La­sul­ta­naKö­sem o la inú­til re­fle­xión de un hom­bre amar­ga­do

Milenio Monterrey - - ¡hey! - Álvaro Cue­va

L o que us­ted va a leer a con­ti­nua­ción es la inú­til re­fle­xión de un hom­bre amar­ga­do, de un se­ñor que erró­nea­men­te ama a su país y que to­da­vía cree en va­lo­res tan es­tú­pi­dos co­mo el pa­trio­tis­mo. Por su aten­ción: ¡gra­cias!

El lu­nes a las 21 ho­ras por el canal Ima­gen Te­le­vi­sión se es­tre­nó la te­le­no­ve­la tur­ca La sul­ta­na

Kö­sem y yo es­toy muy mo­les­to. ¿Por qué? Por­que no pue­do evi­tar sen­tir, cuan­do la mi­ro, una pro­fun­da de­cep­ción co­mo me­xi­cano.

Yo no sé si mi edu­ca­ción, con ba­se en es­cue­las pú­bli­cas y lo que veía en las te­le­vi­sión de an­tes, fue bue­na o fue ma­la, pe­ro a mí me en­se­ña­ron a que­rer a mi país.

Y sé, por lo que leí, por lo que vi y por lo que me di­je­ron mis maes­tros, que los me­xi­ca­nos so­mos una fu­sión de va­rias raí­ces.

Dos de ellas par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­tes: la española y la in­dí­ge­na.

Esa raíz española, ri­quí­si­ma, ha­ce que me co­nec­te con la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, con su ar­te, con su idio­ma, con su re­li­gión.

Los an­ti­guos tur­cos, los mu­sul­ma­nes, eran los enemi­gos de los re­yes ca­tó­li­cos.

La reina Isa­bel de Cas­ti­lla y el rey Fernando de Ara­gón tu­vie­ron que ha­cer mi­la­gros pa­ra ex­pul­sar a los mu­sul­ma­nes de sus te­rri­to­rios y con­cre­tar así una cul­tu­ra que fue y que es par­te fun­da­men­tal de nues­tra esen­cia. Ver lan­za­mien­tos co­mo el de

La sul­ta­na Kö­sem en el ho­ra­rio más im­por­tan­te de una ca­de­na de te­le­vi­sión abier­ta pri­va­da na­cio­nal me afec­ta mu­cho. Me po­ne mal.

La ra­zón es muy sim­ple: tí­tu­los co­mo és­te y co­mo El sul­tán son, an­te to­do, pro­pa­gan­da, in­men­sos vehícu­los de pro­mo­ción ideo­ló­gi­ca.

Los tur­cos, al ven­der­nos ideas co­mo que Es­tam­bul era la ca­pi­tal del mun­do o co­mo que su dios es “el se­ñor de la ver­dad”, no es­tán pro­du­cien­do un es­pec­tácu­lo pa­ra re­la­jar nues­tras men­tes, es­tán sem­bran­do al­go en no­so­tros.

¿Qué? Un sen­ti­mien­to de su­pe­rio­ri­dad.

Ob­via­men­te ellos, co­mo cual­quier pue­blo del mun­do, es­tán en su de­re­cho de pro­du­cir eso y más.

La bron­ca es que cuan­do no­so­tros com­pa­ra­mos un amor tan gran­de, un or­gu­llo tan ad­mi­ra­ble y ese ni­vel de pro­duc­ción tan in­dis­cu­ti­ble­men­te com­pe­ti­ti­vo con lo me­jor de lo me­jor a es­ca­la mun­dial con lo que nos da la te­le­vi­sión me­xi­ca­na, nos va­mos di­rec­to a la de­pre­sión.

Aquí no so­lo ya no ha­ce­mos te­le­no­ve­las his­tó­ri­cas co­mo La

sul­ta­na Kö­sem, des­pre­cia­mos nues­tra cul­tu­ra y po­ne­mos a nues­tros per­so­na­jes a vi­vir en Es­ta­dos Uni­dos, a ha­blar en in­glés.

