Que me re­gre­sen al vie­jo Manny

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - OPINIÓN - Éri­ka Mon­to­ya eri­ka­mon­to­yag@gmail.com • twit­ter@LaKiks

Lo sien­to, pe­ro si el Manny Pac­quiao que su­birá es­te sá­ba­do al ring no es la ver­sión del pe­lea­dor que ven­ció a Mi­guel Cot­to, An­to­nio Mar­ga­ri­to o Érik Mo­ra­les pre­fie­ro ver­lo en el re­ti­ro.

Pac­quiao es una mon­ta­ña ru­sa de cam­bios de­por­ti­vos y ya no quie­ro ver más, pues en lu­gar de emo­cio­nar, po­co a po­co pier­de la aten­ción de los que por años pre­sen­cia­mos una tras otras sus me­jo­res ba­ta­llas.

Pa­cMan em­pe­zó co­mo un ga­to sal­va­je que ti­ra­ba en­lo­que­ci­do y so­bre­car­ga­ba a sus ri­va­les nu­li­fi­cán­do­los. Evo­lu­cio­nó a al­go mu­cho más es­té­ti­co, en don­de usan­do los gol­pes en án­gu­los in­vi­si­bles pa­ra el ri­val, de­mo­lía a sus ad­ver­sa­rios pa­ra ter­mi­nar co­mo una mez­cla ex­tra­ña del bo­xea­dor de gran mo­vi­li­dad, pe­ro sin esa de­ses­pe­ra­ción por con­se­guir un no­caut, com­bi­na­da con el au­men­to de pe­so y dis­mi­nu­ción de po­der.

A la par de que las prio­ri­da­des de Manny Pac­quiao cam­bia­ron -del bo­xeo por la po­lí­ti­ca-, sus nú­me­ros fue­ron de­cre­cien­do has­ta lle­gar a no más de 300 mil Pa­gos Por Even­to, un nú­me­ro ba­jí­si­mo en com­pa­ra­ción al res­to de sus otros com­pro­mi­sos. El des­co­no­ci­do aus­tra­liano Jeff Horn es la opor­tu­ni­dad per­fec­ta de Manny Pac­quiao pa­ra al me­nos rom­per una ra­cha de ochos años sin no­cauts y con­gra­ciar­se con los fa­ná­ti­cos... pe­ro si el re­sul­ta­do re­sul­ta ad­ver­so, aun­que son po­cas las po­si­bi­li­da­des de que cuel­gue los guan­tes, no es­ta­ría de más pen­sar en po­ner fin a una ca­rre­ra que pa­re­ce que es­tá de­más, aho­ra que ya no bro­mea con la po­si­bi­li­dad de ir por la pre­si­den­cia de Fi­li­pi­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.