra­ción.

La peor se­quía en tres dé­ca­das, re­du­jo el sec­tor agrí­co­la cla­ve de Ar­gen­ti­na a la mi­tad es­te año. Las ten­sio­nes en Me­dio Orien­te tam­bién ele­va­ron los pre­cios del pe­tró­leo, lo que pro­vo­ca que las im­por­ta­cio­nes ar­gen­ti­nas de ener­gé­ti­cos sean más ca­ras.

Sin em­bar­go, es pe­li­gro­so ge­ne­ra­li­zar des­de lo par­ti­cu­lar. La tor­men­ta per­fec­ta de fac­to­res ex­ter­nos que afec­tan al país al­bi­ce­les­te tam­bién pue­de ser úni­ca. Pe­ro en la me­di­da en que sus pro­ble­mas han con­tri­bui­do a una in­quie­tud más am­plia en­tre los in­ver­sio­nis­tas de­mues­tran que aquí hay al­go más en jue­go que el des­tino de un país la­ti­noa­me­ri­cano de ta­ma­ño me­diano.

“Cri­sis es una pa­la­bra fuer­te… en la ac­tua­li­dad lo lla­ma­ría un ‘mo­men­to ME’”, di­ce Moha­med El- Erian, ase­sor eco­nó­mi­co de la ase­gu­ra­do­ra ale­ma­na Allianz. Pe­ro, “si se na­ve­ga mal… es­te mo­men­to po­dría evo­lu­cio­nar ha­cia una cri­sis que… si se ex­tien­de, se co­rre el ries­go de que re­pre­sen­te una ame­na­za pa­ra las eco­no­mías avan­za­das”, agre­ga El-Erian.

Del la­do de Ma­cri

Los desafíos del pre­si­den­te ar­gen­tino se pue­den re­su­mir en tres P: per­cep­cio­nes, psi­co­lo­gía y po­lí­ti­ca. Ca­da uno flu­ye ha­cia el otro.

En pri­mer lu­gar, las per­cep­cio­nes. El exem­pre­sa­rio co­me­tió va­rios erro­res de co­mu­ni­ca­ción, el más re­cien­te fue cuan­do trans­mi­tió en YouTu­be que bus­ca­ba el ade­lan­to del FMI, en lu­gar de ajus­tar­lo pri­me­ro con el pres­ta­mis­ta in­ter­na­cio­nal, lo que ali­men­tó el pá­ni­co en el mer­ca­do.

Los ana­lis­tas di­cen que el go­bierno aho­ra ne­ce­si­ta tran­qui­li­zar a los in­ver­sio­nis­tas en el país y en el ex­te­rior con un men­sa­je cla­ro: Ar­gen­ti­na no ten­drá pro­ble­mas pa­ra cu­brir sus ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­mien­to has­ta fi­na­les de 2019, muy in­de­pen­dien­te de si los mer­ca­dos vuel­ven a abrir o no.

“En la ac­tua­li­dad se mi­de a Ar­gen­ti­na con una va­ra de­ma­sia­do al­ta, to­man­do el peor es­ce­na­rio pa­ra to­do”, di­ce Mi­guel Ki­guel, un ex­se­cre­ta­rio de fi­nan­zas. Y agre­ga: “Tie­nes la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner ayu­da del FMI, tie­nes 50,000 mdd en re­ser­vas. Es di­fí­cil pen­sar que Ar­gen­ti­na no pue­da lo­grar­lo”.

Si Mau­ri­cio Ma­cri pue­de en­viar el men­sa­je co­rrec­to, la psi­co­lo­gía del mer­ca­do pue­de se­guir. Sin em­bar­go, el pro­ble­ma aquí es que se tra­ta me­nos de con­ven­cer a los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les ra­pa­ces que a los asus­ta­di­zos aho­rra­do­res na­cio­na­les.

Con las ci­ca­tri­ces de ocho in­cum­pli­mien­tos de pa­go de deu­da, dos epi­so­dios de hi­per­in­fla­ción, 20 pro­gra­mas res­pal­da­dos por el FMI en 60 años y múl­ti­ples cri­sis mo­ne­ta­rias, ya no tie­nen fe en el pe­so, que ya per­dió más de la mi­tad de su va­lor es­te año.

“Los enemi­gos mor­ta­les del ban­co cen­tral no son es­pe­cu­la­do­res de fon­dos de co­ber­tu­ra”, di­ce Wal­ter Stoep­pel­werth, je­fe de in­ves­ti­ga­ción del ban­co de in­ver­sión Ba­lanz; y arre­gla “El ape­ti­to in­sa­cia­ble por los bi­lle­tes ver­des vie­ne de los aho­rra­do­res en pe­que­ño, a los que no les im­por­ta­ría mu­cho si au­men­tan las ta­sas”.

