LA OLI­GAR­QUÍA SE PRO­PA­GA

Los po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios ri­cos es­tán ga­nan­do po­der so­bre los elec­to­res de to­do el mun­do.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN -

La se­ma­na pa­sa­da tu­ve un mo­men­to ex­tra­ño. Es­tu­ve en Tbi­li­si, la ca­pi­tal de Geor­gia, pa­ra la con­fe­ren­cia anual del Ins­ti­tu­to McCain.

Acep­té la in­vi­ta­ción me­ses an­tes de que fa­lle­cie­ra el se­na­dor John McCain. El he­cho de que se reali­zó so­lo dos se­ma­nas des­pués de su fa­lle­ci­mien­to au­men­tó la an­gus­tia. Al mo­men­to en el que es­cri­bía mi co­la­bo­ra­ción de la se­ma­na pa­sa­da, McCain era una ce­le­bri­dad en Geor­gia.

Él de­fen­dió la pe­que­ña re­pú­bli­ca mu­cho des­pués de que el mun­do de­jó de aver­gon­zar a Ru­sia pa­ra que aban­do­na­ra la quin­ta par­te del te­rri­to­rio que aún ocu­pa. En la ac­tua­li­dad, la po­si­bi­li­dad de que Vla­di­mir Pu­tin es­té de acuer­do con eso es, in­clu­so, me­nor que an­tes, des­pués de que anexó Cri­mea en 2014. McCain tam­bién de­fen­dió la cau­sa de Ucra­nia.

Otras de­mo­cra­cias ines­ta­bles en las fron­te­ras de Ru­sia, per­die­ron a su aban­de­ra­do es­ta­dou­ni­den­se. No es­tá cla­ro quién to­ma­rá su lu­gar. El Se­na­do ya no pro­du­ce leo­nes y Pu­tin, co­mo de­cía McCain, no le te­me a los ga­ti­tos.

Pe­ro el se­na­dor era un re­bel­de im­per­fec­to. Uno de sus pun­tos cie­gos era su ten­den­cia a idea­li­zar paí­ses co­mo Geor­gia. Sin men­cio­nar a Ucra­nia, Mol­da­via, Ar­me­nia, Azer­bai­yán y otros. La ten­ta­ción de com­pa­rar a los ve­ci­nos de­mo­crá­ti­cos de Ru­sia con la au­to­cra­cia mos­co­vi­ta era fuer­te. Ca­da uno de es­tos paí­ses, en ma­yor o me­nor me­di­da, es es­cla­vo de los oli­gar­cas.

Geor­gia, que es la más de­mo­crá­ti­ca del gru­po, es­tá do­mi­na­da por un so­lo oli­gar­ca, Bid­zi­na Iva­nish­vi­li, cu­yos ac­ti­vos re­pre­sen­tan un ter­cio del in­gre­so na­cio­nal del país.

Mi pa­pel con­sis­tía en rea­li­zar una en­tre­vis­ta pú­bli­ca con el úl­ti­mo pri­mer mi­nis­tro de Geor­gia, Ma­mu­ka Bakh­tad­ze. To­dos los geor­gia­nos a los que les pre­gun­té, co­mo for­ma de pre­pa­ra­ción pa­ra el even­to, des­cri­bie­ron a Bakh­tad­ze co­mo un tí­te­re de Iva­nish­vi­li. Él es el ter­cer pri­mer mi­nis­tro en la mis­ma can­ti­dad años. Al úl­ti­mo no se le ha vis­to des­de que de­jó el car­go en ju­nio. Hay ru­mo­res de que con­va­le­ce en un mo­nas­te­rio.

Pa­ra re­su­mir, le pre­gun­té a Bakh­tad­ze quién era su je­fe. ¿Era el elec­to­ra­do geor­giano o Iva­nish­vi­li? Su res­pues­ta fue tor­pe y po­co con­vin­cen­te. Era una pre­gun­ta ob­via que no im­pli­ca­ba va­len­tía de mi par­te. Pe­ro era cla­ro que no la es­pe­ra­ba. Los vi­deos de su fal­ta de res­pues­ta se vol­vie­ron vi­ra­les en las re­des so­cia­les de Geor­gia.

Mu­chos pe­rio­dis­tas de la re­gión, que que­rían dar­me la mano por ha­ber he­cho la pre­gun­ta, me abor­da­ron en los dos días si­guien­tes. Tan so­lo eso di­jo mu­cho. El ries­go de in­te­rro­gar al hom­bre que mue­ve los hi­los en ese país — o al que es­tá fren­te al te­lón— pue­de ser de­ma­sia­do al­to pa­ra las per­so­nas que no tie­nen re­ser­va­do un vue­lo de re­gre­so a Was­hing­ton D.C.

