En­cien­den las tur­bi­nas

El nom­bra­mien­to de Larry Culp co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo de GE, es una se­ñal de los re­cor­tes más pro­fun­dos que bus­ca rea­li­zar el con­glo­me­ra­do.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN - ED CROOKS

Ha­ce cin­co me­ses, Larry Culp, ex­di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Da­naher, se unió al con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de Ge­ne­ral Elec­tric (GE), y ha­ce tres me­ses, se con­vir­tió en el prin­ci­pal di­rec­tor in­de­pen­dien­te de la em­pre­sa. Du­ran­te el fin de se­ma­na an­te­pa­sa­do, el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de­ci­dió nom­brar­lo pre­si­den­te y di­rec­tor eje­cu­ti­vo en sus­ti­tu­ción de John Flan­nery.

El año pa­sa­do se nom­bró a Flan­nery co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo, por su éxi­to en dar un cam­bio de rum­bo a la ope­ra­ción de aten­ción de sa­lud de GE, pe­ro no pa­só mu­cho tiem­po pa­ra que el Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de­ci­die­ra que no es­ta­ba a la al­tu­ra de un desafío ma­yor. Su pre­de­ce­sor, Jeff Im­melt, du­ró 16 años en su pues­to; Flan­nery no lle­gó a 16 me­ses.

Su pro­ble­ma no fue la fal­ta de una vi­sión ra­di­cal. Du­ran­te más de una dé­ca­da, GE tra­tó de sim­pli­fi­car su es­truc­tu­ra y cen­trar su car­te­ra, des­man­te­lan­do el con­glo­me­ra­do que cons­tru­yó Jack Welch en la dé­ca­da de 1980 y 1990.

Flan­nery lan­zó en ju­nio un plan pa­ra con­ver­tir a GE en una em­pre­sa de dos sec­to­res: la in­dus­tria de la avia­ción y de la ener­gía. La di­vi­sión de aten­ción de sa­lud se va a di­vi­dir y se ven­de­rá la par­ti­ci­pa­ción ma­yo­ri­ta­ria de 62.5% en Ba­ker Hug­hes.

Las de­cla­ra­cio­nes de Culp y de Tho­mas Hor­ton, el ex­pre­si­den­te de Ame­ri­can Air­li­nes, quien es aho­ra el nue­vo di­rec­tor in­de­pen­dien­te prin­ci­pal, de­ja­ron en cla­ro que tie­nen la in­ten­ción de se­guir con ese plan.

Scott Da­vis, de Me­lius Re­search, des­ta­có el lu­nes pa­sa­do lo que pa­re­cía ser la fal­ta de ur­gen­cia de Flan­nery pa­ra abor­dar los pro­ble­mas del gru­po. “Tar­dó mu­cho en to­mar las de­ci­sio­nes di­fí­ci­les, en es­pe­cial aque­llas re­la­cio­na­das con el cos­to cor­po­ra­ti­vo”.

Flan­nery anun­ció pro­gra­mas de re­duc­ción de cos­tos, co­mo la ven­ta de la ma­yo­ría de los avio­nes de ne­go­cios de GE y el fin de su po­lí­ti­ca de pro­por­cio­nar au­to­mó­vi­les a los al­tos eje­cu­ti­vos. Pe­ro la es­ca­la de las re­duc­cio­nes de cos­tos no pa­re­cía muy am­bi­cio­sa. Flan­nery pla­nea­ba re­du­cir en 2,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) los cos­tos es­truc­tu­ra­les en 2018, me­nos de 5% de los cos­tos y gas­tos to­ta­les del gru­po que fue­ron de 44,000 mdd en 2017.

Los már­ge­nes de uti­li­da­des caían. En el se­gun­do tri­mes­tre de 2018 fue­ron de 10.4%, 1.6 pun­tos por­cen­tua­les me­nos que en el mis­mo pe­rio­do del año pa­sa­do.

Los ma­yo­res pro­ble­mas se en­cuen­tran en la di­vi­sión de ener­gía, que re­por­ta­ba una dis­mi­nu­ción en las uti­li­da­des. Aho­ra que GE aban­do­nó su es­truc­tu­ra de con­glo­me­ra­do, el éxi­to de la di­vi­sión de ener­gía es fun­da­men­tal pa­ra la sa­lud del gru­po.

