Es­tú­pi­do, sen­sual y atas­ca­do San Va­len­tín

Milenio Monterrey - - ¡hey! - Su­sa­na Mos­ca­tel

Me que­da cla­rí­si­mo que “odiar” el Día del Amor y la Amis­tad por mo­ti­vos co­mo: “es muy co­mer­cial”, “hay que amar to­dos los días y no so­lo cuan­do nos di­gan”, “la his­to­ria ori­gi­nal que lo pro­vo­có era san­grien­ta y na­da sexy” e in­clu­so “me nie­go a de­jar mi quin­ce­na en ma­nos de al­guien más a cam­bio de un po­co de pa­pel me­tá­li­co ro­jo, he­lio y una cuer­di­ta”, es tan son­so co­mo amar­lo por cur­si.

Pe­ro yo sí ten­go una me­jor ra­zón. Y no, no es que ha­ya pe­di­do que me tra­je­ran la co­mi­da a la ofi­ci­na por­que no ha­bía un so­lo res­tau­ran­te que no es­tu­vie­ra a to­pe. Ayer en la fuen­te del es­pec­tácu­lo, es­pe­cí­fi­ca­men­te en mi amado teatro, ha­bía por lo me­nos seis even­tos que cu­brir al mis­mo tiem­po. ¡Seis!

Los que tie­nen ga­na­da la fe­cha y mi per­dón son Los mo­nó­lo­gos

de la va­gi­na, por­que fue so­lo una fun­ción es­pe­cial que siem­pre ocu­rre el 14 de fe­bre­ro pa­ra con­me­mo­rar el #VDay, crea­do por su au­to­ra Eve Ens­ler co­mo par­te de un pro­yec­to de lar­go pla­zo en con­tra de la vio­len­cia ha­cia la mu­jer. Lle­gar a San­ta Fe el Día del Amor y la Amis­tad es un cal­va­rio en sí (fue en Zen­tri­ka), pe­ro pa­ra los que ex­tra­ña­mos te­rri­ble­men­te la obra su­pon­go que es al­go que hu­bie­ra va­li­do la pena. Yo no lo lo­gré.

Des­pués el tan es­pe­ra­do es­treno de La se­ño­ra pre­si­den­ta con Héc­tor Sua­rez, en su fun­ción de pren­sa. Sin la me­nor du­da uno de los po­cos, si no el úni­co actor que po­dría ha­ber to­ma­do esa es­ta­fe­ta de Gon­za­lo Ve­ga y ha­cer al­go que mi­llo­nes que­rrán ver. Di­ri­gi­do por su hi­jo Héc­tor Suá­rez Go­mís, me­jor. Pe­ro la agen­da apre­mia­ba.

Re­sul­ta que Aven­tu­re­ra cum­plió 20 años en su ver­sión

es­cé­ni­ca que co­no­ce­mos ac­tual­men­te y, ¿por qué no? Ce­le­brar­lo con una fun­ción es­pe­cial tam­bién pa­ra el 14 de fe­bre­ro. Nos em­pie­zan a dar pal­pi­ta­cio­nes y no de las bue­nas. De esas que an­te­ce­den un ata­que de pá­ni­co.

A la estación de ra­dio Los Cua­ren­ta Prin­ci­pa­les le dio por re­to­mar el éxi­to de una gran idea de la mer­ca­do­tec­nia que ya ha fun­cio­na­do muy bien en la na­ve ma­dre en España y pre­sen­ta­ron tam­bién ano­che, Los Cua­ren­ta

Prin­ci­pa­les El Mu­si­cal. Mi­ren, es­tán ha­blan­do con al­guien que con­si­de­ra que el mun­do se­ría un sa­co de tris­te­za y to­nos gri­ses sin los mu­si­ca­les, pe­ro tam­bién con al­guien que sa­be per­fec­ta­men­te que una de las fór­mu­las más fá­ci­les pa­ra que fun­cio­ne una pues­ta en es­ce­na así es ha­cien­do que la gen­te sal­ga con la mú­si­ca en la ca­be­za des­de el in­ter­me­dio. Enor­me lo­gro cuan­do es mú­si­ca ori­gi­nal, bas­tan­te tram­po­so (fue la mal­di­ción de los no­ven­ta en Broad­way) cuan­do se ha­ce con can­cio­nes ya po­pu­la­res. Igual me re­ser­vo, por su­pues­to, mi opi­nión has­ta ver­lo. Pe­ro sí opino que nos que­rían vol­ver lo­cos ellos tam­bién al es­tre­nar es­to ayer.

Hay otras pro­duc­cio­nes co­mo la de So­fie Ale­xan­der Katz

(Rein­ci­den­tes) y la de Ximena Aya­la (Bro­ken Heart Story) que me­re­cen mu­cho más es­pa­cio que el que les po­de­mos dar en una co­lum­na que se que­ja de la ma­la pla­nea­ción. Y así lo ha­re­mos. Pe­ro por aho­ra los de­jo con es­tos ama­dos tea­tre­ros: las dis­tri­bui­do­ras de ci­ne se ha­blan en­tre ellos pa­ra evi­tar te­ner pre

mie­res y even­tos el mis­mo día. No siem­pre fun­cio­na, pe­ro es­te con­ges­tio­na­mien­to no per­mi­te que na­die re­ci­ba ni el amor ni la amis­tad que me­re­ce­ría en su día de es­treno.

CLASOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.