Na­die le ha re­ga­la­do na­da a es­tas cha­vas

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - OPINIÓN - • Ra­fael Ocam­po ra­fael.ocam­po@mi­le­nio.com • twit­ter@ro­cam­po

No ter­mi­na aún la primera cam­pa­ña de la Li­ga Fe­me­nil de fut­bol pro­fe­sio­nal. Pe­ro pue­de de­cir­se que es­tá sien­do exi­to­sa. Bas­ta ver los me­dios de in­for­ma­ción de­por­ti­va pa­ra dar­se cuen­ta de los es­pa­cios que han ga­na­do.

En web, te­le, ra­dio, im­pre­sos he­mos ido co­no­cien­do a las prin­ci­pa­les ju­ga­do­ras, al­gu­nas de ellas in­clu­si­ve in­ter­ac­tuan­do con los fut­bo­lis­tas más des­ta­ca­dos. La Li­ga ha plan­tea­do partidos pa­re­jos en el mar­ca­dor, bien ju­ga­dos y tam­bién go­lea­das in­mi­se­ri­cor­des. Se han pre­sen­ta­do es­cán­da­los que bor­dean los lí­mi­tes de la éti­ca, co­mo el gol ven­ta­jo­so de las cru­za­zu­li­nas que el mis­mo ár­bi­tro in­ten­tó que no se hi­cie­ra. Hay cuan­do me­nos una hi­ja en pa­pel de go­lea­do­ra, de una ex fi­gu­ra del fut­bol me­xi­cano.

Hoy na­die pue­de de­cir que no fue una gran idea ha­ber ar­ma­do esta com­pe­ti­ción y ha­ber­la lan­za­do ya, en lo que a mu­chos les pa­re­ció al­go for­za­do, pe­ro que al mis­mo tiem­po cons­ti­tu­yó un pa­so osa­do, sin pa­ran­gón. La Li­ga fe­me­nil em­pie­za a ser trans­mi­ti­da por ca­de­nas de te­le­vi­sión de pa­ga y qui­zá es­te mis­mo tor­neo las te­le­vi­so­ras abier­tas, co­mo Te­le­vi­sa o Te­le­vi­sión Azteca, se atre­van a trans­mi­tir un par­ti­do en sus prin­ci­pa­les se­ña­les.

Por lo pron­to, en los es­ta­dios se han ve­ni­do pre­sen­tan­do mejores en­tra­das, has­ta don­de yo sé de for­ma gra­tui­ta. Pe­ro que los afi­cio­na­dos se to­men ya el gus­to de ir y sen­tar­se en las tri­bu­nas pa­ra pre­sen­ciar un par­ti­do de esta com­pe­ti­ción es ver­da­de­ra­men­te al­go que de­be des­ta­car­se.

La Li­ga fe­me­nil me­re­ce más y mejores pa­tro­ci­nios. O que los que ac­tual­men­te res­pal­dan a los equi­pos de la Li­ga Mx se ex­tien­dan o se in­cre­men­ten pa­ra ge­ne­rar suel­dos atrac­ti­vos a ju­ga­do­ras, en­tre­na­do­ras, di­rec­ti­vas. Y pa­ra se­guir im­pul­san­do en fuer­zas bá­si­cas el de­sa­rro­llo de la Li­ga. Por for­tu­na, hay de don­de apren­der. Hay Li­gas fe­me­ni­les muy exi­to­sas: en Es­ta­dos Uni­dos, en Es­pa­ña, Fran­cia, Ale­ma­nia. Por lo pron­to, to­do lo que han ob­te­ni­do es­tas mu­je­res se lo han ga­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.