UN AÑO DES­PUÉS, LAS MIS­MAS EX­CU­SAS

LA SE­LEC­CIÓN ME­XI­CA­NA SU­FRIÓ SU SE­GUN­DA DE­RRO­TA EN PAR­TI­DO OFI­CIAL EN LA ERA DE JUAN CAR­LOS OSO­RIO; OTRA GO­LEA­DA SIN CUL­PA­BLES, PE­RO CON MU­CHAS EX­PLI­CA­CIO­NES

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - PORTADA - Redacción/Ciu­dad de Mé­xi­co

La Co­pa Confederaciones era la opor­tu­ni­dad per­fec­ta de va­rios ju­ga­do­res pa­ra mos­trar­se. Di­cen que es un tram­po­lín in­ter­na­cio­nal, que los que bri­llan pue­den te­ner bue­nas op­cio­nes de clu­bes pa­ra con­tra­tar­se, pe­ro en el ca­so de Mé­xi­co se ve le­jano que al­gu­nos pue­dan pen­sar en ello.

Es más, mu­chos pu­die­ran ha­ber per­di­do cier­to pres­ti­gio, co­mo en el ca­so de Os­wal­do Ala­nís, Car­los Sal­ce­do, Nés­tor Arau­jo, Héc­tor He­rre­ra, Raúl Ji­mé­nez o Gio­va­ni dos San­tos.

Y es que, en los cua­tro due­los que ha ju­ga­do el Tri­co­lor en el tor­neo, no se vie­ron bien. Car­los Sal­ce­do fue ba­ja por le­sión, pe­ro en el pri­mer due­lo con­tra Por­tu­gal tu­vo una ma­la ac­tua­ción. Mu­chos se­ña­lan que ju­gar co­mo la­te­ral de­re­cho lo per­ju­di­có. Aun­que ali­neó en di­cha po­si­ción en la Fio­ren­ti­na, sus me­jo­res atri­bu­tos no des­ta­can en el cos­ta­do.

Es un gran mar­ca­dor, eso sí, co­mo cen­tral ha mos­tra­do sus do­tes. Pa­ra su ma­la for­tu­na, se le­sio­nó y no po­drá ver ac­ti­vi­dad en los pró­xi­mos tres me­ses. Lo po­si­ti­vo es que el ex de Chi­vas ya ha­bía ama­rra­do un buen con­tra­to con el Ein­tracht Frank­furt de Ale­ma­nia, por có­mo se ha­bía desem­pe­ña­do en el pa­sa­do y la ca­li­dad que ha des­ti­la­do. Así que en su ca­so, el im­pac­to pue­de ser mu­cho me­nor.

Al­go si­mi­lar pa­só con Ala­nís, quien fue uti­li­za­do co­mo la­te­ral iz­quier­do, y evi­den­ció las ca­ren­cias que tie­ne por la ban­da. En el due­lo con­tra Ale­ma­nia, no hi­zo bue­na mar­ca y fue sor­pren­di­do en va­rias oca­sio­nes.

Se ve di­fí­cil que es­te ele­men­to pu­die­ra re­ca­lar en al­gún club del Vie­jo Con­ti­nen­te; ten­drá que es­pe­rar otro tor­neo in­ter­na­cio­nal pa­ra lu­cir.

En Chi­vas si­gue sien­do de los ele­men­tos de ma­yor va­lor, de los ti­tu­la­res, y ahí sí, no lo mo­ve­rán, pe­se a lo su­ce­di­do en es­ta Confederaciones.

Por otro la­do, Nés­tor Arau­jo, quien sí ju­gó en su po­si­ción na­tu­ral, se no­tó en un ni­vel ba­jo que no se le ha­bía vis­to an­tes. Por­que en la era de Juan Car­los Oso­rio, ca­da vez que se le ha re­que­ri­do, res­pon­de con bue­nas ac­tua­cio­nes. En es­te tor­neo no fue así. Tu­vo erro­res pun­tua­les, igual que el res­to de la de­fen­sa, que fue un pun­to en­de­ble de es­te con­jun­to.

