Los ni­ños de Calcuta

Milenio Monterrey - La Aficion Monterrey - - OPINIÓN - • Jo­sé Ra­món Fer­nán­dez Gutiérrez de Que­ve­do jo­sefgq@gmail.com

El ci­clo de vi­da de la se­lec­ción na­cio­nal que ju­ga­rá el Mun­dial del 2026 en Mé­xi­co, Es­ta­dos Unidos y Ca­na­dá, ini­ció ayer en Calcuta. Con em­pa­te a un gol con­tra Irak, los in­fan­ti­les Sub 17 arran­ca­ron un lar­go via­je ha­cia el in­te­rior del fut­bol me­xi­cano en el que de­be­rán es­qui­var to­do ti­po de ame­na­zas: pro­mo­to­res ra­pa­ces, en­tre­na­do­res co­bar­des, re­gla­men­tos irre­gu­la­res, directivos mio­pes y pa­dres de fa­mi­lia vo­ra­ces; los ri­va­les más pe­li­gro­sos de es­tos ni­ños es­ta­rán fue­ra del cam­po. Con mu­cha suer­te, tres de ellos lle­ga­rán a la se­lec­ción ma­yor; y con gran ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia, uno de esos tres fut­bo­lis­tas lo­gra­rá ju­gar el Mun­dial en 2026. El fu­tu­ro del fut­bol me­xi­cano de­pen­de de sus Clu­bes, por­que a una se­lec­ción los ju­ga­do­res de­ben lle­gar for­ma­dos y en ella, tie­ne que des­can­sar su sa­bi­du­ría. La res­pon­sa­bi­li­dad de los Clu­bes es má­xi­ma. To­das las se­lec­cio­nes que mar­ca­ron una épo­ca tu­vie­ron un Club de re­fe­ren­cia, cuan­do mu­cho dos. La Na­ran­ja Me­cá­ni­ca se for­mó con las pie­dras del Ajax, y la se­lec­ción es­pa­ño­la con las del Ba­rça. Am­bos cua­dros vi­ven de lo que pro­du­cen, vi­ven de la tie­rra. Las bon­da­des del cre­ci­mien­to or­gá­ni­co en un equi­po de fútbol son mu­chas, los fut­bo­lis­tas se co­no­cen des­de ni­ños y al lle­gar la ma­du­rez, cuan­do los Mun­dia­les exi­gen com­por­tar­se co­mo adul­tos, lle­van to­da una vi­da ju­gan­do jun­tos. Las ca­ma­das, quin­tas o ge­ne­ra­cio­nes de fut­bo­lis­tas, for­man el es­ti­lo de cual­quier país. Pe­ro ese concepto sa­gra­do y fa­mi­liar que ha­bi­ta en las can­te­ras, es­tá des­apa­re­cien­do en Mé­xi­co. A pe­sar del éxi­to de las se­lec­cio­nes in­fan­ti­les, no ol­vi­de­mos que los mundialistas Sub 17 son me­nos­pre­cia­dos por equi­pos y téc­ni­cos al re­gre­sar a ca­sa. Los ni­ños que na­cie­ron en Calcuta, ciu­dad de la ale­gría, qui­zá pue­dan cam­biar las co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.