Oso­rio no es mo­ne­di­ta de oro, pe­ro ga­na

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - OPINIÓN - • Jac­kie Fé­lix Twit­ter @JACKIE_FELIX • fe­li­x_­jac­que­li­ne@hot­mail.com

“El fut­bol es un de­por­te que in­ven­ta­ron los in­gle­ses, en el que jue­gan on­ce con­tra on­ce du­ran­te 90 mi­nu­tos y al final siem­pre ga­na Ale­ma­nia” Gary Li­ne­ker

Si al­go hay que re­cla­mar­le a Juan Car­los Oso­rio, quien se res­pal­da en lo más frío y cal­cu­la­dor de los nú­me­ros que, di­cho sea de pa­so, le fa­vo­re­cen en su his­tó­ri­co di­ri­gien­do a la se­lec­ción me­xi­ca­na de fut­bol… Si hay al­go que re­cla­mar­le es: que ha­ce oí­dos sor­dos, las crí­ti­cas se le res­ba­lan y -acer­ta­da­men­te- se con­cen­tra en se­guir pun­tual­men­te su fi­lo­so­fía, le gus­te a quien le gus­te.

Cu­rio­sa­men­te, eso que, a mi pa­re­cer, es lo úni­co que po­dría re­cla­már­se­le al ti­mo­nel, es tam­bién lo que de­be aplau­dír­se­le. To­dos que­re­mos que nues­tro re­pre­sen­ta­ti­vo jo­gue bo­ni­to y, sin me­nos­pre­ciar la ca­li­dad de nues­tros ju­ga­do­res que día a día va in­cre­cen­do, nues­tra reali­dad fut­bo­lís­ti­ca es equi­pa­ra­ble a nues­tra reali­dad po­lí­ti­ca y so­cial: so­mos una na­ción en vías de desa­rro­llo.

¿Te pa­re­ce con­for­mis­ta? No lo es. Es rea­lis­mo pu­ro. Con mu­cho es­fuer­zo y su­frien­do an­te se­lec­cio­nes peor po­si­cio­na­das de acuer­do a los cri­te­rios de la FI­FA co­mo lo son: Ru­sia, 63 del ran­king, y Nue­va Ze­lan­da, 95, es co­mo ha lle­ga­do el cua­dro de Oso­rio a las se­mi­fi­na­les de es­ta Con­fe­de­ra­cio­nes. Pe­ro, (siem­pre hay uno, je­je) en es­tas ins­tan­cias, a Mé­xi­co le es­pe­ra na­da más y na­da me­nos que el cam­peón del mun­do, mis­mo que hoy mues­tra un ros­tro más jo­ven que en Bra­sil 2014, pe­ro que si­gue sien­do un re­pre­sen­ta­ti­vo ga­na­dor, con­si­de­ra­do -ca­si ca­si- el ícono pop de la cul­tu­ra pam­bo­le­ra, el ins­pi­ra­dor de aque­lla fa­mo­sa fra­se del go­lea­dor de Mé­xi­co 86, Gary Li­ne­ker: “El fut­bol es un de­por­te que in­ven­ta­ron los in­gle­ses, en el que jue­gan on­ce con­tra on­ce du­ran­te 90 mi­nu­tos y al final siem­pre ga­na Ale­ma­nia”. Evi­den­te­men­te es­pe­ro que por una vez Li­ne­ker se equi­vo­que y, Mé­xi­co se crez­ca an­te los teu­to­nes que, pier­den en edad, pe­ro ga­nan en téc­ni­ca y ni­vel fut­bo­lís­ti­co, tan ele­va­do co­mo su pre­su­pues­to.

De acuer­do a trans­fer­markt.es la es­cua­dra de Löw es­tá va­lo­ra­da en 270.8 mdd, por los mo­des­tos 111.4 mdd de la oncena ti­tu­lar me­xi­ca­na. Con­fío en que tan­to Juan Car­los Oso­rio co­mo sus pu­pi­los com­pren­dan que la “lu­cha” no es con­tra sus “de­trac­to­res”.

No hay bo­cas que ca­llar, to­do lo con­tra­rio, hay que ha­cer gri­tar a 25 mi­llo­nes de gar­gan­tas se­dien­tas del re­co­no­ci­mien­to que trae con­si­go una final y ¿por qué no? Un ben­di­to tí­tu­lo in­ter­na­cio­nal. Ex­pe­ri­men­ta, in­ven­ta, ro­ta, pe­ro ga­na Oso­rio. Es­ta­mos en un mo­men­to en que el fin, jus­ti­fi­ca tus ro­ta­cio­nes.

FO­TO: AP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.