Martín Caparrós: la pa­tria, unos len­tes de co­lo­res pa­ra súb­di­tos

Re­la­to donde el fut­bol de los años 30 en Argentina se mues­tra co­mo la pan­ta­lla con la que los di­ri­gen­tes man­te­nían en­tre­te­ni­das a las ma­sas

Milenio Monterrey - - Cultura -

El es­cri­tor ar­gen­tino Martín Caparrós cree que la pa­tria, el sus­tan­ti­vo que com­po­ne el tí­tu­lo de su úl­ti­ma no­ve­la, es la pa­la­bra con la que los go­ber­nan­tes co­lo­can “len­tes de co­lo­res” a la po­bla­ción pa­ra des­viar la aten­ción y con­se­guir sus pro­pó­si­tos.

En su ciudad na­tal, Bue­nos Ai­res, des­de su ba­rrio de siem­pre, Pa­ler­mo, y en en­tre­vis­ta, Caparrós, afin­ca­do en Es­pa­ña, re­cal­ca que allá asis­ten a es­te “vie­jo truco” eje­cu­ta­do por “el go­bierno cen­tral y el go­bierno ca­ta­lán”, en re­la­ción a la cues­tión in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­la­na.

To­do­por­la pa­tria (Pla­ne­ta) es la “fra­se fuer­te” con la que Caparrós co­mien­za un re­la­to que tie­ne op­cio­nes de con­ver­tir­se en sa­ga y donde el fut­bol em­ba­rra­do de los años 30 en Argentina se mues­tra co­mo la pan­ta­lla con la que los di­ri­gen­tes man­te­nían en­tre­te­ni­da a las ma­sas en una ca­pi­tal por­te­ña que vi­vía en­tre tur­bu­len­cias y bohe­mia, con el tan­go vi­vo.

No­ven­ta años des­pués po­co cam­bió, se­gún Caparrós, ya que con el fut­bol ne­go­cio, con la po­lí­ti­ca, o am­bas, el fi­nal es si­mi­lar. “(La pa­tria) es más bien unos gran­des len­tes de co­lo­res que los go­ber­nan­tes con­si­guen po­ner­le a mu­chos de sus súb­di­tos. Cuan­do sus súb­di­tos no los ven del co­lor que ellos quieren, re­cu­rren al ‘to­do por la pa­tria’, y los hacen ha­cer co­sas in­ve­ro­sí­mi­les”.

Pa­ra él, Es­pa­ña al­ber­gó en los úl­ti­mos me­ses a un pre­si­den­te, Ma­riano Ra­joy, que “in­ten­tó es­qui­var sus res­pon­sa­bi­li­da­des ha­cien­do que fue­ran los jue­ces y la jus­ti­cia” los que las tu­vie­ran, al­go que pro­vo­có que “unos re­cla­mos po­pu­la­res” se con­vir­tie­ran en “gol­pe de Es­ta­do”. Y tu­vo a otro pre­si­den­te, el ca­ta­lán Car­les Puig­de­mont, aho­ra en li­ber­tad con­di­cio­nal en Ale­ma­nia des­pués de que un juez ger­mano des­car­ta­se ex­tra­di­tar­lo a Es­pa­ña por re­be­lión, que per­te­ne­cía, co­mo Ra­joy, a un par­ti­do que hi­zo “re­cor­tes im­por­tan­tes de los servicios so­cia­les” y de­ci­dió “re­vo­lear las ban­de­ras”. “El pro­ble­ma es que se les fue de las ma­nos y tu­vie­ron que ha­cer más y más, y aho­ra yo creo que nin­guno de los dos sa­be có­mo sa­lir de ese cho­que”, la­men­ta.

