PU­MAS: iden­ti­dad y ren­ta­bi­li­dad

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - OPINIÓN - •Jo­sé Ra­món Fer­nán­dez Gu­tié­rrez de Que­ve­do jo­sefgq@gmail.com

El ci­clo de Pu­mas era vi­tal: na­cía, cre­cía y se re­pro­du­cía; des­pués, ga­na­ba un cam­peo­na­to y vol­vía a em­pe­zar. Eran pe­rio­dos de cua­tros años, apro­xi­ma­da­men­te, los que tar­da­ba en mon­tar un equi­po ga­na­dor. Es­te ci­clo se rom­pió cuan­do las fuer­zas del mer­ca­do, ca­da vez más gran­des y no­ve­do­sas, lo ori­lla­ron a com­pe­tir den­tro de un sis­te­ma eco­nó­mi­co con la mis­ma de­man­da pe­ro con ma­yor ofer­ta. El viejo mer­ca­do don­de Pu­mas era el prin­ci­pal pro­vee­dor de fut­bo­lis­tas me­xi­ca­nos al in­te­rior y al ex­te­rior, se frag­men­tó con las nue­vas re­gla­men­ta­cio­nes en el lí­mi­te de ex­tran­je­ros, y la en­tra­da de nue­vos com­pe­ti­do­res que em­pe­za­ron a pro­du­cir y ven­der ju­ga­do­res me­xi­ca­nos con gran­des re­sul­ta­dos. La can­te­ra de Uni­ver­si­dad ya no era la úni­ca y tam­po­co la me­jor. En­ton­ces se con­vir­tió en com­pra­dor, al gra­do de ver­se obli­ga­do a ad­qui­rir pa­ra so­bre­vi­vir, ese pro­duc­to so­bre el que tu­vo la pa­ten­te ca­si en ex­clu­si­va: ju­ga­do­res ta­len­to­sos, jó­ve­nes y me­xi­ca­nos. Es ver­dad que Pu­mas no evo­lu­cio­nó a la ve­lo­ci­dad del mer­ca­do, pe­ro tam­bién es cier­to que en un mer­ca­do tan fe­roz co­mo el ac­tual, es im­po­si­ble ga­nar tí­tu­los con un equi­po lleno de cha­ma­cos co­mo lo ha­cía en sus mejores épo­cas. El Club Uni­ver­si­dad se que­dó a me­dio ca­mino en­tre el ama­teu­ris­mo, don­de na­ce su iden­ti­dad, y el pro­fe­sio­na­lis­mo, don­de man­da la ren­ta­bi­li­dad. La pre­gun­ta que Pu­mas de­be re­sol­ver aho­ra, es si su tra­di­cio­nal mo­de­lo de for­ma­ción ba­sa­do en aquel es­pí­ri­tu uni­ver­si­ta­rio, es com­pa­ti­ble con un mer­ca­do cu­yas fuer­zas han ven­ci­do la no­ble­za y ori­gi­na­li­dad de una ins­ti­tu­ción con prin­ci­pios tan hu­ma­nos. La can­te­ra de Uni­ver­si­dad fun­da­da con vo­ca­ción edu­ca­ti­va, aban­do­nó la cul­tu­ra que la con­vir­tió en la me­jor es­cue­la de fut­bo­lis­tas. La so­lu­ción no es sen­ci­lla, re­quie­re sa­cri­fi­cio y pa­cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.