Do­min­gos en el Mer­ca­do Juá­rez, en­tre la co­mi­da y el eso­te­ris­mo

Milenio Monterrey - - Metrópoli - Adín Cas­ti­llo/ To­do ti­po de pro­duc­tos pue­den ser en­con­tra­dos en el mer­ca­do.

Aun­que to­dos los días mi­les de per­so­nas acu­den al Mer­ca­do Juá­rez, el do­min­go si­gue sien­do el día pre­fe­ri­do por fa­mi­lias en­te­ras pa­ra acu­dir a de­gus­tar los pla­ti­llos tí­pi­cos del lu­gar y a com­prar múl­ti­ples artículos.

Fue ha­ce 109 años, el 2 de abril de 1909, cuan­do se inau­gu­ró el pri­mer edi­fi­cio del Mer­ca­do Juá­rez, so­bre la ave­ni­da Juá­rez, en­tre Aram­be­rri y Ruperto Mar­tí­nez.

Don Pe­dro, de 59 años, asis­te “re­li­gio­sa­men­te” to­dos los do­min­gos a co­mer al Mer­ca­do Juá­rez, a ve­ces con su es­po­sa, y en otras tam­bién acom­pa­ña­do de sus hi­jos, pe­ro nunca so­lo. “Ven­go de San Ni­co­lás, siem­pre acos­tum­bré ve­nir los do­min­gos, tam­bién te­ne­mos la tra­di­ción de ve­nir el 1 de enero y en Na­vi­dad, un me­nu­di­to o al­go pa­ra em­pe­zar bien el año”, ex­pli­ca.

Pe­ro no só­lo es me­nu­do lo que se pue­de en­con­trar en el Mer­ca­do Juá­rez, pues hay co­mi­das des­de ham­bur­gue­sas, mi­la­ne­sas, tor­tas y has­ta ca­bri­to.

Sin em­bar­go, una de las par­ti­cu­la­ri­da­des del mer­ca­do es la ven­ta de her­bo­la­ria pa­ra ha­cer “lim­pias”, el eso­te­ris­mo, así co­mo las es­tam­pas pa­ra cre­yen­tes en santos, e in­clu­so en la muer­te.

Por 120 pe­sos, por ejem­plo, el due­ño de un lo­cal de eso­te­ris­mo pue­de leer­le las cartas a cual­quier per­so­na. “Hay mu­cha gen­te que cree en la lec­tu­ra de cartas, en mi fa­mi­lia es­to ya lo trae­mos, siem­pre he­mos te­ni­do es­te ne­go­cio por­que hay mu­cho pú­bli­co en Mé­xi­co”, co­men­ta el lo­ca­ta­rio.

Tal es el ca­so de Lau­ra Gar­cía, una mu­jer de 48 años que acu­de a ha­cer­se una “lim­pia” al Mer­ca- do Juá­rez, al­go que no ha he­cho só­lo una vez, aun­que no qui­so re­ve­lar la ra­zón pa­ra rea­li­zar­se el pro­ce­di­mien­to.

“Ya lo he he­cho, hay cier­tas co­sas que pa­san que uno tie­ne que ha­cer­se, yo, mi ma­má ha­cía eso con al­ba­ca y hue­vos, pe­ro ya fa­lle­ció, por eso sí creo”, co­men­tó.

Es así co­mo trans­cu­rren los días en uno de los lu­ga­res más icó­ni­cos del centro de Mon­te­rrey, en­tre eso­te­ris­mo, co­mi­da y mu­cha tra­di­ción.

RAÚL PA­LA­CIOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.