Cie­rran su se­sión

Los fun­da­do­res de Ins­ta­gram re­nun­cia­ron a la com­pa­ñía pro­pie­dad de Facebook, en un mo­men­to en el que cuen­ta con 1,000 mi­llo­nes de usua­rios.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN - TIM BRADS­HAW Y ALIYA RAM ©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2018. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Mi­le­nio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial

Los dos fun­da­do­res de Ins­ta­gram, Ke­vin Sys­trom y Mi­ke Krie­ger, sal­drán de la apli­ca­ción pa­ra com­par­tir fo­tos, que ven­die­ron ha­ce seis años a Facebook por 1,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd). Su sa­li­da lle­ga en un mo­men­to de im­por­tan­tes cam­bios pa­ra Facebook, des­pués de que va­rios al­tos eje­cu­ti­vos de­ja­ron la com­pa­ñía en los úl­ti­mos me­ses, tras una con­tro­ver­sia de mu­cho tiem­po so­bre la pri­va­ci­dad de da­tos y las no­ti­cias fal­sas.

Los fun­da­do­res de What­sApp, Jan Koum y Brian Ac­ton, re­nun­cia­ron a prin­ci­pios de es­te año des­pués de un con­flic­to con Mark Zuc­ker­berg, el director eje­cu­ti­vo de Facebook, por la pri­va­ci­dad y la pro­tec­ción de da­tos tras el es­cán­da­lo de Cam­brid­ge Analy­ti­ca.

El abo­ga­do ge­ne­ral de Facebook, Co­lin Stretch; el jefe de co­mu­ni­ca­cio­nes, Elliot Schra­ge, y el vi­ce­pre­si­den­te de aso­cia­cio­nes, Dan Ro­se, tam­bién anun­cia­ron sus sa­li­das du­ran­te es­te ve­rano.

Por su par­te, va­rios miem­bros de al­to ni­vel de Ins­ta­gram cam­bia­ron de pues­to o de­ja­ron la com­pa­ñía en los úl­ti­mos me­ses. El vi­ce­pre­si­den­te de pro­duc­to, Ke­vin Weil — que fue una con­tra­ta­ción cla­ve de Sys­trom— cam­bió a la uni­dad block­chain de Facebook en ju­nio. Lo re­em­pla­zó Adam Mos­se­ri, quien fue el jefe de no­ti­cias de Facebook y re­por­ta di­rec­ta­men­te a Ch­ris Cox, miem­bro del círcu­lo ín­ti­mo de Zuc­ker­berg.

Las sa­li­das re­pen­ti­nas y si­mul­tá­neas de los fun­da­do­res de Ins­ta­gram se pro­du­cen des­pués de una re­or­ga­ni­za­ción de las fi­las a ni­vel eje­cu­ti­vo de Facebook en ma­yo, des­pués de que Cox que­dó a car­go de la “fa­mi­lia de apli­ca­cio­nes” que in­clu­ye Ins­ta­gram, What­sApp y Mes­sen­ger, así como el mis­mo Facebook.

Sys­trom di­jo en una pu­bli­ca­ción el lu­nes pa­sa­do que él y Krie­ger “si­guen en­tu­sias­ma­dos por el fu­tu­ro de Ins­ta­gram y Facebook pa­ra los pró­xi­mos años”, y que se to­ma­rán un des­can­so an­tes de co­men­zar una nue­va em­pre­sa no es­pe­ci­fi­ca­da.

Sys­trom y Krie­ger de­jan la com­pa­ñía en un mo­men­to en el que Ins­ta­gram y sus más de 1,000 mi­llo­nes de usua­rios nun­ca han si­do más im­por­tan­tes pa­ra Facebook. La po­pu­la­ri­dad ca­da vez ma­yor de la apli­ca­ción pa­ra com­par­tir fo­tos, so­bre to­do, en­tre los usua­rios más jó­ve­nes, con­tras­ta con el es­tan­ca­mien­to en el cre­ci­mien­to de la apli­ca­ción prin­ci­pal de Facebook en mer­ca­dos desa­rro­lla­dos, como Amé­ri­ca del Nor­te y Eu­ro­pa.