La for­ta­le­za tra­di­cio­nal de GE es­tá en las tur­bi­nas de gas pa­ra la ge­ne­ra­ción de ener­gía, y ese mer­ca­do ha si­do muy di­fí­cil. Con la caí­da de los cos­tos de la ener­gía eó­li­ca y so­lar, es­tos se han vuel­to ca­da vez más com­pe­ti­ti­vos en com­pa­ra­ción con los com­bus­ti­bles fó­si­les.

Es­tos pro­ble­mas se agra­va­ron por las di­fi­cul­ta­des de GE pa­ra man­te­ner su po­si­ción en las tur­bi­nas de gas. Es­te año per­dió te­rreno an­te Mit­su­bis­hi Hi­ta­chi Po­wer Sys­tems de Ja­pón.

Flan­nery ad­vir­tió que es­pe­ra­ba que el mer­ca­do de nue­vas tur­bi­nas de gas sería “muy di­fí­cil” has­ta 2020, pe­ro no es­ta­ble­ció un plan pa­ra res­pon­der a esa ame­na­za. En di­ciem­bre pa­sa­do, anun­ció el re­cor­te de 12,000 pues­tos de tra­ba­jo en la di­vi­sión de ener­gía pa­ra adap­tar­se al mer­ca­do cam­bian­te, pe­ro des­de en­ton­ces, las con­di­cio­nes se de­te­rio­ra­ron.

El mes pa­sa­do sur­gió un nue­vo pro­ble­ma, con la fa­lla de una pa­la en una de las nue­vas tur­bi­nas in­sig­nia HA de GE en una cen­tral eléc­tri­ca en Te­xas. Es­ta plan­ta y otra que usa­ba el mis­mo equi­po de­ja­ron de pres­tar ser­vi­cio, y GE di­jo que es­pe­ra­ba que el pro­ble­ma afec­ta­ra a otras tur­bi­nas HA.

Al pro­ble­ma se su­mó la im­pre­sión de que la di­vi­sión de ener­gía no se desem­pe­ña­ba con to­do su po­ten­cial.

La go­ta que de­rra­mó el va­so pa­ra Flan­nery lle­gó la se­ma­na an­te­pa­sa­da, cuan­do se in­for­mó al Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción so­bre el estado de la di­vi­sión de ener­gía. El gru­po pla­nea to­mar un car­go no mo­ne­ta­rio por ca­si 23,000 mdd del va­lor con­ta­ble en el fon­do de co­mer­cio del ne­go­cio, y es­pe­ra que el flu­jo de efec­ti­vo y las ga­nan­cias no al­can­cen su pro­nós­ti­co pre­vio.

En la de­fen­sa de Flan­nery, el ana­lis­ta Jim Co­rri­do­re de CFRA Re­search ar­gu­men­tó que “es­tos pro­ble­mas no se crea­ron ba­jo su ges­tión”. Flan­nery se en­fren­tó a mu­chos pro­ble­mas que ini­cia­ron mu­cho an­tes de que asu­mie­ra el car­go.

Du­ran­te su bre­ve ges­tión al fren­te de GE, sus ac­cio­nes re­gis­tra­ron una caí­da de apro­xi­ma­da­men­te 56%. La ma­ña­na des­pués de que lo re­em­pla­za­ron, el pre­cio au­men­tó 12%.

Im­melt emi­tió un co­mu­ni­ca­do el lu­nes pa­sa­do en el que ex­pre­só su con­fian­za en el fu­tu­ro de GE. “Su ba­jo desem­pe­ño en ener­gía se de­be a mu­chos fac­to­res, de los cua­les to­dos los pue­de abor­dar el nue­vo equi­po de li­de­raz­go”, es­cri­bió.

Fir­man la caí­da. El pre­cio de las ac­cio­nes de GE au­men­tó 12% des­pués de que Culp re­em­pla­zo a John Flan­nery co­mo pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.