La aza­ro­sa vi­da de Willie Pep

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - OPINION - •Gil­ber­to Pra­do Ga­lán gil­pra­do­ga­lan@hot­mail.com

Wi­lliam Gui­ler­mo Pa­pa­leo, cu­yo nom­bre boxístico fue abre­via­do co­mo Willie Pep, na­ció en Midd­le­town, Con­nec­ti­cut, en 1922. Su ar­co vi­tal com­pren­dió ochen­ta y cua­tro años y tu­vo que ga­nar­se la vi­da en la in­fan­cia ven­dien­do pe­rió­di­cos y/o bo­lean­do za­pa­tos.

Su tem­pra­na pro­yec­ción en los cua­dri­lá­te­ros, des­pués de su paso por el bo­xeo de afi­cio­na­dos, hi­zo que afir­ma­ra no sin des­con­cier­to: “no com­pren­dí bien a bien lo que es ga­nar un cam­peo­na­to mun­dial has­ta que su­frí mi pri­mer des­ca­la­bro”.

La pri­me­ra fran­ja áu­rea en el pal­ma­rés del hom­bre de ape­lli­do pa­lin­dró­mi­co cu­brió un es­pec­tro tem­po­ral de 1943 a 1948 lue­go de de­rro­tar a Sal Bar­to­lo pa­ra ser con­si­de­ra­do cam­peón mun­dial por la Na­tio­nal Bo­xing As­so­cia­tion. La hor­ma del za­pa­to de Pep se lla­mó Sandy Sadd­ler. Con es­te fie­ro fa­ja­dor sos­tu­vo cua­tro com­ba­tes y Pep per­dió tres. Sin em­bar­go, en el ama­ne­cer de 1949, en el Ma­di­son Squa­re Gar­den, Pep y Sadd­ler pro­ta­go­ni­za­ron una de las pe­leas más ague­rri­das en la his­to­ria del bo­xeo pro­fe­sio­nal. El triun­fo fue pa­ra Pep. Dos años an­tes el ar­tis­ta del ring ha­bía su­fri­do un ac­ci­den­te aé­reo: el avión don­de via­ja­ba se es­tre­lló y arro­jó un sal­do te­rri­ble de tres muer­tos y 18 he­ri­dos. En­tre los afec­ta­dos se en­con­tra­ba Pep: le­sión de la pier­na iz­quier­da y de dos vér­te­bras fue el re­sul­ta­do de la inopi­na­da tra­ge­dia.

Pa­ra dar­nos ca­bal cuen­ta de la di­men­sión de Willie Pep co­mo bo­xea­dor pro­fe­sio­nal bas­te re­cor­dar sus 229 triun­fos. Va­ya ci­fra. Eduar­do La­ma­zón lo co­lo­ca, en El bo­xeo en nú­me­ros, en el ter­cer lu­gar de to­dos los tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.