Los mi­se­ra­bles

Milenio Monterrey - La Aficion Monterrey - - OPINÍON - • Jo­sé Ra­món Fer­nán­dez Gu­tié­rrez de Que­ve­do jo­sefgq@gmail.com

La úni­ca se­lec­ción que de­be dar un pa­so atrás pa­ra po­der dar dos al fren­te es la ita­lia­na: no im­por­ta cuál sea su fu­tu­ro en los pró­xi­mos me­ses, su evo­lu­ción pa­ra los si­guien­tes años de­pen­de­rá de su pa­sa­do. Co­mo nin­gún equi­po, Ita­lia pue­de de­fen­der an­te el pú­bli­co su de­re­cho a no ju­gar. El fut­bol mo­derno con sus ale­go­rías al to­que, ata­que, rit­mos, po­se­sio­nes, tran­si­cio­nes y ro­ta­cio­nes; es dis­cri­mi­na­to­rio con aque­llos que no per­si­guen otra co­sa que el mi­se­ra­ble re­sul­ta­do co­mo ob­je­ti­vo del jue­go. To­das esas ten­den­cias que en­con­tra­ron jus­ti­fi­can­te en los gran­des triun­fos del Ba­rça, sir­vie­ron co­mo evan­ge­lio pa­ra in­qui­rir cual­quier es­ti­lo, co­rrien­te o es­cue­la, que no se ape­ga­ra a las nue­vas nor­mas de con­duc­ta. Es así co­mo el vie­jo cal­cio ita­liano, pa­ri­do en las gru­tas del ca­te­nac­cio, fue acu­sa­do de he­re­jía. Ha­ce unos días en una ori­lla de la re­pes­ca, Gior­gio Chie­lli­ni, pri­mo le­jano de Nes­ta y Can­na­va­ro; so­brino nie­to de Fac­chet­ti; y des­cen­dien­te de Gen­ti­le, Sci­rea y Ca­bri­ni; di­jo que el “Guar­dio­lis­mo” arrui­nó to­da una ge­ne­ra­ción de de­fen­so­res ita­lia­nos. La de­cla­ra­ción de Chie­lli­ni, acos­tum­bra­do a me­ter la ca­be­za don­de so­lo lle­gan los pies, es ra­zo­na­ble. La des­na­tu­ra­li­za­ción del cal­cio, un fut­bol cua­ja­do en ba­rro, pro­vo­có la pér­di­da de vo­ca­ción en los jó­ve­nes za­gue­ros ita­lia­nos: hoy es­tá mal vis­to pa­re­cer­se a Chie­lli­ni, de­fen­sor de las tra­di­cio­nes de sus an­te­pa­sa­dos. Lo bo­ni­to es el jo­go, la mo­da y su acom­pa­ña­mien­to, que evi­ta la exis­ten­cia de mi­se­ra­bles co­mo Chie­lli­ni, ol­vi­da­dos por Ita­lia en una fo­sa co­mún jun­to a cua­tro tí­tu­los mun­dia­les. El fut­bol en bús­que­da de au­ten­ti­ci­dad, de­be re­cu­rrir a los ita­lia­nos -his­tó­ri­co an­tí­do­to- pa­ra in­hi­bir esa pre­sun­tuo­sa as­pi­ra­ción que tie­nen to­dos los equi­pos por pa­re­cer­se al Ba­rça.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.