100 mdd

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN -

ES EL MON­TO DEL ACUER­DO PA­RA VEN­DER LOS PA­TRO­CI­NIOS DE JUE­GOS DE APUES­TAS EN LA F1 acuer­dos de la Fór­mu­la Uno, co­mo el del fa­bri­can­te de re­lo­jes de lu­jo, Ro­lex.

En un acuer­do re­la­cio­na­do, Li­berty Me­dia fir­mó un con­tra­to con Spor­tra­dar, una star­tup eu­ro­pea de tec­no­lo­gía, pa­ra usar los da­tos de las ca­rre­ras de la F1 pa­ra ayu­dar a ISG y a las em­pre­sas de jue­gos de azar al crear mer­ca­dos de apues­tas, así co­mo pa­ra pro­por­cio­nar ve­ri­fi­ca­cio­nes de “in­te­gri­dad”, co­mo de­tec­tar pa­tro­nes sos­pe­cho­sos en las apues­tas.

Ba­jo los tér­mi­nos, ISG pa­ga­rá una cuo­ta por ade­lan­ta­do a Li­berty. La agen­cia re­cu­pe­ra­rá el di­ne­ro —y es­pe­ra ob­te­ner una uti­li­dad— al lo­grar una se­rie de acuer­dos por se­pa­ra­do con pa­tro­ci­na­do­res de jue­gos de azar en di­fe­ren­tes mer­ca­dos en to­do el mun­do.

A los pa­tro­ci­na­do­res se les per­mi­ti­rá mos­trar sus mar­cas a un “la­do de la pis­ta”, me­dian­te es­pec­ta­cu­la­res elec­tró­ni­cos y grá­fi­cos en pan­ta­lla du­ran­te la tem­po­ra­da de las ca­rre­ras que se trans­mi­ten por te­le­vi­sión.

Una per­so­na fa­mi­lia­ri­za­da con la for­ma de pen­sar de la F1, di­ce que “ac­tual­men­te no se con­tem­pla”, el per­mi­tir a los pa­tro­ci­na­do­res mos­trar las pro­ba­bi­li­da­des pa­ra alen­tar a los es­pec­ta­do­res a apos­tar du­ran­te una ca­rre­ra. Mu­chos paí­ses tie­nen blo­queos le­ga­les pa­ra ese ti­po de “pro­vo­ca­ción” y tam­bién hay preo­cu­pa­ción so­bre el im­pac­to en los ni­ños.

En el Reino Uni­do, el mer­ca­do de trans­mi­sión más va­lio­so de la F1, hay al­gu­nas res­tric­cio­nes so­bre la pu­bli­ci­dad de em­pre­sas de jue­gos de azar du­ran­te los even­tos de­por­ti­vos. En ma­yo pa­sa­do, la Cor­te Su­pre­ma de Es­ta­dos Uni­dos anu­ló una prohi­bi­ción fe­de­ral so­bre apues­tas de­por­ti­vas, lo que lle­vó a los gru­pos de apues­tas y a las li­gas de­por­ti­vas a mo­ver­se pa­ra be­ne­fi­ciar­se con el di­ne­ro de los apos­ta­do­res es­ta­dou­ni­den­ses.

Pe­ro otros paí­ses, co­mo Ita­lia y Aus­tra­lia, in­tro­du­je­ron le­yes pa­ra res­trin­gir o prohi­bir a los gru­pos de jue­gos de azar el pa­tro­ci­nio a em­pre­sas de­por­ti­vas o anun­ciar­se du­ran­te even­tos en vi­vo.

Ni­gel Cu­rrie, fun­da­dor de la con­sul­to­ra de­por­ti­va NC Part­ners­hip, men­cio­na que la adop­ción de los jue­gos de azar de la F1 es un re­fle­jo de có­mo el de­por­te ca­bil­deó pa­ra man­te­ner el pa­tro­ci­nio de las em­pre­sas ta­ba­ca­le­ras has­ta la dé­ca­da de 1990, in­clu­so cuan­do los go­bier­nos de di­fe­ren­tes paí­ses tra­ta­ban de prohi­bir ese ti­po de acuer­dos.

“Pro­ba­ble­men­te va a ser más di­fí­cil pa­ra la in­dus­tria del jue­go de azar (te­ner pa­tro­ci­nios y pu­bli­ci­dad en even­tos de­por­ti­vos) en al­gu­nos mer­ca­dos”, di­ce Cu­rrie. Agre­ga: “La F1 es uno de los de­por­tes más di­fí­ci­les pa­ra los re­gu­la­do­res, por­que es tan in­ter­na­cio­nal y hay tan­tos paí­ses di­fe­ren­tes que es muy pro­ba­ble que ofrez­ca un buen re­torno so­bre la in­ver­sión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.