MÁS Y MÁS FIN­TECH

Las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras han abra­za­do a es­te sec­tor, el cual tie­ne en Mé­xi­co 334 em­pre­sas; 125 de ellas na­cie­ron en 2017 y el nú­me­ro se­gui­rá cre­cien­do.

Milenio - Mercados Milenio - - BAJO LA LUPA - LEO­NAR­DO PE­RAL­TA

La cor­ba­ta fue por mu­chos años la pren­da pa­ra mar­car la for­ma­li­dad del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Sin em­bar­go, en el Cen­tro Cul­tu­ral Ro­ber­to Can­to­ral, una ge­ne­ra­ción de ex­per­tos en tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, em­pren­de­do­res, re­gu­la­do­res y ex­fun­cio­na­rios del sec­tor con­ver­san re­la­ja­da­men­te y le dan los úl­ti­mos to­ques a las pre­sen­ta­cio­nes o pro­yec­tos en los que han tra­ba­ja­do sin ce­sar por me­ses, du­ran­te el even­to es­pe­cia­li­za­do FINNOSUMMIT.

El gru­po de ex­per­tos as­pi­ra a dar­le un im­pul­so re­no­va­do al sec­tor fi­nan­cie­ro me­xi­cano, el cual ge­ne­ra más de 475,000 em­pleos di­rec­tos y es res­pon­sa­ble de más de 5.8% Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) de la eco­no­mía me­xi­ca­na, de acuer­do con las ci­fras del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Geo­gra­fía y Es­ta­dís­ti­ca (INEGI).

A me­dia­dos de la dé­ca­da pa­sa­da, dos in­no­va­cio­nes cam­bia­ron la for­ma de ha­cer ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras y aten­der las ne­ce­si­da­des de los clien­tes ban­ca­rios. En 2007, la em­pre­sa Ap­ple lan­zó el iP­ho­ne, el pri­mer te­lé­fono in­te­li­gen­te mo­derno, y en oc­tu­bre de 2008 se pu­bli­có en in­ter­net un en­sa­yo ti­tu­la­do Bit­coin: A Peer- to- Peer Elec­tro­nic Cash Sys­tem (Bit­coin: Un Sis­te­ma de Di­ne­ro en Efec­ti­vo Elec­tró­ni­co Peer-to-Peer), don­de al­guien ba­jo el seu­dó­ni­mo de Sa­tos­hi Na­ka­mo­to pro­pu­so em­plear una tec­no­lo­gía di­gi­tal lla­ma­da block­chain pa­ra rea­li­zar in­ter­cam­bios de va­lor sin ne­ce­si­dad de una au­to­ri­dad o un en­te fi­nan­cie­ro que ve­ri­fi­que la transac­ción.

Des­de en­ton­ces, cen­te­na­res de em­pren­de­do­res bus­can dis­rum­pir el ne­go­cio fi­nan­cie­ro por me­dio de las Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción, o de la crea­ción de nue­vos sis­te­mas de pa­go, el desa­rro­llo de he­rra­mien­tas que me­jo­ren la ges­tión de los ban­cos o que abran las puer­tas de los pro­duc­tos fi­nan­cie­ros a nue­vos mer­ca­dos.

El es­tu­dio Fin­tech Ra­dar Mé­xi­co, de la or­ga­ni­za­ción Fin­no­vis­ta, se­ña­la que has­ta fi­nes del año pa­sa­do exis­tían en el país 334 em­pre­sas Fin­tech en 14 verticales de ne­go­cio, que in­clu­yen desa­rro­llo de sis­te­mas in­no­va­do­res de pa­go, otor­ga­mien­to de prés­ta­mos, ges­tión fi­nan­cie­ra, tec­no­lo­gía em­pre­sa­rial, ban­ca pa­tri­mo­nial, en­tre otras. El dato más in­tere­san­te en el es­tu­dio es que 37% de es­tos em­pren­di­mien­tos, es de­cir 125, na­cie­ron en 2017.