En 2012, Facebook pa­gó 1,000 mdd por Ins­ta­gram — en­ton­ces con me­nos de dos años de an­ti­güe­dad y 30 mi­llo­nes de usua­rios—, mien­tras la red so­cial se pre­pa­ra­ba pa­ra rea­li­zar una ofer­ta pú­bli­ca ini­cial. En ese mo­men­to, el mon­to de la com­pra se con­si­de­ra­ba al­to. Hoy, el acuer­do se con­si­de­ra en Si­li­con Va­lley como un ro­bo que le per­mi­tió a Facebook ab­sor­ber a uno de sus com­pe­ti­do­res.

La apli­ca­ción fue re­for­za­da por la in­fra­es­truc­tu­ra de Facebook y con re­cur­sos téc­ni­cos mu­cho ma­yo­res que los que te­nía en sus orí­ge­nes, como una star­tup ba­sa­da en San Fran­cis­co, Es­ta­dos Uni­dos.

Ins­ta­gram evo­lu­cio­nó des­de su fór­mu­la ori­gi­nal de fo­tos en mó­vi­les de car­ga rá­pi­da y fil­tros atrac­ti­vos. Agre­gó so­por­te pa­ra vi­deo de for­ma­to cor­to en 2015, y es­te año pre­sen­tó IGTV, un su­pues­to com­pe­ti­dor pa­ra YouTu­be, la pla­ta­for­ma de vi­deos pro­pie­dad de Goo­gle.

En 2016, lle­vó a ca­bo su ma­yor cam­bio con la in­tro­duc­ción de “His­to­rias” al es­ti­lo Snap­chat, fo­tos y vi­deos efí­me­ros que se mues­tran en or­den cro­no­ló­gi­co y des­apa­re­cen 24 horas des­pués de su pu­bli­ca­ción.

“His­to­rias” se con­vir­tió en una de las fun­cio­nes más po­pu­la­res de Ins­ta­gram, con 400 mi­llo­nes de usua­rios dia­rios a par­tir de ju­nio. Pe­ro Facebook ad­vir­tió en ju­lio que “His­to­rias” ofre­cía “ni­ve­les más ba­jos de mo­ne­ti­za­ción” por pu­bli­ci­dad, lo que con­tri­bu­yó a una caí­da en sus pro­yec­cio­nes de in­gre­sos ge­ne­ra­les que asus­tó a los in­ver­so­res de Wall Street.

Ins­ta­gram lo­gró es­ca­par a mu­chas de las con­tro­ver­sias que en­vol­vie­ron a Facebook en los úl­ti­mos 18 me­ses, como la ma­ni­pu­la­ción del feed de no­ti­cias y las preo­cu­pa­cio­nes so­bre la pri­va­ci­dad de los da­tos. Du­ran­te mu­chos años des­pués de su ad­qui­si­ción, la apli­ca­ción se ad­mi­nis­tró en con­di­cio­nes de li­bre com­pe­ten­cia res­pec­to de su em­pre­sa ma­triz.

Sin em­bar­go, eso co­men­zó a cam­biar a me­di­da que Facebook pro­fun­di­zó la in­te­gra­ción en­tre sus di­ver­sas apli­ca­cio­nes pa­ra re­for­zar el com­pro­mi­so.

Al­gu­nos usua­rios de Ins­ta­gram se que­jan del cre­cien­te nú­me­ro de fo­tos pro­mo­cio­na­les que apa­re­cen en su feed, y la apli­ca­ción tam­bién que­dó atra­pa­da en in­quie­tu­des más ge­ne­ra­les so­bre la adic­ción a los smartp­ho­nes.

Zuc­ker­berg di­jo en un co­mu­ni­ca­do que los fun­da­do­res de Ins­ta­gram eran “ex­tra­or­di­na­rios lí­de­res de pro­duc­to”, y agre­gó: “Les de­seo lo me­jor, es­pe­ro ver lo que van a desa­rro­llar des­pués”.

Nue­va his­to­ria. Mi­ke Krie­ger y Ke­vin Sys­trom crea­ron Ins­ta­gram en 2010; aho­ra bus­ca­rán fun­dar otra em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.