Arau­jo es uno de los ele­men­tos pre­di­lec­tos del co­lom­biano. Es­ta­ba le­sio­na­do de la mano de­re­cha, y aun así, se le in­clu­yó en la lis­ta, a la es­pe­ra de que no le per­ju­di­ca­ra a la ho­ra de ju­gar. Eso sí, se le cui­dó en los par­ti­dos de eli­mi­na­to­ria an­te Hon­du­ras y Es­ta­dos Uni­dos pa­ra que pu­die­ra es­tar al cien por cien­to en la Co­pa Confederaciones. Héc­tor He­rre­ra es otro de los ele­men­tos que no bri­lló, que por ahí tu­vo un par de ac­cio­nes im­por­tan­tes, de recuperación, pe­ro al no ser un con­ten­ción na­to y ju­gar en ese pun­to, se ex­hi­bió en va­rias oca­sio­nes.

De por sí, no es­ta­ba en su me­jor mo­men­to con el Por­to, en don­de con el pa­so del tiem­po ha per­di­do pro­ta­go­nis­mo, y aho­ra, los ma­los pa­sos con el Tri­co­lor pue­den ha­cer que se vea mu­cho peor. Cuan­do Héc­tor lle­gó a Por­tu­gal, se es­pe­ra­ba que de ahí sal­ta­ra a un equi­po mu­cho más im­por­tan­te, sin de­me­ri­tar el pres­ti­gio del Por­to. Pe­ro se sa­be bien que es un equi­po que sue­le ob­ser­var ju­ga­do­res jó­ve­nes con fu­tu­ro pa­ra lue­go ven­der­los. Gio­va­ni dos San­tos, otro de los dam­ni­fi­ca­dos, apa­re­ció co­mo in­te­rior, cuan­do el mis­mo Oso­rio di­jo en va­rias oca­sio­nes que lo veía co­mo me­dia pun­ta. No lu­ció, le fal­tó agre­si­vi­dad, to­mar más el es­fé­ri­co y ser pre­ci­so. Se me­tía cons­tan­te­men­te al cen­tro del cam­po sin el éxi­to desea­do. Así que, el ni­vel que mues­tra Gio en la MLS con el Ga­laxy de Los Án­ge­les dis­ta mu­cho de lo que se le vio en la Co­pa Confederaciones. Raúl Ji­mé­nez, cen­tro de­lan­te­ro, es otro de los que no par­ti­ci­pó en la po­si­cion en la que ha­bi­tual­men­te se le ve so­bre la can­cha. Te­nía que sa­cri­fi­car­se más y en va­rias es­ce­nas se le vio fa­llar a la ho­ra de to­mar el es­fé­ri­co. Una de sus vir­tu­des es el dis­pa­ro de lar­ga

stan­cia, al­go que se­gu­ra­men­te us­có Oso­rio al de­jar­lo to­do el ue­lo con­tra Ale­ma­nia, en el que o tu­vo una ac­tua­ción des­ta­ca­da. Es­tos ele­men­tos han te­ni­do sus ue­nos tiem­pos con el Tri­co­lor, ero la reali­dad es que to­dos los ar­ti­dos ter­mi­nan en lo mis­mo, ju­gar bien, pe­ro no ha­cen el gol. ho­ra, el ex­tra es que va­rios no eron co­lo­ca­dos en su po­si­ción atu­ral y eso les pue­de cos­tar en uan­to a pres­ti­gio, ya que no se eron bien.

FO­TO: REUTERS

Gio­va­ni dos San­tos, du­ran­te uno de los en­tre­na­mien­tos de la se­lec­ción me­xi­ca­na

FO­TO: MEXSPORT

A Os­wal­do Ala­nís le pe­só la po­si­ción de la­te­ral

Héc­tor He­rre­ra

FO­TO: MEXSPORT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.