Fi­nan­cie­ros.bit

A di­fe­ren­cia de lo su­ce­di­do en in­dus­trias co­mo la de los es­tu­dios de gra­ba­ción mu­si­cal, que re­sis­tie­ron la ola de in­no­va­ción has­ta ser de­rri­ba­dos por ella, los ban­cos y ne­go­cios afi­nes han abra­za­do con en­tu­sias­mo a los em­pren­di­mien­tos tecno- fi­nan­cie­ros.

En el es­tu­dio Glo­bal Fin­Tech Re­port 2017, rea­li­za­do por la em­pre­sa de con­sul­to­ría Pri­ceWa­ter­hou­seCoo­pers (PwC), se en­con­tró que en­tre 2012 y 2016, es­tos em­pren­di­mien­tos re­ci­bie­ron re­cur­sos por al­re­de­dor de 40,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) en to­do el mun­do. “Las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras tra­di­cio­na­les es­tán adop­tan­do a la in­dus­tria tecno-fi­nan­cie­ra pa­ra es­ta­ble­cer alian­zas y es­fuer­zos pa­ra en­con­trar efi­cien­cias ope­ra­ti­vas, y así res­pon­der a las de­man­das de los clien­tes en for­mas ca­da vez más in­no­va­do­ras”, se­ña­la el re­por­te.

La in­no­va­ción en los me­dios de pa­go es una de las áreas más pro­me­te­do­ras pa­ra la tec­no­lo­gía fi­nan­cie­ra, en es­pe­cial, en paí­ses co­mo Mé­xi­co, don­de el efec­ti­vo sigue sien­do el me­dio de pa­go más usa­do, ya que so­lo 14% de la po­bla­ción del país re­ci­be sus suel­dos en for­ma de de­pó­si­to ban­ca­rio, de acuer­do con el es­tu­dio Glo­bal Cash In­dex Me­xi­co Edi­tion, pu­bli­ca­do en fe­bre­ro de es­te año.

Un gran ejem­plo de los em­pren­di­mien­tos de es­te sec­tor es Co­nek­ta, una pla­ta­for­ma elec­tró­ni­ca que ofre­ce el ser­vi­cio de pa­gos en lí­nea de un pro­duc­to o ser­vi­cio. Ac­tual­men­te, es­ta he­rra­mien­ta ha­bi­li­ta la pla­ta­for­ma de OXXO Pay pa­ra rea­li­zar pa­gos en más de 18,000 su­cur­sa­les de la ca­de­na de co­mer­cio mi­no­ris­ta, pro­pie­dad del con­glo­me­ra­do de be­bi­das y co­mer­cio al por­me­nor FEMSA.

Co­nek­ta bus­ca re­sol­ver uno de los cue­llos de bo­te­lla en las transac­cio­nes en lí­nea en Mé­xi­co: la fal­ta de con­fian­za. De acuer­do con Cris­ti­na Ran­dall, su co­fun­da­do­ra y di­rec­to­ra ge­ne­ral, “sa­be­mos que has­ta 5% de los usua­rios de

“Es­ta­mos vien­do un gran cre­ci­mien­to en el nú­me­ro de em­pre­sas, lo que po­dría con­ver­tir a Mé­xi­co en el se­gun­do mer­ca­do más im­por­tan­te en La­ti­noa­mé­ri­ca, des­pués de Brasil”. An­drés Fon­tao, so­cio di­rec­tor en Fin­no­vis­ta.

ser­vi­cios de co­mer­cio elec­tró­ni­co tie­nen des­con­fian­za de la con­tra­par­te”.

Por ello, la em­pre­sa fun­da­da en 2013 atra­jo el in­te­rés de FEMSA que, ade­más, fue el pri­mer in­ver­sio­nis­ta de Co­nek­ta y pa­ra quien han tra­ba­ja­do en ex­clu­si­va des­de en­ton­ces. “Ha­bi­li­ta­mos a per­so­nas que no tie­nen ac­ce­so a cuen­tas ban­ca­rias pa­ra que pue­dan ad­qui­rir pro­duc­tos que en otras con­di­cio­nes re­quie­ren de tar­je­tas de cré­di­to o dé­bi­to, al pa­gar di­rec­ta­men­te en cual­quier su­cur­sal de OXXO por bo­le­tos u otros pro­duc­tos”, di­ce Ran­dall.

