Hoy no me caen bien los op­ti­mis­tas

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - OPINIÓN -

Por dón­de em­pe­zar es­te nue­vo re­la­to del desas­tre? ¿Có­mo ti­tu­lar­lo, qué des­ta­car? La peor se­lec­ción ale­ma­na a la que un re­pre­sen­ta­ti­vo me­xi­cano pu­do en­fren­tar en un tor­neo ofi­cial, ter­mi­nó im­po­nién­do­se nue­va­men­te, ter­mi­nan­do de ta­jo con la ilu­sión de ir a una fi­nal y dispu­tar un tí­tu­lo de pres­ti­gio.

La “gran men­ta­li­dad”, la elo­gia­dí­si­ma pre­pa­ra­ción aními­ca de los ju­ga­do­res mexicanos, la uni­dad y es­pí­ri­tu in­do­ma­ble de es­te gru­po que se ha­bía re­pues­to en tres par­ti­dos con­se­cu­ti­vos a mar­ca­do­res ad­ver­sos... to­do eso va­lió go­rro. Re­sul­tó una men­ti­ra, una alu­ci­na­ción... o tam­bién una vi­sión su­per­fi­cial y bar­be­ra de to­dos los crí­ti­cos que la des­ta­ca­ron tras el triun­fo an­te los ru­sos. Ubi­que­mos bien el te­ma. A Mé­xi­co le ga­nó una Ale­ma­nia B. No le ga­nó la se­lec­ción cam­peo­na del mun­do, la de fi­gu­ras co­mo Neuer, Hum­mels, Boa­teng, Kroos, Özil, Mü­ller. Los que ju­ga­ron ayer son muy bue­nos tam­bién, pe­ro no es­tán to­da­vía al ni­vel de los ti­tu­la­res. Los co­men­ta­ris­tas y ana­lis­tas que al me­nos yo es­cu­ché en la trans­mi­sión te­le­vi­si­va del jue­go se qui­sie­ron ver po­si­ti­vos, no se en­sa­ña­ron con na­die... Pa­ra al­guno de ellos (el ex por­te­ro Os­wal­do Sán­chez) el re­sul­ta­do fue in­jus­to in­clu­si­ve pues el equi­po na­cio­nal ge­ne­ró lle­ga­das y do­mi­nó bue­na par­te del par­ti­do. Pe­ro es­to me re­mi­te tam­bién a una his­to­ria de­ma­sia­do co­no­ci­da ya: la eta­pa de las de­rro­tas dig­nas. No po­de­mos, otra vez, elo­giar a la se­lec­ción me­xi­ca­na de fut­bol por­que per­dió de for­ma in­me­re­ci­da o por­que le me­tie­ron 4 go­les, pe­ro en reali­dad de­bió ha­ber acep­ta­do so­lo 3 .... O por­que de­bió ha­ber ano­ta­do más de uno... O por­que ce­rró en­ci­ma de un ri­val que se sen­tía muy có­mo­do es­pe­rán­do­los pa­ra ejer­cer el con­tra­gol­pe.

A ve­ces me caen bien los op­ti­mis­tas del fut­bol... pe­ro hoy no. Des­pués de una de­rro­ta co­mo la de ayer, a só­lo un año del Mun­dial, me pa­re­cen idio­tas, in­ge­nuos o lo que pa­ra mí es peor, unos la­me­bo­tas y bar­be­ros. El trau­ma que le ori­gi­nó a es­te equi­po y a es­te en­tre­na­dor la go­lea­da de los chi­le­nos ha­ce un año, evi­den­te­men­te no lo han su­pe­ra­do. Y quién sa­be si lo su­pe­rarán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.