Mi­guel Ángel Var­gas, San­tia­go Four­ca­de, Luis Eu­ge­nio Todd

Milenio Monterrey - - Portada - Twit­ter: @san­tia­go4kd SAN­TIA­GO FOUR­CA­DE

Cuan­do el ego es nar­co­ti­za­do por el or­gu­llo no hay re­torno. Va­mos de­ma­sia­do avan­za­dos en un ca­mino don­de mi­ra­mos atrás de reojo, pe­ro sa­be­mos que re­tro­ce­der se­rá im­po­si­ble.

Así es­tá hoy la di­rec­ti­va ra­ya­da mien­tras deam­bu­la por ese la­be­rin­to al que ellos mis­mos de­ci­die­ron in­gre­sar. Una me­di­da equi­vo­ca­da (Al­to Ries­go) que ha­ce me­ses fue adop­ta­da a la li­ge­ra y que des­de ha­ce se­ma­nas es uti­li­za­da a ni­vel in­terno de la cú­pu­la Fem­sa-Ra­ya­dos pa­ra dis­pa­rar­se dar­dos en­ve­ne­na­dos en­tre ellos.

La po­la­ri­za­ción se adue­ñó de los me­dios y los círcu­los po­lí­ti­cos. De un la­do, los fe­li­nos han asu­mi­do con or­gu­llo su in­sig­nia de “hin­chas de al­to ries­go” y en­fren­te los ra­ya­dos hi­cie­ron vi­ral el “Co­mo quie­ra no en­tra­rás”.

Ca­da fra­se re­pre­sen­ta un gri­to de gue­rra que ha cre­ci­do por­que la dis­cu­sión nun­ca ha ce­sa­do. La di­rec­ti­va ra­ya­da pre­fi­rió se­guir ade­lan­te an­tes que amor­ti­guar la cri­sis. ¿Los pro­te­gía la ley? Okey, pe­ro es­tá­ba­mos en un muy buen mo­men­to pa­ra que ga­na­se el sen­ti­do co­mún y no una ju­ris­pru­den­cia que ra­ra vez se apli­ca.

Pe­ro el or­gu­llo es ca­brón y has­ta el acal­de ni­co­laí­ta tam­bién se em­ba­rró en es­te pan­tano que de­bie­ra ha­ber vis­to de le­ji­tos. Aun­que su de­ci­sión vis­ce­ral de no en­viar efec­ti­vos po­li­cia­les al Clá­si­co tie­ne una lec­tu­ra de fon­do que pu­die­ra aler­tar­nos so­bre lo que ocu­rri­rá el próximo sá­ba­do.

¿Cuál? Al no ha­ber vi­si­tan­tes, la Po­li­cía de­bie­ra ac­tuar co­mo un par­ti­do es­ti­lo Ra­ya­dos-Ja­gua­res. Sin re­te­nes ni ani­llos de se­gu­ri­dad y La Adic­ción sin “co­rra­li­to”. El pro­ble­ma es que mu­chos afi­cio­na­dos ti­gres in­gre­sa­rán con las pla­ye­ras uni­ver­si­ta­rias de­ba­jo de ro­pa neu­tral y lue­go, aden­tro del es­ta­dio y con un pro­ba­ble re­sul­ta­do ga­na­dor, las con­se­cuen­cias pu­die­ran ser muy des­alen­ta­do­ras. ¿Ten­drá no­ción de es­to la di­rec­ti­va ra­ya­da? Oja­lá que sí, por­que es­ta vez ellos se­rán los úni­cos res­pon­sa­bles si ocu­rre una tra­ge­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.