Ga­nar a to­da cos­ta

Mi­chael Ovitz habla so­bre su es­tra­te­gia pa­ra cons­truir un im­pe­rio en Holly­wood y con­ver­tir­se en uno de los agen­tes más po­de­ro­sos de la in­dus­tria.

Milenio - Mercados Milenio - - ALMUERZO CON FT - MATT­HEW GARRAHAN

¿Ven­ga­ti­vo? ¿Bro­meas?”. Aca­bo de pre­gun­tar­le a Mi­chael Ovitz so­bre el tra­to que le dio a sus enemi­gos du­ran­te los 20 años que es­tu­vo co­mo su­per­agen­te de Holly­wood. Crea­ti­ve Ar­tists Agency ( CAA), el gru­po de ta­len­to que lo con­quis­tó to­do y del cual es cofundador, tie­ne el ma­yor con­jun­to de clien­tes de ni­vel A. Re­pre­sen­ta a to­do el mun­do, des­de Ste­ven Spiel­berg y Tom Crui­se, has­ta Bar­bra Strei­sand y Madonna.

Tam­bién tie­ne un enor­me po­der: la an­ti­gua fra­se de Tin­sel­town (Holly­wood) “nun­ca vas a vol­ver a al­mor­zar en es­ta ciu­dad”, po­dría ha­ber si­do es­cri­ta por los que se me­tie­ron en su ca­mino. “Era muy ven­ga­ti­vo”, acep­ta. ¿Có­mo lo justifica? “Mi tra­ba­jo era ha­cer que to­dos los tre­nes sa­lie­ran a tiem­po”.

Es­ta­mos en Ha­ma­sa­ku, un ele­gan­te res­tau­ran­te de sus­hi del que es pro­pie­ta­rio, en el la­do oes­te de Los Án­ge­les. Nos reuni­mos pa­ra ha­blar so­bre su li­bro de me­mo­rias que na­rra su via­je des­de su in­fan­cia sub­ur­ba­na sin cul­tu­ra en el cer­cano Va­lle de San Fer­nan­do (“no fui a un mu­seo has­ta que te­nía 17 años”), has­ta la cum­bre de Holly­wood en la era pre­via de #MeToo, y des­pués su de­rro­ca­mien­to en 1997 tras su bre­ve, in­fe­liz y ex­tre­ma­da­men­te lu­cra­ti­vo pa­so co­mo pre­si­den­te de Walt Dis­ney.

En per­so­na, al me­nos, da la im­pre­sión de es­tar más ani­ma­do des­pués de su apo­geo en Holly­wood, cuan­do es­ta­ba en­vuel­to en el mis­te­rio. Sa­lía de las pre­mie­res de pe­lí­cu­las y fies­tas por la puer­ta tra­se­ra, y com­pra­ba los de­re­chos de las fo­to­gra­fías que le to­ma­ban pa­ra evi­tar que se vol­vie­ran a uti­li­zar.

Vi­ve con su pa­re­ja, la co­fun­da­do­ra de Jimmy Choo, Ta­ma­ra Me­llon, y su hi­ja tie­ne su ca­rac­te­rís­ti­co pe­lo re­bel­de y su son­ri­sa con un hue­co en­tre los dien­tes.

En es­tos días, en un gui­ño co­mo ase­sor de em­pre­sas de tec­no­lo­gía, usa una cha­ma­rra y tenis —la ves­ti­men­ta de ri­gor de los gue­rre­ros de Si­li­con Va­lley—, en lu­gar de los tra­jes a la me­di­da que usa­ba en su com­pa­ñía CAA.

En sus 20 años en la agen­cia, lo­gró ar­mar éxi­to tras éxi­to, en­tre ellos Par­que Ju­rá­si­co (Ju­ras­sic Park), Toot­sie, Bue­nos Mu­cha­chos ( Good­fe­llas) y Dan­za con Lo­bos ( Dan­ces with Wol­ves). Habla de la agen­cia co­mo si des­cri­bie­ra una cam­pa­ña mi­li­tar. “Cuan­do es­ta­ba en CAA, te­nía una so­la mi­sión: ga­nar a to­da cos­ta. Fui­mos ul­tra com­pe­ti­ti­vos y es­tá­ba­mos en un ne­go­cio de ser­vi­cios, pe­ro mi hi­pó­te­sis era que no es­tá­ba­mos ven­dien­do un pro­duc­to, sino los sue­ños de la gen­te… si mos­trá­ba­mos un es­la­bón dé­bil, en­ton­ces se­ría­mos vul­ne­ra­bles. La vul­ne­ra­bi­li­dad era un pe­ca­do”, di­ce. El mis­mo Gor­don Gek­ko no pu­do de­cir­lo me­jor.

Lle­gan a nues­tra me­sa dos ta­zo­nes de sas­hi­mi. To­mo un de­li­ca­do tro­zo de atún y pre­gun­to si es­cri­bir el li­bro de me­mo­rias fue ca­tár­ti­co. Acep­ta que fue una opor­tu­ni­dad pa­ra re­pa­sar tan­to los fra­ca­sos co­mo los éxi­tos; re­co­no­ce que tu­vo una gran can­ti­dad de los dos.

