“Es­ta­do no nos ayu­da en ca­sos de des­apa­re­ci­dos”

La her­ma­na Con­sue­lo Mo­ra­les, re­pre­sen­tan­te de la aso­cia­ción, di­jo que des­pués de 10 años de tra­ba­jo “to­do se ca­yó” cuan­do Ro­ber­to Flo­res lle­gó a la Pro­cu­ra­du­ría de Jus­ti­cia

Milenio Monterrey - - Al Frente - Cé­sar Cu­be­ro/ La re­pre­sen­tan­te del co­lec­ti­vo di­jo que tie­ne re­por­te de mil 397 per­so­nas no lo­ca­li­za­das en la en­ti­dad.

En el mar­co del Día In­ter­na­cio­nal de las Víc­ti­mas de Des­apa­ri­ción For­za­da (30 de agos­to), la her­ma­na Con­sue­lo Mo­ra­les Eli­zon­do, de Ciu­da­da­nos en Apo­yo a los De­re­chos Hu­ma­nos AC (Cad­hac), ur­gió a to­das las au­to­ri­da­des a “po­ner­se las pi­las”, so­bre to­do, a aque­llas que tie­nen la obli­ga­ción de pro­cu­rar el bien su­pe­rior del ni­ño “a co­mo dé lu­gar”.

Por ello, lan­zó un lla­ma­do a la Pro­cu­ra­du­ría de Jus­ti­cia, a la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción, a la de Sa­lud, al DIF, al Ins­ti­tu­to del Fon­do Na­cio­nal de la Vi­vien­da pa­ra los Tra­ba­ja­do­res (In­fo­na­vit), a abrir­se y en­ten­der lo des­ga­rra­dor que es pa­ra las fa­mi­lias su si­tua­ción, por un la­do, bus­can­do a su ser ama­do, y por otro, su­frien­do el em­ba­te de la in­di­fe­ren­cia, el can­san­cio, la po­bre­za y la fal­ta de res­pues­tas nue­vas.

Ca­be re­cor­dar que Cad­hac em­pe­zó a re­ci­bir ca­sos de per­so­nas des­apa­re­ci­das en el 2009, aun­que, sus de­sa­pa­ri­cio­nes se die­ron des­de el 2007, y, en en­tre­vis­ta pa­ra MILENIOMon­te­rrey, la her­ma­na Con­sue­lo ha­bla so­bre es­ta dé­ca­da, en la cual, ex­pli­có, se pa­só de la de­so­la­ción, a un mo­men­to lu­mi­no­so, y lue­go, con Ro­ber­to Flo­res al fren­te de la Pro­cu­ra­du­ría de Jus­ti­cia del Es­ta­do de Nue­vo León, “to­do se ca­yó”. “Có­mo se vi­vía en 2007 es­ta si­tua­ción, bueno, ha­bía una deso- la­ción, un pa­vor en la so­cie­dad en ge­ne­ral, ha­bía mu­cha de­so­la­ción por­que las fa­mi­lias iban y to­ca­ban la puer­ta de po­li­cías mu­ni­ci­pa­les, es­ta­ta­les, sol­da­dos, ma­ri­nos, y no ha­bía res­pues­ta, ha­bía una gran in­di­fe­ren­cia”, re­cor­dó.

Si­tua­ción que tu­vo su cam­bio a me­dia­dos del 2011 con el pa­so de Ja­vier Si­ci­lia por la en­ti­dad, di­jo. “Pe­ro en es­tos diez años tu­vi­mos un mo­men­to muy lu­mi­no­so, aun­que sea muy pe­que­ño, cuan­do la so­cie­dad ci­vil or­ga­ni­za­da que vino de México, con Ja­vier Si­ci­lia bus­can­do a su hi­jo, lle­gan a Nue­vo León y al ver que no en­con­trá­ba­mos res­pues­ta de la Pro­cu­ra­du­ría ellos lla­man a la puer­ta y nos re­ci­ben una me­dia­no­che de ju­nio de 2011. “A par­tir de ahí se ini­ció un pro­ce­so, que du­ró has­ta el 2015, en el cual se lo­gró avan­zar en ma­ne­ras de in­ves­ti­ga­ción, se en­con­tra­ron a per­so­nas a tra­vés del ADN, por­que se in­vir­tió di­ne­ro en ser­vi­cios pe­ri­cia­les, se tra­ba­jó en un pro­to­co­lo de bús­que­da in­me­dia­ta”, des­ta­có.

Sin em­bar­go, esa es­pe­ran­za du­ró has­ta el 2015, y, de en­ton­ces a la fe­cha, men­cio­nó, to­da esa luz se ha ido di­si­pan­do. “To­do eso du­ró has­ta 2015, íba­mos en ca­mino, pe­ro el mo­men­to lu­mi­no­so se fue di­si­pan­do, y qué vi­vi­mos hoy, hoy vi­vi­mos mu­cho do­lor, mu­cho can­san­cio, es­ta­mos ha­blan­do no de un em­po­bre­ci­mien­to, sino de una pau­pe­ri­za­ción de las fa­mi­lias que cui­dad a los hi­jos de las per­so­nas des­apa­re­ci­das. “To­do el tra­ba­jo se­rio y de re­co­no­ci­mien­to que se lle­va­ba, con Ro­ber­to Flo­res se ca­yó, pa­ra él es­to no exis­tía, él te­nía mu­chos asun­tos y es­te no era uno de ellos”, pre­ci­só la her­ma­na al tiem­po de re­cor­dar que su­man mil 397 ca­sos de per­so­nas des­apa­re­ci­das a los que se les da se­gui­mien­to so­lo en su aso­cia­ción. Ad­vir­tió que es ne­ce­sa­rio que to­das las áreas se in­tere­sen en el te­ma y se “pon­gan las pi­las”

An­te es­te nue­vo pa­no­ra­ma de os­cu­ri­dad, la her­ma­na Con­sue­lo pi­dió a las au­to­ri­da­des re­to­mar el ca­mino y ofre­cer a las fa­mi­lias de las víc­ti­mas, so­bre to­do a los ni­ños, so­lu­cio­nes nue­vas. “Ne­ce­si­ta­mos que vuel­va a ver un mo­men­to lu­mi­no­so en Nue­vo León pa­ra to­dos los fa­mi­lia­res de per­so­nas des­apa­re­ci­das, ne­ce­si­ta­mos que las ins­ti­tu­cio­nes se abran, la Pro­cu­ra­du­ría, Edu­ca­ción, Sa­lud, In­fo­na­vit, to­das las ins­ti­tu­cio­nes que aho­ri­ta es­tán dan­do res­pues­tas vie­jas a pro­ble­mas nue­vos. “El re­to ma­yor que te­ne­mos es que los chi­qui­tos es­tán cre­cien­do sin los mí­ni­mos de se­gu­ri­dad, de edu­ca­ción, de bie­nes­tar, pa­ra ga­ran­ti­zar ese com­pro­mi­so que el go­bierno me­xi­cano tie­ne de pro­cu­rar el bien su­pe­rior del ni­ño a co­mo dé lu­gar”, pre­ci­só.

Por otra par­te, y aun­que la fun­da­do­ra de Cad­hac re­co­no­ció que con la lle­ga­da de Ber­nar­do Gon­zá­lez a la pro­cu­ra­du­ría de Jus­ti­cia se es­tá dan­do una nue­va aper­tu­ra, “la ver­dad es que es tan des­ga­rra­dor lo que es­ta­mos vi­vien­do que ne­ce­si­ta­mos que se pon­ga las pi­las to­do mun­do”.

RO­BER­TO ALA­NÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.