EN­RI­QUE DE DI­NA­MAR­CA, EL FRAN­CÉS QUE QUI­SO PE­RO NO PU­DO SER REY

Es­po­so de Mar­ga­ri­ta II, el prín­ci­pe mu­rió afec­ta­do por de­men­cia y frus­tra­do por no ha­ber si­do nom­bra­do mo­nar­ca

Milenio Monterrey - - Fronteras -

El prín­ci­pe En­ri­que de Di­na­mar­ca, un aris­tó­cra­ta fran­cés aman­te del vino y de la poe­sía, que se ca­só con la reina Mar­ga­ri­ta II pe­ro nun­ca col­mó su an­he­lo de lle­var la co­ro­na, mu­rió la no­che del mar­tes a los 83 años.

“Su al­te­za real, el prín­ci­pe En­ri­que, mu­rió el mar­tes 13 de fe­bre­ro a las 23:18 (lo­ca­les) en el cas­ti­llo de Fre­dens­borg”, in­di­có la ca­sa real, que pre­ci­só que en el mo­men­to de su muer­te es­ta­ba acom­pa­ña­do por la mo­nar­ca y sus dos hi­jos.

“El prín­ci­pe En­ri­que re­pre­sen­tó a Di­na­mar­ca con ex­ce­len­cia (...)”, re­cor­dó el pri­mer mi­nis­tro da­nés Lars Løk­ke Ras­mus­sen. El pre­si­den­te fran­cés, Emmanuel Ma­cron, rin­dió ho­me­na­je a su im­pli­ca­ción en la “lar­ga e inal­te­ra­ble amis­tad en­tre Fran­cia y Di­na­mar­ca (...)”.

El prín­ci­pe En­ri­quer ha­bía si­do tras­la­da­do a su ca­sa el mar­tes pa­ra “vi­vir sus úl­ti­mos mo­men­tos”, in­di­có el Pa­la­cio. La ca­sa real da­ne­sa ha­bía anun­cia­do en sep­tiem­bre que el prín­ci­pe con­sor­te su­fría “de­men­cia”.

El 9 de fe­bre­ro, su hi­jo Fe­de­ri­co, el he­re­de­ro, in­te­rrum­pió su via­je a Co­rea del Sur con mo­ti­vo de los Jue­gos Olím­pi­cos pa­ra re­gre­sar a su la­do.

Na­ci­do el 11 de ju­nio de 1934 en Ta­len­ce, cer­ca de Bur­deos (su­roes­te de Fran­cia), Hen­ri Ma­rie Jean An­dré de La­bor­de de Mon­pe­zat se ca­só en ju­nio de 1967 con la he­re­de­ra del trono de Di­na­mar­ca, Mar­ga­ri­ta, que fue co­ro­na­da en enero de 1972.

Des­de el 1 de enero de 2016, el prín­ci­pe con­sor­te es­ta­ba ofi­cial­men­te jubilado, li­be­ra­do de las obli­ga­cio­nes que cum­plía con ma­yor o me­nor en­tu­sias­mo se­gún su hu­mor, mar­ca­do por el has­tío de nun­ca ha­ber ob­te­ni­do el tí­tu­lo de rey.

Tras una vi­da mar­ca­da por la polémica, en 2017 hi­zo sa­ber pú­bli­ca­men­te que no que­ría ser en­te­rra­do junto a su es­po­sa en la ne­cró­po­lis real de la ca­te­dral de Ros­kil­de, co­mo es tra­di­ción en las pa­re­jas reales.

Al no ha­ber ob­te­ni­do el tí­tu­lo y el pa­pel que siem­pre an­he­ló, ar­gu­men­ta­ba que no ha­bía si­do tra­ta­do co­mo su igual en vi­da y que, por tan­to, no desea­ba ser­lo en la muer­te.

Hen­ri de La­bor­de de Mon­pe­zat pa­só sus pri­me­ros años en In­do­chi­na, don­de su pa­dre ad­mi­nis­tra­ba las plan­ta­cio­nes fa­mi­lia­res. Tras es­tu­diar Cien­cias Po­lí­ti­cas, viet­na­mi­ta y chino, si­guió la ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca. Tenía un pues­to en Londres cuan­do co­no­ció a Mar­ga­ri­ta, en­ton­ces he­re­de­ra de la co­ro­na da­ne­sa.

Al ca­sar­se con ella, cam­bió de nom­bre, renunció a su na­cio­na­li­dad fran­ce­sa pa­ra con­ver­tir­se en da­nés y cam­bió su fe ca­tó­li­ca por el pro­tes­tan­tis­mo. Pe­ro so­bre to­do se re­sig­nó, a re­ga­ña­dien­tes, a ca­mi­nar tras los pa­sos de Mar­ga­ri­ta, ado­ra­da por sus súb­di­tos.

“Acep­to ju­gar el jue­go. Pe­ro es muy du­ro pa­ra un hom­bre no ser con­si­de­ra­do en el mis­mo plano que su es­po­sa”, re­co­no­ció en sus me­mo­rias, El des­tino obli­ga, pu­bli­ca­das en 1997.

“To­do lo que ha­cía era cri­ti­ca­do. Mi da­nés era flo­jo. Pre­fe­ría el vino a la cer­ve­za, los cal­ce­ti­nes de se­da a los de la­na, los Ci­troën a los Vol­vo, el tenis al fut­bol. Era di­fe­ren­te”.

En­ri­que, que tam­bién fue es­cul­tor, pu­bli­có va­rios li­bros de poe­mas, al­gu­nos de ellos ilus­tra­dos por la pro­pia Mar­ga­ri­ta, ar­tis­ta res­pe­ta­da y re­co­no­ci­da por su ta­len­to más allá de ser je­fa de Es­ta­do de Di­na­mar­ca.

LISE ASERUD/EFE

Hen­ri de La­bor­de de Mon­pe­zat fa­lle­ció a los 83 años el mar­tes por la no­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.