Luis En­ri­que San­tan­der

Milenio Monterrey - La Aficion Monterrey - - FUTBOL NACIONAL - gui­ller­mo.gon­za­lez@mul­ti­me­dios.com • twit­ter@Wi­llieMty Wi­llie Gon­zá­lez

Qui­sie­ra ser lo más ob­je­ti­vo po­si­ble, tan ob­je­ti­vo co­mo siem­pre he si­do, no soy ca­paz de juz­gar a al­guien sin co­no­cer­lo, no me gus­ta ha­cer cri­te­rios su­per­fi­cia­les co­mo la ma­yo­ría de los pe­rio­dis­tas ca­pi­ta­li­nos, no me agra­da esa ma­ne­ra de ex­pre­sar­se de un ser hu­mano, no soy así.

Pe­ro en el ca­so de Luis En­ri­que San­tan­der voy a te­ner que ha­cer una ex­cep­ción. Yo creo fir­me­men­te que es­te ár­bi­tro es an­ti-re­gio­mon­tano, creo que es­te hom­bre tie­ne al­go en con­tra de Ti­gres y Ra­ya­dos. Ya que no es ca­sua­li­dad que ca­da vez que nos pita, nos ma­ta.

Yo pen­sé que lo del pe­nal de Sosa en la fi­nal con­tra Chi­vas fue un error in­vo­lun­ta­rio, aun­que he vis­to la ju­ga­da mi­les de ve­ces y ca­da que lo veo me doy cuen­ta que era im­po­si­ble no mar­car ese pe­nal, creo que lo vio y no lo qui­so mar­car.

He que­ri­do pen­sar que bá­si­ca­men­te el es­ta­dio, las Chi­vas, el en­torno, la his­to­ria del Re­ba­ño, fue­ron los cau­san­tes pa­ra no mar­car ese pe­nal. Ese pe­nal nos da­ba el alar­gue y se­gu­ra­men­te Ti­gres hu­bie­ra sa­li­do cam­peón.

Pe­ro no fue así. San­tan­der nos ro­bó im­pu­ne­men­te. Un pe­nal enor­me, cla­rí­si­mo, im­po­si­ble de no mar­car.

En fin, el tra­go amar­go fue muy du­ro y Chi­vas sa­lió cam­peón con ayu­da de San­tan­der.

El do­min­go en la can­cha del To­lu­ca nos la vol­vió a apli­car, sa­cán­do­le a Avi­lés Hur­ta­do una ama­ri­lla inexis­ten­te. El ecua­to­riano dis­pu­tó una pe­lo­ta por ai­re con su ca­be­za y no ten­go la me­nor idea que in­ter­pre­tó San­tan­der.

Lo que si fue que Avi­lés sa­lió ex­pul­sa­do in­jus­ta­men­te. De nue­va cuen­ta San­tan­der cas­ti­ga al fut­bol re­gio­mon­tano. En mi apre­cia­ción los ár­bi­tros de­be­rían ser más con­se­cuen­tes con los ju­ga­do­res re­gios ya que las di­rec­ti­vas de Ti­gres y Ra­ya­dos son las me­jo­res de es­te país.

Son co­mo el Bar­ce­lo­na y el Ma­drid. Son los que po­nen más di­ne­ro en la me­sa. Son los que más in­vier­ten y por con­se­cuen­cia, de­ben ser pro­te­gi­dos ya que cuen­tan con los ju­ga­do­res más ta­len­to­sos.

Avi­lés ja­más ha­bía si­do ex­pul­sa­do an­tes en su ca­rre­ra, tu­vo que ve­nir San­tan­der, el an­ti- re­gio­mon­tano que, de ma­la le­che, vol­vió a echar a per­der el jue­go en con­tra nues­tra.

Abra­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.