Se re­ini­cia

IBM se in­ten­ta re­po­si­cio­nar co­mo lí­der en el fu­tu­ro de la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción y so­bre­vi­vir con el acuer­do de Red Hat.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINION - RI­CHARD WA­TERS

Gin­ni Ro­metty, la ase­dia­da di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de IBM, tu­vo pro­ble­mas pa­ra ju­gar a la de­fen­sa, ya que Big Blue ha li­dia­do con la caí­da de las ven­tas de su tec­no­lo­gía tra­di­cio­nal al tiem­po que in­ten­ta apro­ve­char nue­vas áreas de cre­ci­mien­to, co­mo la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial y la se­gu­ri­dad. No ha fun­cio­na­do: los in­gre­sos de IBM se re­du­je­ron nue­va­men­te en el úl­ti­mo tri­mes­tre, ter­mi­nan­do un bre­ve mo­men­to de des­can­so des­pués de ca­si seis años de con­trac­ción.

Pe­ro Ro­metty aho­ra es­tá lis­ta pa­ra sa­cu­dir­se la cau­te­la que la ca­rac­te­ri­zó du­ran­te ca­si sie­te años al man­do. La no­ti­cia del lu­nes pa­sa­do de que IBM acor­dó pa­gar 34,000 mi­llo­nes de dó­la­res ( mdd) en efec­ti­vo por la com­pa­ñía lí­der de soft­wa­re de có­di­go abier­to, Red Hat, re­pre­sen­ta su ma­yor acuer­do por mu­cho, y un in­ten­to pa­ra re­po­si­cio­nar a la com­pa­ñía co­mo lí­der de la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción, en el fu­tu­ro.

“To­do es­to es pa­ra cre­cer”, di­jo Ro­metty cuan­do anun­ció el acuer­do que con­vier­te a IBM en un com­pe­ti­dor en el mer­ca­do de compu­tación en la nu­be, que do­mi­nan Ama­zon Web Ser­vi­ces y Goo­gle. “Ju­ga­mos pa­ra ser el nú­me­ro uno”.

Los co­men­ta­rios re­so­na­ron en­tre los ana­lis­tas de in­ver­sio­nes, mu­chos de los cua­les ha­bían per­di­do la con­fian­za en sus es­fuer­zos de IBM pa­ra re­ver­tir la caí­da.

To­ni Sac­co­nag­hi, de San­ford C Berns­tein, re­su­mió la reac­ción de los in­ver­sio­nis­tas al de­cir: “fe­li­ci­da­des por su se­gu­ri­dad”.

Si Ro­metty lo­gra re­ini­ciar IBM, se cla­si­fi­ca­rá co­mo uno de los me­jo­res cam­bios de rum­bo de la in­dus­tria de tec­no­lo­gía, jun­to con el res­ca­te de Big Blue que di­se­ñó Lou Gerst­ner ha­ce un cuar­to de si­glo.

En aquel en­ton­ces, mu­chas de las gran­des em­pre­sas y go­bier­nos que eran clien­tes tra­di­cio­na­les de IBM se es­ta­ban ale­jan­do de sus sis­te­mas de ser­vi­do­res, pe­ro ba­ta­lla­ban con la com­ple­ji­dad de una nueva ar­qui­tec­tu­ra in­for­má­ti­ca clien­te/ser­vi­dor que de­fen­dían com­pa­ñías co­mo Mi­cro­soft.

Hoy, con el cam­bio ar­qui­tec­tó­ni­co a la compu­tación en la nu­be, Ro­metty cree que tie­ne una opor­tu­ni­dad si­mi­lar. La tran­si­ción a la nu­be co­men­zó con las com­pa­ñías que tras­la­dan car­gas de tra­ba­jo de la compu­tación in­di­vi­dual a los sis­te­mas cen­tra­li­za­dos ad­mi­nis­tra­dos por Ama­zon y, más tar­de, Mi­cro­soft y Goo­gle. Aho­ra, se en­fren­tan al desafío de in­te­grar es­tos con sus cen­tros de da­tos exis­ten­tes, que re­pre­sen­tan enor­mes cos­tos.