Nos man­da­mos un men­sa­je de in­fe­rio­ri­dad al pri­vi­le­giar a los ta­len­tos ex­tran­je­ros an­tes que a los na­cio­na­les, ani­qui­la­mos cual­quier po­si­bi­li­dad de amor pa­trio al lle­nar las pan­ta­llas de nar­cos, de ase­si­nos y de co­sas peo­res.

Hoy los jó­ve­nes me­xi­ca­nos, gra­cias a la po­de­ro­sa te­le­vi­sión abier­ta pri­va­da na­cio­nal, co­no­cen más de la his­to­ria de Tur­quía que de la his­to­ria de su país.

Ad­mi­ran más a los hé­roes que com­ba­tie­ron nues­tros an­ces­tros, que a los que lu­cha­ron por no­so­tros.

Ya no te­ne­mos pro­duc­to­res co­mo Mi­guel Ale­mán, Er­nes­to Alon­so y Mi­guel Sa­bi­do que se la ju­ga­ban por con­tar nues­tra his­to­ria pa­tria en su­per­pro­duc­cio­nes co­mo El ca­rrua­je, La

cons­ti­tu­ción y Sen­da de gloria. Tan sen­ci­llo co­mo es­to: si Emilio Az­cá­rra­ga Mil­mo vi­vie­ra, las te­le­no­ve­las tur­cas ni re­mo­ta­men­te hu­bie­ran lle­ga­do a Amé­ri­ca La­ti­na.

¿Sí en­tien­de lo que le quie­ro de­cir? No es­toy ha­blan­do mal ni de La sul­ta­na Kö­sem ni de Ima­gen Te­le­vi­sión.

Es­tos se­ño­res ten­drían que ser es­tú­pi­dos, con to­das las ne­ce­si­da­des que tie­nen, pa­ra no trans­mi­tir es­to que les sa­le mil ve­ces más ba­ra­to que sus pé­si­mas pro­duc­cio­nes ori­gi­na­les.

Aquí hay un asun­to su­pe­rior que na­die es­tá vien­do en la lu­cha por aba­ra­tar cos­tos, por ja­lar

ra­ting y por re­sol­ver el día a día (en ese or­den), un asun­to que tie­ne que ver con un pro­yec­to de te­le­vi­sión, con la defensa de una in­dus­tria na­cio­nal y pan­re­gio­nal.

Es co­mo si las gran­des ca­de­nas de Es­ta­dos Uni­dos, an­tes que po­ner sus se­ries de he­roi­cos po­li­cías, bom­be­ros y de­tec­ti­ves com­pra­ran te­le­no­ve­las ru­sas que le di­je­ran a la gen­te que Moscú va­le más que Washington.

Hay co­sas que no se ha­cen, que no­so­tros es­ta­mos ha­cien­do y cu­yas con­se­cuen­cias van a ser ca­tas­tró­fi­cas, no so­lo a ni­vel me­diá­ti­co, a to­dos los ni­ve­les den­tro de muy po­cos años.

¿Aho­ra en­tien­de cuan­do le di­go que cuan­do mi­ro La sul­ta­na

Kö­sem sien­to una pro­fun­da de­cep­ción co­mo me­xi­cano?

Sien­to que he vi­vi­do en el país equi­vo­ca­do, que mi cul­tu­ra no va­le la pena, que mi te­le­vi­sión no tie­ne fu­tu­ro, que México no me tie­ne na­da que ofre­cer.

De eso se tra­ta la pro­pa­gan­da, ¿no? Bueno, pues fe­li­ci­to des­de aquí a los ven­de­do­res tur­cos por con­quis­tar fre­cuen­cias co­mo la de Ima­gen Te­le­vi­sión.

Han he­cho un ex­ce­len­te tra­ba­jo. Su país se de­be sen­tir muy or­gu­llo­so de ellos.

El mío lo úni­co que quie­re es que aca­be de odiar lo que soy y lo que ten­go, que me pe­lee por idio­te­ces y que me va­ya, que se lo de­je a otros.

Has­ta aquí la inú­til re­fle­xión de un hom­bre amar­ga­do. Go­ce mu­cho de La sul­ta­na Kö­sem. Por su aten­ción: ¡gra­cias!

ES­PE­CIAL

Aquí ya no ha­ce­mos te­le­no­ve­las his­tó­ri­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.