Des­cri­be có­mo irrum­pió en Holly­wood a tra­vés del de­par­ta­men­to de co­rreo de la Agen­cia Wi­lliam Mo­rris, una ru­ta que to­ma­ron Barry Di­ller, Da­vid Gef­fen y otros pe­ces gor­dos de Holly­wood. Frus­tra­do de que la em­pre­sa fue­ra de­ma­sia­do pa­si­va, en 1974 sa­lió jun­to con su ami­go Ron Me­yer —aho­ra vi­ce­pre­si­den­te de NBC Uni­ver­sal de Com­cast— y otros tres agen­tes, pa­ra ini­ciar CAA.

Jun­tos cons­tru­ye­ron len­ta­men­te un im­pe­rio, em­pe­za­ron en la te­le­vi­sión y lue­go pa­sa­ron al ci­ne, con el ob­je­ti­vo de re­pre­sen­tar a to­dos los es­cri­to­res, di­rec­to­res y es­tre­llas im­por­tan­tes de la ciu­dad. “No hay con­flic­to, no hay in­te­rés” fue su man­tra. Era un mo­de­lo muy di­fe­ren­te del que ha­bía an­tes. “Los agen­tes tra­di­cio­na­les re­ci­bían ór­de­nes, así que si yo era tu agen­te y al­guien te­nía un tra­ba­jo, me lla­ma­ban y pre­gun­ta­ban por ti, o me de­cían que te­nían una ta­rea y, si es­ta­bas dis­po­ni­ble, te la pre­sen­ta­ba”, di­ce. Las agen­cias eran co­mo “cá­ma­ras de com­pen­sa­ción”.

El Agen­te aña­de que “eso era ar­cai­co. Eres un es­cri­tor, es­tás lleno de ideas… ¿Por qué no to­ma­mos esas ideas y les agre­ga­mos ele­men­tos y lue­go ven­de­mos to­do y per­mi­ti­mos que lo con­tro­les? ¿ Por qué de­be­ría­mos es­pe­rar a con­tes­tar el te­lé­fono?”.

Ovitz di­ce que la ad­mi­nis­tra­ción de CAA de­be­ría ha­ber lle­va­do de ma­ne­ra más agre­si­va la em­pre­sa ha­cia otras áreas, si­guien­do el ejem­plo de En­dea­vor, una agen­cia ri­val que creó Ari Ema­nuel en 1995 y que hi­zo gran­des de­rro­ches en acuer­dos, co­mo la com­pra de Wi­lliam Mo­rris, IMG y Ul­ti­ma­te Figh­ting Cham­pions­hip, en­tre otros ne­go­cios. “Su te­sis es muy si­mi­lar a la de CAA, que es ex­pan­dir­se a nue­vas áreas que pue­dan ser­vir a los clien­tes”.

En 2014, la fir­ma de ca­pi­tal pri­va­do TPG to­mó una par­ti­ci­pa­ción ma­yo­ri­ta­ria en CAA. “Es­ta­ba sen­ta­do en una reunión en San Fran­cis­co y uno de los chi­cos de TPG me di­jo que era el pro­pie­ta­rio de CAA. Fue co­mo me­ter una agu­ja en mi ojo. Que CAA per­mi­tie­ra que al­guien lle­ga­ra y com­pra­ra la ma­yo­ría de sus ne­go­cios va más allá de mi com­pren­sión”.

Le pre­gun­to có­mo ha cam­bia­do Holly­wood en los años que trans­cu­rrie­ron des­de que de­jó CAA. “Es­toy tris­te por­que creo que no­so­tros ex­pe­ri­men­ta­mos la úl­ti­ma gran par­te del ne­go­cio del en­tre­te­ni­mien­to. ¿Có­mo com­pi­tes con es­tas gi­gan­tes fran­qui­cias de pe­lí­cu­las? ¿ Có­mo pue­des es­tre­nar una pe­lí­cu­la co­mo

Cuen­ta Con­mi­go ( Stand by Me) o Gand­hi? ¿Quién es una estrella de ci­ne aho­ra? Ya no hay es­tre­llas”. Tam­po­co hay un agen­te con el po­der que al­gu­na vez tu­vo Ovitz.

Lle­ga la cuen­ta del res­tau­ran­te y lo­gro aga­rrar­la. Des­pués de pa­gar, el hom­bre que di­ri­gió Holly­wood y per­dió ami­gos en el ca­mino co­men­ta: “Si hay al­go que apren­dí, es que tie­nes que per­do­nar y ol­vi­dar. Esas son dos co­sas que nun­ca hi­ce en to­da mi vi­da”.

Si hay al­go que apren­dí, es que tie­nes que per­do­nar y ol­vi­dar. Esas son dos co­sas que nun­ca hi­ce en to­da mi vi­da”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.