El ri­co que que­ría ser vie­jo

Milenio Monterrey - La Aficion Monterrey - - OPINION - • Jo­sé Ra­món Fer­nán­dez Gu­tié­rrez de Que­ve­do jo­sefgq@gmail.com

Cuan­do Ro­man Abra­mo­vich com­pra el Chel­sea en 2003, na­die dis­tin­guía si el oli­gar­ca ru­so es­ta­ba ad­qui­rien­do un pa­sa­por­te bri­tá­ni­co pa­ra sus ne­go­cios en el res­to de Eu­ro­pa; o si el en­deu­da­do Club ven­día su pri­vi­le­gia­da po­si­ción so­cial en­tre las fa­mi­lias del cen­tro de Lon­dres a un hom­bre cria­do en la ri­be­ra del Vol­ga. Tiempo des­pués com­pro­ba­mos que Abra­mo­vich ofre­cía un pe­di­grí al olvidado Chel­sea, con­vir­tién­do­lo en el nue­vo ri­co del fut­bol mun­dial. Du­ran­te años, el Chel­sea de­rro­chó mi­llo­nes, re­tor­ció el mer­ca­do y mo­di­fi­có los va­lo­res de la Pre­mier cau­san­do un efec­to do­mi­nó en to­das las li­gas pro­fe­sio­na­les de fut­bol. El al­ha­je­ro de Stam­ford Brid­ge bus­có por to­dos los me­dios ha­cer de su equi­po una ins­ti­tu­ción vie­ja, ho­no­ra­ble y gran­de; pe­ro los clu­bes de abo­len­go eu­ro­peo co­mo Real Ma­drid, Mi­lán, Uni­ted, Ba­yern, Ju­ve, Ajax y Ba­rça; lo veían co­mo un co­rrien­te mag­na­te que pu­ja­ba por his­to­ria en Ch­ris­tie’s. Has­ta que en 2012, tras mu­chas ex­cen­tri­ci­da­des, al Chel­sea le lle­gó la nor­ma­li­dad. Ro­ber­to Di Mat­teo, en­tre­na­dor na­ci­do de un in­te­ri­na­to y que ha­bía te­ni­do una dis­cre­ta ca­rre­ra co­mo ju­ga­dor, lo con­vier­te en Cam­peón de Eu­ro­pa por pri­me­ra vez en su his­to­ria: fue co­mo de­jar al po­de­ro­so Chel­sea en ma­nos del con­ser­je. Abra­mo­vich, que ha­bía de­rro­cha­do 1500 mi­llo­nes de li­bras en al­can­zar la eu­ro­pei­za­ción, en­cuen­tra el res­pe­to mun­dial con el equi­po más ba­ra­to de to­dos. Tem­po­ra­das más tar­de son los ca­pi­ta­les árabes quie­nes ha­cen ver pe­que­ño el pro­yec­to de Abra­mo­vich re­en­car­nan­do en el PSG. Con un equi­po fun­da­do en los se­ten­tas, sin abue­los, ni he­re­de­ros, y que to­ma el nom­bre de Pa­rís co­mo re­cla­mo uni­ver­sal, los qa­ta­ríes del 2022 ini­cian es­ta semana an­te Real Ma­drid el desafío pa­ra el que com­pra­ron al PSG: ga­nar­se el res­pe­to de oc­ci­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.