En un gra­do u otro, las per­so­nas ex­tre­ma­da­men­te ri­cas ga­nan po­der so­bre los elec­to­res en to­do el mun­do. ¿Es­ta­dos Uni­dos (EU) es una oli- gar­quía? No en el mis­mo sen­ti­do que Geor­gia o Ru­sia, sin du­da.

So­le­mos lla­mar mul­ti­mi­llo­na­rios, en lu­gar de oli­gar­cas, a per­so­nas co­mo Jeff Be­zos y Shel­don Adel­son. Mu­chos de ellos, co­mo Bill Ga­tes y Wa­rren Buf­fett, tie­nen un es­pí­ri­tu ha­cia el pue­blo muy con­si­de­ra­ble que el de sus con­tra­par­tes de Eu­roa­sia. Ade­más, mu­chos lo­gra­ron su ri­que­za de ma­ne­ra muy di­fe­ren­te a los mé­to­dos de ex­trac­ción de ren­ta de sus pri­mos de la era pos­te­rior a la Unión So­vié­ti­ca.

Sin em­bar­go, en am­bos ca­sos se mue­ven en la mis­ma di­rec­ción. El pa­tri­mo­nio ne­to de Be­zos aho­ra es su­pe­rior a 100,000 mi­llo­nes de dó­la­res, que es el Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) de un país de ta­ma­ño me­diano, y es más gran­de que el de la mi­tad de los es­ta­dos de EU. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de Ru­pert Mur­doch in­yec­tan tan­ta to­xi­ci­dad en el de­ba­te pú­bli­co es­ta­dou­ni­den­se co­mo las fá­bri­cas de no­ti­cias fal­sas del Krem­lin en los paí­ses cer­ca­nos a Ru­sia.

Y co­mo Ra­na Fo­roohar, columnista del Fi­nan­cial Ti­mes, po­drá ates­ti­guar, la bre­cha en­tre las éli­tes adi­ne­ra­das de Si­li­con Va­lley tam­bién se pue­de me­dir en tér­mi­nos de in­fluen­cia po­lí­ti­ca. Per­so­nas co­mo Larry Pa­ge tie­nen tan­to do­mi­nio so­bre el Ca­pi­to­lio co­mo la com­bi­na­ción de mi­llo­nes de vo­tan­tes.

McCain di­jo: “Aho­ra to­dos so­mos geor­gia­nos”. Tal vez de­be­ría­mos to­mar su co­men­ta­rio en el sen­ti­do más am­plio. Ra­na Fo­roohar res­pon­de: Bien di­cho, Ed. Co­mo sa­bes, des­de ha­ce mu­cho tiem­po soy una Cas­san­dra (pro­fe­ta del desas­tre) en es­te te­ma. Me doy cuen­ta que soy par­ti­cu­lar­men­te du­ra con los oli­gar­cas de Si­li­con Va­lley, quie­nes, sin du­da, no son tan ma­los co­mo los de la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca. Pe­ro mu­chos de ellos pa­re­cen re­pre­sen­tar esa mez­cla, que en par­ti­cu­lar es tó­xi­ca, de pri­vi­le­gio y arro­gan­cia. Es­te des­pis­te es pe­li­gro­so. Me re­cuer­da una ci­ta ma­ra­vi­llo­sa del fun­da­dor de Wi­red, John Bat­te­lle, en su li­bro The Search, en el que Jeff Be­zos (iró­ni­ca­men­te) se que­jó del man­tra de Google de “no ser ma­lo”. “Bueno, por su­pues­to que no de­bes ser mal­va­do. Pe­ro tam­po­co de­be­rías pre­su­mir eso”.

Ha­ce po­co, al­gu­nos lec­to­res se han que­ja­do de que soy muy so­li­da­ria con la cre­cien­te ola de So­cia­lis­mo De­mo­crá­ti­co en EU. To­do lo que pue­do de­cir es que cu­brir em­pre­sas glo­ba­les du­ran­te los úl­ti­mos 30 años te ha­ce ser más so­li­da­rio.

“El ries­go de in­te­rro­gar al hom­bre que mue­ve los hi­los en Geor­gia —o al que es­tá fren­te al te­lón— pue­de ser de­ma­sia­do al­to pa­ra quie­nes no tie­nen re­ser­va­do un vue­lo de re­gre­so a Was­hing­ton DC”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.