La apues­ta de IBM es que las em­pre­sas van a vin­cu­lar sus re­cur­sos in­for­má­ti­cos ac­tua­les a la nu­be, en una nueva in­fra­es­truc­tu­ra “hí­bri­da”. Las úl­ti­mas ga­nan­cias de Mi­cro­soft son tes­ti­gos de las opor­tu­ni­da­des fi­nan­cie­ras de es­ta es­tra­te­gia: su pla­ta­for­ma en la nu­be, Azu­re, cre­ce más de 70%, pe­ro tam­bién tie­ne fuer­tes ven­tas de

soft­wa­re de ser­vi­do­res tra­di­cio­na­les, ya que las dos par­tes del ne­go­cio cre­cen en pa­ra­le­lo.

Una se­gun­da fuer­za que Ro­metty es­pe­ra apro­ve­char es la per­sis­ten­te preo­cu­pa­ción en­tre los gran­des clien­tes que se vol­ve­rán de­pen­dien­tes de una so­la com­pa­ñía de tec­no­lo­gía, en una de­pen­den­cia tec­no­ló­gi­ca co­no­ci­da co­mo “lock- in”.

“Es­ta ba­ta­lla en la nu­be va a ser abier­ta con­tra la pa­ten­ta­da”, di­ce, e IBM es el cam­peón de una pla­ta­for­ma de tec­no­lo­gía de có­di­go abier­to que ofre­ce la úni­ca al­ter­na­ti­va real a una de las “su­per­nu­bes” emer­gen­tes.

El ar­gu­men­to re­so­nó con Wall Street. A pe­sar de pa­gar una enor­me pri­ma, IBM so­lo per­dió al­re­de­dor de 2% de su va­lor el lu­nes pa­sa­do, mien­tras que el va­lor de mer­ca­do de Red Hat subió en apro­xi­ma­da­men­te 10,000 mdd.

Pe­ro lo­grar que el tra­to fun­cio­ne se­rá un desafío. IBM tie­ne un his­to­rial de acuer­dos y de ba­ra­jar su car­te­ra de tec­no­lo­gías pa­ra se­guir el cam­bio de rit­mo de la tec­no­lo­gía. Su ma­yor acuer­do a la fe­cha fue la com­pra por 5,000 mdd de la em­pre­sa de in­te­li­gen­cia em­pre­sa­rial Cog­nos ha­ce más de una dé­ca­da. Con Red Hat, va por al­go com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te: re­in­ge­nie­ría de su es­tra­te­gia prin­ci­pal de tec­no­lo­gía, en un es­fuer­zo por pre­sen­tar una ca­ra nueva y más re­le­van­te pa­ra sus clien­tes.

Phil Daw­son, ana­lis­ta de la fir­ma de in­ves­ti­ga­ción de Gart­ner, com­pa­ró la ta­rea con dar la vuel­ta a dos su­per­tan­ques. Si IBM ve ha­cia atrás al tra­tar de de­fen­der su an­ti­gua ba­se de tec­no­lo­gía, Red Hat tam­bién tra­ta de re­po­si­cio­nar­se pa­ra la nu­be, men­cio­na.

Jun­tos, IBM y Red Hat de­ben de­mos­trar que pue­den am­pliar su ba­se tec­no­ló­gi­ca com­bi­na­da con la nu­be. Red Hat ga­nó re­co­no­ci­mien­to por un nue­vo con­jun­to de tec­no­lo­gías de las que de­pen­de­rá el ar­gu­men­to de ven­tas de la “nu­be hí­bri­da”, aun­que los in­gre­sos aún son mí­ni­mos.

Daw­son ad­vier­te que exis­ten gran­des ries­gos a la reac­ción de la in­dus­tria. Ro­metty es cons­cien­te del pe­li­gro, pe­ro in­sis­te: “Va­mos a pre­ser­var to­tal­men­te es­ta Sui­za,” ha­cien­do re­fe­ren­cia a la independencia his­tó­ri­ca de Red Hat de los gi­gan­tes de tec­no­lo­gía.

Nue­vos ho­ri­zon­tes. IBM com­pe­ti­rá en el mer­ca­do de compu­tación en la nu­be, que do­mi­nan Ama­zon Web Ser­vi­ces y Goo­gle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.