El cul­pa­ble no es Cai­xin­ha

Milenio Monterrey - La Aficion Monterrey - - OPINION -

En­tien­do que Pe­dro Cai­xin­ha asu­ma la res­pon­sa­bi­li­dad del na­da es­pe­ran­za­dor arran­que del Cruz Azul es­te tor­neo. Sien­te que ese es su de­ber. Y es que es­te equi­po acu­mu­la so­lo 6 de los 18 pun­tos que se han dispu­tado en la Li­ga y en la Co­pa, a fal­ta de un par­ti­do de la fa­se de gru­pos, está más muer­to que vi­vo.

Pe­ro que el por­tu­gués di­ga que él es el cul­pa­ble no sir­ve en ab­so­lu­to pa­ra en­ten­der qué es lo que le pa­sa a su plan­tel, en fran­ca de­pre­sión y caí­da.

La reali­dad es que al Cruz Azul le ha­ce fal­ta lo más im­por­tan­te en es­te de­por­te: bue­nos fut­bo­lis­tas. O pa­ra no he­rir tan­to la sus­cep­ti­bi­li­dad de na­die: me­jo­res fut­bo­lis­tas que los que tie­nen los equi­pos ad­ver­sa­rios.

El plan­tel de La Má­qui­na es fran­ca­men­te me­dio­cre. So­bre to­do en lo que tie­ne que ver con quie­nes tie­nen la mi­sión de ela­bo­rar el jue­go ofen­si­vo y, es­pe­cí­fi­ca­men­te, el me­ter los goles que son los úni­cos que per­mi­ten su­mar pun­tos y ga­nar cam­peo­na­tos.

El ecua­to­riano Án­gel Me­na lle­va al me­nos ocho me­ses en pé­si­ma for­ma. Es­te zur­do so­lo fun­cio­nó el pri­mer cam­peo­na­to de los tres que lle­va en el equi­po. Hoy ya ni si­quie­ra es ti­tu­lar. El es­pa­ñol Éd­gar Méndez se dio el lu­jo de es­cu­pir a un ri­val en el úl­ti­mo par­ti­do de la cam­pa­ña pa­sa­da y le die­ron seis par­ti­dos de sus­pen­sión. Has­ta me­dia­dos de es­ta semana va a re­apa­re­cer.

Pe­ro ni el uru­gua­yo Mar­tín Cau­te­ruc­cio, ni los chi­le­nos Fe­li­pe Mo­ra y Mar­tín Ro­drí­guez o el mexicano Car­los Fie­rro, son na­da ex­tra­or­di­na­rio. No des­equi­li­bran, no pe­san, no me­ten mie­do al ri­val. No trans­mi­ten sen­sa­ción de pe­li­gro.

Dos hom­bres más, am­bos lle­ga­dos ape­nas co­mo re­fuer­zos, el ar­gen­tino Wal­ter Mon­to­ya y el mexicano Car­los Gu­llit Pe­ña, son unos ver­da­de­ros fan­tas­mas.

Cruz Azul ne­ce­si­ta ju­ga­do­res de ca­li­dad pro­ba­da y re­co­no­ci­da, no ele­men­tos in­fla­dos por sus pro­mo­to­res y por me­dios po­co ri­gu­ro­sos que los han en­sal­za­do dán­do­les un rol de fi­gu­ras que les que­da gran­dí­si­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.