Se de­be im­pul­sar pro­mo­ción de mar­ke­tin­gon­li­ne: La­mu­di

Milenio Monterrey - - El Tema - Da­nie­la Gar­cía/ Ex­pli­có que los ven­de­do­res de­ben adap­tar­se a las pla­ta­for­mas.

El sec­tor de bie­nes raí­ces de­be apro­ve­char las tec­no­lo­gías pa­ra im­pul­sar sus ven­tas a tra­vés de in­ter­net, co­mo un es­pa­cio de pro­mo­ción y desa­rro­llo de mer­ca­do­tec­nia en los úl­ti­mos años, in­sis­tió Daniel Nar­váez, ge­ren­te de mar­ke­tin­gon­li­ne de La­mu­di Mé­xi­co.

En en­tre­vis­ta pa­ra MI­LE­NIO Mon­te­rrey, el di­rec­ti­vo ex­pli­có que si bien el aprovechamiento de es­tas he­rra­mien­tas es nue­vo en Mé­xi­co, se pue­de per­ci­bir fá­cil­men­te que más que ge­ne­rar ma­yo­res transac­cio­nes, ge­ne­ra pro­mo­ción, di­fu­sión y con­sul­ta. “Más que un te­ma transac­cio­nal, di­rec­ta­men­te el sec­tor se uti­li­za más co­mo un es­pa­cio de investigación que los usua­rios rea­li­zan

Daniel Nar­váez ex­pli­có que se pue­de ge­ne­rar 30% más transac­cio­nes y me­jo­rar los pre­cios

pa­ra te­ner in­for­ma­ción so­bre las op­cio­nes de com­pra-ven­ta o ren­ta, de­pen­dien­do del ti­po de pro­pie­dad que se bus­que”, de­ta­lló.

Nar­váez ex­pli­có que sim­ple­men­te ofer­tar un in­mue­ble en por­ta­les de in­ter­net (en com­pa­ra­ción con los avi­sos de oca­sión tradicionales que son res­tric­ti­vos en es­pa­cio e imá­ge­nes) pue­de ge­ne­rar un 30 por cien­to de ma­yo­res transac­cio­nes, y en­tre 2 y 5 por cien­to me­jor pre­cio por el me­tro cua­dra­do, si se uti­li­zan las he­rra­mien­tas ade­cua­das e imá­ge­nes de ca­li­dad.

Pe­ro uno de los re­tos, de­ta­lló, es que los ase­so­res in­mo­bi­lia­rios en Mé­xi­co tie­nen en­tre 40 y 60 años de edad y no han apren­di­do a im­ple­men­tar las me­to­do­lo­gías de in­ter­net en su tra­ba­jo, y siguen que­rien­do ha­cer­lo de ma­ne­ra tra­di­cio­nal, pe­se a que La­mu­di ha de­tec­ta­do que el 95 por cien­to de las bús­que­das de in­mue­bles se rea­li­zan por in­ter­net.

Se tra­ta de una adap­ta­ción que tie­nen que ha­cer los tra­ba­ja­do­res de la in­dus­tria, co­rre­do­res y desa­rro­lla­do­res, y de­jar de op­tar por mé­to­dos tradicionales.

En Mé­xi­co, in­sis­tió Nar­váez, exis­ten mu­chas pla­ta­for­mas de pro­mo­ción de bie­nes raí­ces por in­ter­net que sir­ven co­mo un es­pa­cio pa­ra ofer­tar sus pro­pie­da­des y les ayu­da­rán a me­jo­rar la ex­pe­rien­cia pa­ra el usua­rio fi­nal. “El ven­de­dor de­be adap­tar­se, te­ner co­no­ci­mien­to so­bre las pla­ta­for­mas y el tiem­po de res­pues­ta. Si no tie­nen una es­tra­te­gia de mer­ca­do­tec­nia bien de­fi­ni­da, tie­nen un reto muy gran­de en el mer­ca­do. Ha­bla­mos de ase­so­res in­mo­bi­lia­rios que tie­nen en pro­me­dio 40 y 60 años de edad, lo que re­per­cu­te di­rec­ta­men­te en su uso de tec­no­lo­gías. “Tie­nen un co­no­ci­mien­to muy fuer­te so­bre la ope­ra­ción y transac­cio­nes y to­do lo que tie­ne que ver con el sec­tor, pe­ro to­da­vía hay un des­co­no­ci­mien­to muy gran­de en te­mas di­gi­ta­les, y pa­ra La­mu­di es­te es el prin­ci­pal reto que en­fren­ta el sec­tor ac­tual­men­te”, di­jo.

LEO­NEL RO­CHA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.