LA CON­DE­NA DE JUAN CAR­LOS OSO­RIO

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - FUTBOL INTERNACIONAL -

1. LAS ETER­NAS RO­TA­CIO­NES:

Es el prin­ci­pal pe­ca­do de Oso­rio. El co­lom­biano ha­ce tan­tos cam­bios de un jue­go a otro don­de no hay con­ti­nui­dad de un on­ce; ayer tu­vo que ha­cer al­gu­nos por ne­ce­si­dad, pe­ro re­sul­ta­ron inex­pli­ca­bles, co­mo la in­clu­sión de Gio­va­ni dos San­tos (de mal tor­neo) por Car­los Ve­la, quien es por mu­cho el ele­men­to más des­equi­li­bran­te de su plan­ti­lla. Tam­bién sor­pren­dió con Os­wal­do Ala­nis en lu­gar de echar mano de Luis Re­yes.

2. LA MA­LA LIS­TA:

Juan Car­los Oso­rio con­fec­cio­nó mal la lis­ta de­fi­ni­ti­va pa­ra la Co­pa Confederaciones. El en­tre­na­dor le dio pe­so a to­dos sus ju­ga­do­res de ata­que que tie­ne en el fut­bol eu­ro­peo, pe­ro se le ol­vi­dó in­cluir al me­nos un me­dio de con­ten­ción na­tu­ral y a fut­bo­lis­tas la­te­ra­les. Con­for­me fue avan­zan­do el tor­neo, que­dó evi­den­cia­da la pé­si­ma con­fec­ción de su plan­ti­lla, al gra­do que em­pe­zó con la im­pro­vi­sa­ción de ju­ga­do­res en po­si­cio­nes que no do­mi­na­ban.

3. IM­PRO­VI­SA­CIÓN DE PO­SI­CIO­NES:

Al lle­var una plan­ti­lla tan mal ba­lan­cea­da, Oso­rio tu­vo que em­pe­zar a im­pro­vi­sar ju­ga­do­res en po­si­cio­nes que no do­mi­nan. El ejem­plo más cla­ro fue en la de­fen­sa cuan­do uti­li­zó a Car­los Sal­ce­do co­mo la­te­ral, o en el me­dio del cam­po cuan­do tu­vo que echar mano de Héc­tor He­rre­ra y Jo­nat­han dos San­tos pa­ra ha­cer las fun­cio­nes en la con­ten­ción. Ade­lan­te, pa­ra dar­le ca­bi­da en el on­ce, ti­ro a Raúl Ji­mé­nez co­mo ex­tre­mo.

4. FAL­TA DE LEC­TU­RA DE LOS JUE­GOS:

A Juan Car­los Oso­rio le cues­ta leer los par­ti­dos. Se afe­rra al plan que tra­za des­de an­tes de que es­tos co­mien­cen. Con­tra Nue­va Ze­lan­da se es­pe­ró al me­dio tiem­po pa­ra mo­di­fi­car el mal plan­tea­mien­to que ha­bía he­cho, y no fue de­ma­sia­do tar­de por la ma­la pun­te­ría de los neo­ze­lan­de­ses; ayer pa­só lo mis­mo y tu­vo la suer­te de que Ale­ma­nia ba­jó su rit­mo y de­ci­dió ju­gar al con­tra­gol­pe. Sus cam­bios no ge­ne­ra­ron na­da.

5. NU­LA AU­TO­CRÍ­TI­CA:

Pa­ra Juan Car­los Oso­rio, su equi­po ayer me­re­cía uno o dos go­les más, pe­ro no ha­bló de los 20 mi­nu­tos de arran­que que fue­ron pé­si­mos y de los tan­tos que erró Ale­ma­nia; tam­bién va­lo­ró de ma­ne­ra exa­ge­ra­da las au­sen­cias de Sal­ce­do (de los peo­res de la Co­pa) y Die­go Re­yes, a quie­nes ca­li­fi­có ca­si de in­sus­ti­tui­bles. De la ti­tu­la­ri­dad de Gio­va­ni dos San­tos y la su­plen­cia de Car­los Ve­la, no ex­pli­có na­da con­vi­cen­te, so­lo su ro­llo de siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.