Mien­tras to­da esa ten­sión po­lí­ti­ca se ele­va­ba en el país ibé­ri­co, Caparrós se re­fu­gió en un pe­que­ño pue­blo de Ga­li­cia pa­ra es­cri­bir la no­ve­la po­li­cia­ca que le ape­te­cía fir­mar y que fue un “di­ver­ti­men­to”, aun­que lo ma­ti­za. “Quie­ro de­cir­lo y al mis­mo tiem­po no quie­ro por­que la pa­la­bra ‘di­ver­tir’ tie­ne co­mo unas con­no­ta­cio­nes. Ha­bría que cam­biar­las: hay que re­cu­pe­rar el po­der de la diversión por­que es al­go co­rrec­ti­vo”, sos­tie­ne.

Y ci­ta a Vol­tai­re, a quien tra­du­jo: “De­cía que lo su­per­fluo es ne­ce­sa­rio y de vez en cuan­do uno ne­ce­si­ta un po­co de su­per­fluo”.

A Caparrós se le fue “armando” la historia, en su men­te so­lo te­nía la pri­me­ra es­ce­na: Andrea ElPi­be Ri­va­ro­la, su an­ti­hé­roe tan­gue­ro y re­bel­de que po­dría te­ner fu­tu­ro en más li­bros, jue­ga una par­ti­da en Los 36 Bi­lla­res de la Ave­ni­da de Ma­yo con un ami­go cuan­do lee un pe­rió­di­co que cuen­ta que el cé­le­bre fut­bo­lis­ta Ber­na­bé Fe­rrey­ra se fugó.

En­tre las pá­gi­nas, ver­sos suel­tos de tan­go, el “rock and roll” de aque­llos días pa­ra Caparrós, crí­ti­cas al pe­rio­dis­mo ama­ri­llis­ta y un cameo de Jorge Luis Bor­ges, al que su com­pa­trio­ta re­tra­ta con ca­ri­ño y mal­dad por su su­pues­to po­co éxi­to con las mu­je­res. “Es un gran ho­me­na­je, hay que apro­ve­char el úni­co flan­co dé­bil que de­jó el muy ca­na­lla, es tan ge­nial, tan sólido li­te­ra­ria­men­te, que bueno, me­nos mal que no li­ga­ba”, bro­mea Caparrós, quien le com­po­ne en el li­bro un tan­go re­ce­lo­so que pien­sa gra­bar.

To­do, in­ter­ca­la­do en la investigación —con asesinato de una per­so­na in­clui­do— so­bre Fe­rrey­ra, LaFie­ra, un fut­bo­lis­ta real del Ri­ver Pla­te de ini­cios del pro­fe­sio­na­lis­mo cu­ya le­yen­da per­du­ra por su ti­ro inata­ja­ble y su bru­ta­li­dad. “Aun­que era bas­tan­te tor­pe”, di­ce.

El autor de una cró­ni­ca de la historia de Bo­ca Ju­niors ( Bo­qui­ta, 2005) re­fle­xio­na so­bre có­mo “lo gra­ve ya no es lo ile­gal sino lo le­gal” en el fut­bol mun­dial. “Cuan­do ven­die­ron a Ney­mar al PSG por 222 mi­llo­nes de eu­ros, yo me pre­gun­ta­ba si te­nía sen­ti­do eco­nó­mi­co ha­ber­se gas­ta­do ese di­ne­ro”, recuerda.

Entonces, la reali­dad le gol­peó co­mo un ba­lón dis­pa­ra­do por

LaFie­ra Fe­rrey­ra: “Mi­llo­nes de chi­cos que­rrán ser co­mo Ney­mar, con­sa­gran­do el mo­de­lo del triun­fo in­di­vi­dual del ca­pi­ta­lis­mo glo­bal”. “Me pa­re­ce que al fi­nal les sa­le ba­ra­to car­gar­se cual­quier po­si­bi­li­dad de con­cien­cia so­cial en el mun­do gra­cias a es­tos mo­de­los. He di­cho”.

Re­fle­xio­na so­bre có­mo “lo gra­ve ya no es lo ile­gal sino lo le­gal” en el ba­lom­pié mun­dial

OMAR FRAN­CO

“Hay que re­cu­pe­rar el po­der de la diversión por­que es al­go co­rrec­ti­vo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.