MAR­GA­RI­TA MO­RA­LES

Desa­rro­lla su tra­ba­jo en­tre Mé­xi­co y Ale­ma­nia, su pa­tria es­tá en su te­la y sus pin­ce­les

Milenio Monterrey - - Portada - MAR­GA­RI­TA MO­RA­LES

PIN­TAR Y SEN­TIR

Cuan­do ten­go una te­la solo pin­to lo que sien­to, creo que todo lo trae­mos en el sub­cons­cien­te, las ex­pe­rien­cias, lo que ve­mos, y eso tra­to de pin­tar, tra­to de re­cor­dar las ex­pe­rien­cias bue­nas que he te­ni­do en la vi­da, y eso es lo que plas­mo, sin pen­sar se va desa­rro­llan­do. Cuan­do es­toy pin­tan­do po­dría de­cir: “Voy a pin­tar una na­tu­ra­le­za”, pe­ro en el pro­ce­so los co­lo­res y to­das las sen­sa­cio­nes van sa­lien­do, lle­ga un mo­men­to en que no pien­so na­da. Al pin­tar sim­ple­men­te me de­jo lle­var, no pien­so na­da, no pue­do, no es­cu­cho ni mú­si­ca. No sé có­mo hay una co­ne­xión en­tre tu otro yo, tu sub­cons­cien­te y los co­lo­res, y lo que va sa­lien­do en el trans­cur­so.

CON­TI­NUI­DAD

Cuan­do ten­go una ex­po­si­ción y ha­go la se­rie pa­ra esa ex­po­si­ción, to­das sa­len co­mo del es­ti­lo, y des­pués pue­do re­to­mar otras se­ries que he he­cho an­te­rior­men­te, co­mo es abs­trac­to no va a sa­lir igual, pe­ro más o me­nos ma­ne­jo el ti­po de téc­ni­ca, por ejem­plo, si la se­rie me pi­de es­pá­tu­la vuel­vo a ha­cer con es­pá­tu­la, y más o me­nos la di­rec­ción la pue­do orien­tar un po­co a las se­ries que hi­ce an­te­rior­men­te, pe­ro eso ha­cién­do­lo pen­sa­do, que­rien­do, por ejem­plo, com­ple­tar al­gu­na se­rie que que­dó in­com­ple­ta, y tra­to de com­ple­tar con los cua­dros.

CO­LOR Y PSIQUE

Ten­go una his­to­ria bas­tan­te, no sé si ex­tra­ña pe­ro yo no lo per­ci­bí. Es­tu­ve pin­tan­do en Ale­ma­nia un tríp­ti­co, mi ma­má ha­bía fa­lle­ci­do, creo que un mes an­tes o dos, te­nía que en­tre­gar una se­rie e hi­ce el tríp­ti­co y lo ter­mi­né. Lue­go lle­ga mi pa­re­ja y me di­ce: “Wow, tu ma­má”, y di­je: “Bueno, ¿por qué di­rá que es mi ma­má?”, pen­sé que era por los co­lo­res que se iban ele­van­do al cie­lo, y des­pués ya tu­ve la fo­to­gra­fía del cua­dro y era una per­so­na que ya­cía so­bre un le­cho co­mo de flores ele­ván­do­se. Pa­ra mí fue bas­tan­te sor­pren­den­te cuan­do vi, por­que ese cua­dro lo to­ma­ron co­mo re­fe­ren­cia pa­ra la in­vi­ta­ción.

SUB­CONS­CIEN­TE

Lo que pa­sa es que creo que todos los co­no­ci­mien­tos que has ad­qui­ri­do en los cen­tros de es­tu­dio se que­dan en el sub­cons­cien­te, y ma­ne­jar el equi­li­brio, ba­lan­ce de co­lo­res, todo eso al fi nal solo es co­sa de téc­ni­ca, de ver que esta ra­ya se ve muy mar­ca­da, pues la ba­jas y eso, pe­ro eso ya es el fi nal, los de­ta­lles, pe­ro el pro­ce­so en sí es con el sub­cons­cien­te, no lo ha­ces pen­san­do, no pue­do pen­sar an­tes “voy a pin­tar a mi ma­má”, pues no. Sim­ple­men­te lo que se va­le es có­mo me es­toy sin­tien­do en ese mo­men­to.

EL AMOR PO­LI­FA­CÉ­TI­CO

El amor es ex­ten­so, el amor es pro­fun­do, es su­per­fi­cial, aho­ri­ta hay mu­cho amor por el po­der, la­men­ta­ble­men­te. El amor que que­ría re­fle­jar fue el má­xi­mo, que es el amor pu­ro, en esta pin­tu­ra pu­se varias to­na­li­da­des re­fi rién­do­me a otros amo­res, el do­ra­do re­fi­rién­do­me al amor su­per­fi­cial, los obs­cu­ros pa­ra el amor pro­fun­do, el amor tras­cen­den­tal. Son las ex­pe­rien­cias que vas te­nien­do en el trans­cur­so del amor, pues hay mu­chas co­sas que su­ce­den, hay co­sas tan­to ne­ga­ti­vas co­mo po­si­ti­vas, a ve­ces su­fres. Alar­gan­do el te­ma lo lle­va­ría ha­cia el amor ale­gre, al amor fe­liz, pe­ro lo desa­rro­lla­ría con los co­lo­res, y pa­ra el amor tor­men­to­so, el amor tris­te, el amor frus­tra­do, usa­ría co­lo­res más obs­cu­ros aun­que creo que de to­das ma­ne­ras me sal­dría ale­gre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.