Los sec­to­res re­la­cio­na­dos con la ban­ca de con­su­mo ocu­pan la ma­yor par­te de los em­pren­di­mien­tos tecno- fi­nan­cie­ros, y de las 344 em­pre­sas re­gis­tra­das por el Glo­bal Fin­Tech

Re­port 2017, la ges­tión de pa­gos y re­me­sas, así co­mo prés­ta­mos y mi­cro­fi­nan­cia­ción co­lec­ti­va ( crowd­fun­ding) son las verticales don­de se con­cen­tran los em­pren­di­mien­tos, pe­ro hay quie­nes bus­can in­no­var en sec­to­res muy tra­di­cio­na­les co­mo el de los se­gu­ros.

De acuer­do con Ja­vier Oroz­co, di­rec­tor ge­ne­ral del em­pren­di­mien­to de se­gu­ros Cra­bi, “la co­mer­cia­li­za­ción de los se­gu­ros de­pen­de de una fuer­za de ven­tas hu­ma­na que pre­fie­re ven­der a clien­tes gran­des, lo que di­fi­cul­ta su co­mer­cia­li­za­ción al pú­bli­co”, men­cio­na.

Em­pre­sas co­mo WeeCom­pany bus­can di­gi­ta­li­zar pro­ce­sos en es­te sec­tor. “Ayu­da­mos a que las em­pre­sas de se­gu­ros di­gi­ta­li­cen pro­ce­sos cla­ve, co­mo la pre­ven­ción de frau­des y el con­trol de cos­tos”, di­ce Je­sús Her­nán­dez, su fun­da­dor.

No to­dos los em­pren­de­do­res Fin­tech son jóvenes recién sa­li­dos de la uni­ver­si­dad. Es el ca­so de Ana­bel Pé­rez, fun­da­do­ra y di­rec­to­ra ge­ne­ral de No­voPay­ment, em­pre­sa que bus­ca me­jo­rar el mo­vi­mien­to de da­tos den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rias. Pa­ra ello, uti­li­za el pa­ra­dig­ma lla­ma­do Open Ban­king, que co­mu­ni­ca a los di­ver­sos sis­te­mas de in­for­ma­ción den­tro de las em­pre­sas fi­nan­cie­ras pa­ra me­jo­rar sus pro­ce­sos de transac­ción, por me­dio de có­di­gos lla­ma­dos In­ter­faz de Pro­gra­ma­ción de Apli­ca­cio­nes ( APIs, por sus si­glas en in­glés).

“De fren­te al pú­bli­co, los ban­cos pa­re­cen te­ner la úl­ti­ma tec­no­lo­gía, pe­ro en sus en­tra­ñas con­vi­ven tec­no­lo­gías y sis­te­mas de in­for­ma­ción dis­tin­tos y po­cas ve­ces in­com­pa­ti­bles en­tre sí”, di­ce Pé­rez, quien se de­can­tó por el em­pren­di­mien­to lue­go de una lar­ga ca­rre­ra en el sec­tor fi­nan­cie­ro en La­ti­noa­mé­ri­ca.

El es­pa­cio pa­ra la in­no­va­ción en el sec­tor per­mi­te in­clu­so la en­tra­da de ju­ga­do­res que pro­vie­nen de áreas dis­tin­tas a las fi­nan­zas, co­mo le su­ce­dió a Kar­maPul­se, em­pre­sa de­di­ca­da al aná­li­sis con­ver­sa­cio­nal en re­des so­cia­les que ha tra­ba­ja­do con ins­ti­tu­cio­nes co­mo Cre­dit Suis­se y Santander.

Xi­me­na Íñi­go, su di­rec­to­ra ge­ne­ral y co­fun­da­do­ra, di­ce que “las re­des so­cia­les se han con­ver­ti­do en una ven­ta­ni­lla de ser­vi­cio al clien­te, lo que ha ayu­da­do a las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras a usar la in­for­ma­ción pa­ra di­se­ñar pro­duc­tos no­ve­do­sos, con ba­se en las ne­ce­si­da­des ex­pre­sa­das”.

