Con­tra el aco­so, la de­nun­cia

Milenio Monterrey - - Al Frente - MI­GUEL ÁNGEL VAR­GAS

El aco­so se­xual, en cual­quie­ra de sus mo­da­li­da­des y don­de quie­ra que se pre­sen­te (en cen­tros es­co­la­res o la­bo­ra­les), es inacep­ta­ble y se de­be cas­ti­gar con to­do el ri­gor de la ley.

No es su­fi­cien­te con que la ins­ti­tu­ción o empresa des­pi­da al maes­tro o di­rec­ti­vo que lo reali­ce. Es un te­ma tan de­li­ca­do co­mo de­tes­ta­ble y co­mo so­cie­dad de­be­mos con­de­nar­lo en cual­quie­ra de sus ex­pre­sio­nes.

En días pa­sa­dos ha co­bra­do fuer­za un mo­vi­mien­to en las re­des so­cia­les en con­tra de Fe­li­pe Mon­tes, un su­pues­to aca­dé­mi­co del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co y de Es­tu­dios Su­pe­rio­res de Mon­te­rrey, que abu­só de un nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de alum­nas.

El Tec ya dio ayer tam­bién en un co­mu- mi­gue­lan­gel.var­gas@mi­le­nio.com ni­ca­do su po­si­ción: “En nues­tra ins­ti­tu­ción te­ne­mos ce­ro to­le­ran­cia a con­duc­tas inapro­pia­das que evi­den­cien aten­ta­dos con­tra la in­te­gri­dad de las per­so­nas. En res­pues­ta a la preo­cu­pa­ción y ac­ción de alum­nas y alum­nos en con­tra del aco­so, reite­ra­mos el com­pro­mi­so del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey de ge­ne­rar un am­bien­te de con­fian­za y li­bre de vio­len­cia, que ase­gu­re el res­pe­to a la dig­ni­dad de quie­nes for­man par­te de nues­tra co­mu­ni­dad”.

Es­te su­je­to to­da­vía no res­pon­de a las acu­sa­cio­nes, se­gún es­cu­cha­ba el do­min­go en la ma­ña­na a mi com­pa­ñe­ra Azu­ce­na Ures­ti, quien lo bus­có pa­ra co­rro­bo­rar la ver­sión de las mu­cha­chas que lo se­ña­lan.

Y no es que nues­tra empresa her­ma­na Mul­ti­me­dios Te­le­vi­sión du­de de las jo- ven­ci­tas, pe­ro co­mo pe­rio­dis­tas es­ta­mos obli­ga­dos a es­cu­char a la con­tra­par­te. Por aho­ra ha si­do im­po­si­ble lo­ca­li­zar­lo y co­mo lue­go di­cen “el que ca­lla, otor­ga”.

En des­car­go del Itesm ha­bría que re­co­no­cer que es un fe­nó­meno ca­da día más re­cu­rren­te en otras ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das. Es pues una asig­na­tu­ra que co­mo so­cie­dad de­be­mos aten­der, a fin de cas­ti­gar a quien de­ni­gre o abu­se de al­gún ser hu­mano sin im­por­tar po­si­ción so­cial.

Las per­so­nas de se­xo mas­cu­lino no es­tán exen­tos de es­te ti­po de agre­sio­nes. Por ello es im­por­tan­te fo­men­tar la cul­tu­ra de la de­nun­cia, ya que na­die tie­ne de­re­cho a obli­gar­nos a rea­li­zar co­sas que aten­ten con­tra nues­tra dig­ni­dad, pe­ro so­bre to­do con­tra nues­tra in­te­gri­dad fí­si­ca y mo­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.