VO­TO DE CON­FIAN­ZA A BAN­XI­CO

El ban­co cen­tral de Mé­xi­co se en­cuen­tra fren­te a una di­fí­cil de­ci­sión.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN - MA­NUEL SO­MO­ZA Pre­si­den­te Es­tra­te­gias de CI Ban­co por So­mo­za Mu­si.

El jue­ves de es­ta se­ma­na, el Ban­co de Mé­xi­co ten­drá que tomar la de­ci­sión de su­bir o de­jar igual la ta­sa de in­te­rés de re­fe­ren­cia, que hoy es­tá en 7.75%. La di­fi­cul­tad ra­di­ca en que si sube la ta­sa, con­tri­bu­ye a que la eco­no­mía crez­ca me­nos ha­cia ade­lan­te; pe­ro si no la sube, el dó­lar se pue­de en­ca­re­cer res­pec­to del pe­so, lo cual pre­sio­na­ría la in­fla­ción fu­tu­ra que aún es­tá fue­ra del ran­go ob­je­ti­vo de nues­tro ban­co cen­tral.

Si pen­sa­mos que el man­da­to de Ban­xi­co es man­te­ner con­tro­la­da la in­fla­ción, en­ton­ces la de­ci­sión na­tu­ral de­be­ría ser su­bir la ta­sa en oc­tu­bre; sin em­bar­go, aun­que no es par­te de su man­da­to, Ban­xi­co qui­sie­ra no res­tar cre­ci­mien­to a la eco­no­mía en­ca­re­cien­do el di­ne­ro.

Si Agus­tín Cars­tens to­da­vía es­tu­vie­ra en el ban­co cen­tral, me ima­gino que él sí su­biría la ta­sa por­que le gus­ta­ba ade­lan­tar­se a los acon­te­ci­mien­tos que, ade­más, son bas­tan­te cla­ros.

La Re­ser­va Fe­de­ral ya di­jo que es muy pro­ba­ble otra al­za de un cuar­to de punto en di­ciem­bre, y que es­pe­ra­ba su­bir, cuan­do me­nos, tres ve­ces más la ta­sa en un cuar­to de punto, a lo lar­go de 2019.

Esto sig­ni­fi­ca que si no pa­sa na­da ex­tra­or­di­na­rio, esa ta­sa de re­fe­ren­cia que hoy es de 2.25%, pa­ra di­ciem­bre del 2019 es­ta­rá en­tre 3.25% y 3.5%; el fu­tu­ro de las ta­sas en Es­ta­dos Uni­dos (EU) es cla­ro. ¿Se de­be ade­lan­tar Ban­xi­co y su­bir an­tes de que ellos lo ha­gan? Esa es la gran pre­gun­ta.

Yo pien­so que la di­fe­ren­cia de 5.5% en­tre la ta­sa me­xi­ca­na (7.75%) y la es­ta­dou­ni­den­se (2.25%) es su­fi­cien­te­men­te atractiva pa­ra man­te­ner y, even­tual­men­te, in­cre­men­tar las in­ver­sio­nes en pe­sos que los ex­tran­je­ros tie­nen en va­lo­res de­no­mi­na­dos en pe­sos emi­ti­dos por el go­bierno fe­de­ral. Sin em­bar­go, si no ha­ce­mos algo en oc­tu­bre, la di­fe­ren­cia ba­ja­rá a 5.25%, y si tam­po­co ha­ce­mos na­da en di­ciem­bre y ellos suben, en­ton­ces la di­fe­ren­cia ba­ja­rá a 5%, y así su­ce­si­va­men­te.

En los úl­ti­mos años —an­tes de la cri­sis del 2008—, la ta­sa me­xi­ca­na de re­fe­ren­cia era de cua­tro pun­tos res­pec­to de la es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro yo creo que las cir­cuns­tan­cias han cam­bia­do y me da la im­pre­sión de que ten­dre­mos que dar un ma­yor pre­mio que en el pa­sa­do, has­ta que la pers­pec­ti­va me­jo­re o, cuan­do me­nos, la in­cer­ti­dum­bre so­bre al­gu­nos te­mas des­apa­rez­ca. Por ejem­plo, qué pa­sa­rá al fi­nal con la re­ne­go­cia­ción del TLCAN, em­pe­zar a ver cuá­les son los cam­bios sus­tan­ti­vos del nue­vo go­bierno pa­ra man­te­ner las fi­nan­zas pú­bli­cas y lo­grar, al mis­mo tiem­po, me­jo­ras en la ta­sa de cre­ci­mien­to.

En con­clu­sión, Ban­xi­co ten­drá que en­fren­tar la de­ci­sión de qué ha­cer con la ta­sa de in­te­rés de re­fe­ren­cia mu­chas ve­ces en los pró­xi­mos 18 me­ses; la ver­dad sea di­cha, el Ban­co de Mé­xi­co lle­va mu­chos años to­man­do bue­nas de­ci­sio­nes.

El ac­tual go­ber­na­dor, con to­do el equi­po que lo acom­pa­ña, y los sub­go­ber­na­do­res, me­re­cen nues­tro res­pe­to. Es­toy se­gu­ro de que con mu­chos más ele­men­tos que los que te­ne­mos los ana­lis­tas, sa­brán tomar las de­ci­sio­nes ade­cua­das. Ban­xi­co me­re­ce un vo­to de con­fian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.