Por su par­te, el sec­tor fi­nan­cie­ro ha acep­ta­do que no pue­de desa­rro­llar to­da la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca que ne­ce­si­ta y no du­da en de­jar en ma­nos de otras com­pa­ñías, co­mo la co­lom­bia­na Ve­ri­tran, el di­se­ño y pro­gra­ma­ción de sus apps mó­vi­les, co­mo lo han he­cho Ba­nor­te, Ban­jer­ci­to y Ba­nBa­jío.

La di­rec­to­ra de ven­tas en Mé­xi­co de Ve­ri­tran, Ma­ria­na Fal­cón, di­ce que el mo­de­lo ofre­ce ven­ta­jas pa­ra las em­pre­sas del sec­tor fi­nan­cie­ro. “En lu­gar de te­ner mi­les de pro­gra­ma­do­res en la nó­mi­na, las em­pre­sas se en­car­gan de es­te tra­ba­jo y pro­po­nen so­lu­cio­nes crea­ti­vas que in­cor­po­ren las preo­cu­pa­cio­nes de la ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra y de sus clien­tes”, men­cio­na.

Cre­ci­mien­to di­gi­tal

El pa­sa­do 9 de mar­zo, se pu­bli­có en el Dia­rio Ofi­cial de la Federación ( DOF) la Ley pa­ra Re­gu­lar las Ins­ti­tu­cio­nes de Tec­no­lo­gía Fi­nan­cie­ra, me­jor co­no­ci­da co­mo Ley Fin­tech.

Con es­to se abre un es­pa­cio pa­ra un ma­yor cre­ci­mien­to del sec­tor, di­ce Ber­nar­do Gon­zá­lez, pre­si­den­te de la Co­mi­sión Na­cio­nal Ban­ca­ria y de Va­lo­res ( CNBV). “La ley fue di­se­ña­da pa­ra per­mi­tir la in­no­va­ción, pro­pi­ciar la in­clu­sión fi­nan­cie­ra al tiem­po que ga­ran­ti­za la es­ta­bi­li­dad y per­ma­nen­cia en el tiem­po del sis­te­ma”, di­jo du­ran­te el even­to FINNOSUMMIT.

De mo­men­to, la Ley Fin­tech de­ja en ma­nos del Ban­co de Mé­xi­co (Ban­xi­co) el uso de las crip­to­mo­ne­das y res­trin­ge el re­co­no­ci­mien­to de ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras a dos ca­te­go­rías: ins­ti­tu­cio­nes de fi­nan­cia­mien­to co­lec­ti­vo ( crowd­fun­ding) e ins­ti­tu­cio­nes de fon­dos de pa­go elec­tró­ni­co, aun­que las re­gu­la­cio­nes se­cun­da­rias que apa­re­ce­rán pau­la­ti­na­men­te afi­na­rán los al­can­ces y la ope­ra­ti­vi­dad de la ley.

El ho­ri­zon­te pa­ra el sec­tor Fin­tech en Mé­xi­co es más que po­si­ti­vo, de acuer­do con An­drés Fon­tao, so­cio di­rec­tor en Fin­no­vis­ta, or­ga­ni­za­ción res­pon­sa­ble de FINNOSUMMIT, “es­ta­mos vien­do un gran cre­ci­mien­to en el nú­me­ro de em­pre­sas, lo que po­dría con­ver­tir a Mé­xi­co en el se­gun­do mer­ca­do más im­por­tan­te en La­ti­noa­mé­ri­ca, des­pués de Brasil”, di­ce.

El sec­tor Fin­tech ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se y ha de­ja­do las cor­ba­tas en el cló­set, so­lo pa­ra los fes­te­jos de fin de año.

Abren las puer­tas. Al even­to Fin­no­vis­ta Pitch Day asis­tie­ron más de 150 in­no­va­do­res del sec­tor Fin­tech.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.