Re­sol­ver eso re­quie­re de un cam­bio en el es­ta­do de áni­mo local, que a su vez de­pen­de del ma­yor im­pon­de­ra­ble de to­dos: la ve­ne­no­sa po­lí­ti­ca local de Ar­gen­ti­na”.

Ma­cri ne­ce­si­ta que el Con­gre­so aprue­be un nue­vo pre­su­pues­to, ya que, co­mo par­te del acuer­do con el FMI, bus­ca eli­mi­nar el dé­fi­cit fis­cal en 2019. En Ar­gen­ti­na, ya en re­ce­sión y con cer­ca de un ter­cio de la po­bla­ción en la po­bre­za, es aún más com­pli­ca­do.

Sin em­bar­go, los opo­si­to­res, que ven ha­cia las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en 2019, es­tán ron­dan­do el te­rreno. La si­tua­ción de Ar­gen­ti­na es “el re­sul­ta­do inexo­ra­ble del pro­gra­ma eco­nó­mi­co de Mau­ri­cio Ma­cri”, es­cri­bió Axel Ki­ci­loff, un ex­se­cre­ta­rio de fi­nan­zas en el go­bierno de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner. “La so­lu­ción es aban­do­nar es­te desas­tro­so pro­gra­ma neo­li­be­ral del go­bierno”.

Mau­ri­cio Ma­cri no so­lo debe or­ga­ni­zar un pro­gra­ma del FMI, tam­bién debe ne­go­ciar con los po­lí­ti­cos lo­ca­les pa­ra que avan­ce, y des­pués tam­bién tie­ne que con­se­guir la re­elec­ción. Car­los Pag­ni, un co­lum­nis­ta de un pe­rió­di­co ar­gen­tino, lo lla­ma la “di­ná­mi­ca de la do­ble ne­go­cia­ción”.

“A los in­ver­sio­nis­tas les preo­cu­pa que la fal­ta de éxi­to eco­nó­mi­co re­sul­te en la de­rro­ta de Ma­cri, lo que equi­va­le al regreso de un go­bierno po­pu­lis­ta”, di­ce Jor­ge Ma­ris­cal de UBS Wealth Ma­na­ge­ment. “Es muy preo­cu­pan­te”.

Es por eso que el FMI apo­yó a Ar­gen­ti­na con su ma­yor prés­ta­mo en la his­to­ria, que aho­ra es­tá re­ne­go­cian­do. Tam­bién es la ra­zón por la cual Trump elo­gió el li­de­raz­go de Ma­cri la se­ma­na pa­sa­da, a pe­sar de que ese apo­yo lle­gó en su es­ti­lo inimi­ta­ble. “Hay al­go que real­men­te sue­na muy bien en el he­cho de que nues­tro dó­lar sea tan fuer­te y tan po­de­ro­so”, aun­que es una de las cau­sas del do­lor fi­nan­cie­ro de Ar­gen­ti­na.

Los mer­ca­dos emer­gen­tes no se pue­den di­sol­ver­se en una cri­sis ge­ne­ra­li­za­da. Pe­ro de cual­quier ma­ne­ra, Ar­gen­ti­na re­pre­sen­ta pa­ra mu­chos una úl­ti­ma lí­nea de de­fen­sa en la es­ca­sa cre­di­bi­li­dad que el mo­de­lo eco­nó­mi­co oc­ci­den­tal to­da­vía dis­fru­ta, en com­pa­ra­ción con los sis­te­mas más po­pu­lis­tas o au­to­ri­ta­rios. Con los lí­de­res del G20 que se van a re­unir en Bue­nos Ai­res en no­viem­bre, no hay mu­cho tiem­po.

In­for­ma­ción adi­cio­nal de Jo­nat­han Wheatley y Ro­bin Wigglesworth.

©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2018. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no debe ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Mi­le­nio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd no acep­ta res­pon­sa­bi­li­da­des por la pre­ci­sión o ca­li­dad de la tra­duc­ción.

“Tie­nes la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner ayu­da del FMI, tie­nes 50,000 mdd en re­ser­vas. Es di­fí­cil pen­sar que Ar­gen­ti­na no pue­da lo­grar­lo”.

Mi­guel Ki­guel, ex­se­cre­ta­rio de fi­nan­zas.

Sa­len a las ca­lles. Mi­les de ar­gen­ti­nos rea­li­zan pro­tes­tas ma­si­vas pa­ra re­cha­zar las po­lí­ti­cas im­pues­tas por el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, que han pro­vo­ca­do una cri­sis eco­nó­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.