El Tío, un ejem­plo de de­mo­li­ción his­tó­ri­ca en el cen­tro de la ciu­dad

El his­to­ria­dor Héc­tor Jai­me Tre­vi­ño cri­ti­có el po­co res­pe­to al pa­tri­mo­nio que guar­dan las cons­truc­to­ras en la lo­ca­li­dad

Milenio Monterrey - - Fin De Semana - Gus­ta­vo Mendoza Le­mus/ Mon­te­rrey

Una vez apa­ga­do el horno de pie­dra, no ha­bía mu­cha ra­zón pa­ra que el res­tau­ran­te El Tío si­guie­ra en pie.

Por ello, des­de ha­ce al­gu­nos días, ma­qui­na­ria pe­sa­da em­pe­zó la de­mo­li­ción del ne­go­cio, que des­de 1931 ser­vía uno de los me­jo­res ca­bri­tos al horno de le­ña de la ciu­dad.

Ubi­ca­do en el pre­dio que al­gu­na vez se co­no­ció co­mo Quin­ta Cal­de­rón, so­bre la ave­ni­da Hi­dal­go fren­te a la ca­lle Mé­xi­co, el res­tau­ran­te da­rá pa­so a la cons­truc­ción de un desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio.

Es­ta si­tua­ción es una prue­ba del po­co res­pe­to al pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co que guar­dan las cons­truc­to­ras en la lo­ca­li­dad, cri­ti­có Héc­tor Jai­me Tre­vi­ño Vi­lla­rreal, his­to­ria­dor y di­rec­tor del Ar­chi­vo Ge­ne­ral del Es­ta­do.

“Se tra­ta de una zo­na his­tó­ri­ca, si bien en mi opi­nión el edi­fi­cio no era re­le­van­te la im­por­tan­cia es­tá en la año­ran­za de la gen­te en el res­tau­ran­te”, opi­na el his­to­ria­dor.

En los pri­me­ros años del si­glo XX, la Quin­ta Cal­de­rón ya con­ta­ba con ter­tu­lias cul­tu­ra­les y gran­des re­cep­cio­nes, has­ta don­de acu­dían per­so­na­jes de la po­lí­ti­ca lo­cal y na­cio­nal, to­re­ros, in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas.

De su me­nú des­ta­ca­ba el uso del horno de pie­dra, cu­ya lum­bre se ali­men­ta­ba del mez­qui­te, lo que da­ba un sa­zón di­fe­ren­te a los pla­ti­llos ofre­ci­dos.

Ac­ción so­cial

La de­mo­li­ción de El Tío no es la pri­me­ra, pues en los úl­ti­mos años han sur­gi­do ca­sos si­mi­la­res. No ha­ce mu­cho se re­gis­tró el de­rrum­be del icó­ni­co res­tau­ran­te Lui­sia­na, fren­te a la Pla­za Hi­dal­go, ape­nas en 2012 pa­ra con­ver­tir­lo en un es­ta­cio­na­mien­to. De­mo­li­cio­nes de ca­so­nas o in­mue­bles del si­glo XX se es­tán re­gis­tran­do en zo­nas co­mo El Obis­pa­do, La Pu­rí­si­ma, el Cen­tro His­tó­ri­co y el Ba­rrio An­ti­guo. “Hay una in­de­fen­sión por­que las le­yes de pro­tec­ción al pa­tri­mo­nio son muy di­fu­sas”, re­fie­re Tre­vi­ño Vi­lla­rreal. Co­mo ejem­plo, la de­le­ga­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria (INAH) Nue­vo León so­lo pue­de so­li­ci­tar pro­tec­ción a ca­so­nas o in­mue­bles cons­trui­dos an­tes de 1900. Pa­ra los años pos­te­rio­res, co­rres­pon­de­ría a Be­llas Ar­tes su cus­to­dia.

Tre­vi­ño men­cio­na que el pri­mer cua­dro de Mon­te­rrey cuen­ta con más de mil cons­truc­cio­nes re­le­van­tes, aun­que la cus­to­dia de la ma­yo­ría co­rres­pon­de a Be­llas Ar­tes.

El rit­mo de la ciu­dad ac­tual tam­po­co ayu­da mu­cho, pues la ne­ce­si­dad de con­tar con am­plias ave­ni­das o es­pa­cios pa­ra es­ta­cio­nar los vehícu­los aten­ta con­tra las cons­truc­cio­nes an­ti­guas.

An­te es­ta si­tua­ción, el his­to­ria­dor con­mi­na a his­to­ria­do­res y ar­qui­tec­tos a en­con­trar pun­tos de acuer­do, don­de se pro­te­ja el pa­tri­mo­nio y se pue­dan con­cre­tar pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios. “Lo que se pue­da ha­cer aho­ra pa­ra pro­te­ger lo que nos que­da es im­por­tan­te, el pro­ble­ma son las le­yes la­xas que te­ne­mos”, apun­tó el his­to­ria­dor.

LEO­NEL RO­CHA

Exis­ten cien­tos de his­to­rias pa­ra re­cor­dar en­tre los re­gio­mon­ta­nos que al­gu­na vez acu­die­ron.

LEO­NEL RO­CHA Los ras­tros del ne­go­cio que ser­vía uno de los me­jo­res ca­bri­tos al horno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.