LOS APLAU­SOS NO SON VO­TOS

Milenio Monterrey - - News - Cma­rin@ mi­le­nio. com

Afir­mó ayer Jo­sé An­to­nio Mea­de en el Se­na­do: “En el 2012 vo­té por el pre­si­den­te Pe­ña Nie­to” y, ob­vio, pro­vo­có un lar­go y es­truen­do­so aplau­so de la ban­ca­da priis­ta.

El ba­lón pa­ra que me­tie­ra gol se lo pu­so el mo­re­nis­ta Zoé Robledo, al pre­gun­tar­le lo que na­die nun­ca po­drá sa­ber: si el pre­si­den­cia­ble se­cre­ta­rio di­jo una men­ti­ra con­tu­maz.

Sin em­bar­go, pe­se a las pal­mas, los as­tros no se le se­gui­rán ali­nean­do a Mea­de pa­ra guiar­lo ha­cia Los Pi­nos con so­lo de­jar­se ver a tra­vés del em­pa­ña­do y gé­li­do cris­tal de las fi­nan­zas pú­bli­cas, en vez del cla­ro y cá­li­do com­pro­mi­so con la po­bla­ción tan co­mún y co­rrien­te co­mo la dam­ni­fi­ca­da.

Si no se ani­ma con Agustín Cars­tens a uti­li­zar una par­te ín­fi­ma de las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les pa­ra sol­ven­tar sin di­la­ción los cos­tos del desas­tre y des­pre­su­ri­zar así con­se­cuen­cias so­cia­les no desea­das, bien pue­de... au­men­tar la deu­da pú­bli­ca.

De ser él a quien de­sig­ne Pe­ña Nie­to, po­co ga­na­rá Mea­de en las ur­nas afe­rrán­do­se a una rí­gi­da po­lí­ti­ca ha­cen­da­ria mien­tras, du­ran­te me­ses o años, cien­tos de mi­les de dam­ni­fi­ca­dos con­ti­núen vi­vien­do a la in­tem­pe­rie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.