Com­pro­me­te su bo­le­to a la Li­gui­lla

Una nue­va de­rro­ta en el tor­neo, aho­ra fren­te a Ti­gres, mantiene en sus­pen­so la cla­si­fi­ca­ción de Cruz Azul a la fa­se fi­nal, aun­que tie­ne dos par­ti­dos pa­ra con­se­guir­lo

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - FUTBOL -

Ave­ces el fut­bol pu­die­ra pa­re­cer in­jus­to con di­fe­ren­tes equi­pos. His­to­rias de frus­tra­ción son cons­tan­tes en es­te de­por­te. Cruz Azul es par­te de es­te gru­po, de he­cho, es un in­vi­ta­do cons­tan­te; ayer, fren­te a Ti­gres, un ri­val de po­de­río, La Má­qui­na co­men­zó dan­do un golpe en la me­sa, con­si­guien­do un gol que ca­ta­pul­tó sus ilu­sio­nes y las de una afi­ción ávi­da de bue­nos re­sul­ta­dos. Ape­nas se ju­ga­ban los pri­me­ros mi­nu­tos, pe­ro la fal­ta de tem­plan­za, pa­cien­cia y con­cen­tra­ción, y has­ta el des­tino ca­pri­cho­so, die­ron vuel­co a un acon­te­cer di­fe­ren­te a lo lar­go del desen­la­ce del co­te­jo… Los fe­li­nos im­pu­sie­ron su or­den y se lle­va­ron los tres pun­tos del Azul, de­jan­do en sus­pen­so la cla­si­fi­ca­ción de los ce­men­te­ros a la Li­gui­lla.

Cruz Azul lo ne­ce­si­ta­ba, re­que­ría de un re­vul­si­vo aními­co ca­si ins­tan­tá­neo y lo con­si­guió vía Fran­cis­co Sil­va. Se ju­ga­ba el mi­nu­to 4, cuan­do el chi­leno to­mó la pe­lo­ta y avan­zó unos me­tros, bus­có al com­pa­ñe­ro idó­neo y aun sin en­con­trar­lo, le­van­tó la ca­be­za y se ani­mó a gol­pear la pe­lo­ta co­mo ve­nía. Se­gun­dos más tar­de, el an­dino ce­le­bra­ba con Omar Mendoza la inau­gu- ra­ción del elec­tró­ni­co; su afi­ción lo fes­te­ja­ba co­mo es­ca­sas ve­ces. A ri­va­les co­mo el de ayer, de la ca­li­dad de Ti­gres, se le tie­ne que co­men­zar a no­quear con gol­pes co­mo ése, con tan­tos en con­tra, con ano­ta­cio­nes de las lla­ma­das de ves­ti­dor.

Ti­gres y la ex­pe­rien­cia de Ri­car­do Fe­rret­ti se en­car­ga­ron de tra­ba­jar con el ím­pe­tu ele­va­do de La Má­qui­na, po­co a po­co fue­ron mer­man­do las in­ten­cio­nes de un cua­dro ce­les­te vol­ca­do al fren­te. La pri­me­ra pre­mi­sa fue qui­tar­les el ba­lón, arrin­co­nar­los, ce­rrar­les los es­pa­cios y con ello, cor­tar cir­cui­tos; así, de ma­ne­ra pau­la­ti­na, asu­mían ries­gos, en­ci­ma­ban su ata­que y se vol­ca­ban al fren­te. Fue has­ta al mi­nu­to 31, que An­dré-Pie­rre Gig­nac lo­gró dis­pa­rar de ma­ne­ra ti­mo­ra­ta an­te la pre­sen­cia de Chuy Co­ro­na. Era el úni­co em­ba­te fe­lino por en­ton­ces. El Tu­ca es­for­za­ba la gar­gan­ta des­de su área téc­ni­ca, tra­tan­do de co­rre­gir. La his­to­ria de Cruz Azul es dig­na de cual­quier guión dan­tes­co... Los úl­ti­mos 15 mi­nu­tos del pri­mer tiempo Ti­gres se de­di­có a ata­car, a ha­cer­lo con vehe­men­cia; La Má­qui­na se re­ple­gó, con­ce­dién­do­le el rol pro­ta­go­nis­ta a un enemi­go que no de­bes mi­ni­mi­zar. Ti­ro libre pa­ra los del nor­te, se per­fi­ló Ju­nin­ho des­de fue­ra del área ce­men­te­ra y Án­gel Me­na, cual por­te­ro, des­vío el es­fé­ri­co con las ma­nos, pa­ra que és­te no le pe­ga­ra en el ros­tro... Se­gun­da ama­ri­lla, se va ex­pul­sa­do y pe­nal. De nue­vo, los di­ri­gi­dos por Jé­mez, al bor­de del pre­ci­pi­cio.

Ser afi­cio­na­do de Cruz Azul, en la actualidad, es vi­vir al límite ca­da lle­ga­da del equi­po ri­val, es­pe­ran­do lo peor. Sus an­te­ce­den­tes en par­ti­dos de­ter­mi­nan­tes y has­ta en los que no, de­li­mi­ta

su reali­dad a un equi­po acos­tum­bra­do a de­cep­cio­nar a los su­yos. Al 48’, Ju­nin­ho, el au­tor in­te­lec­tual de la mar­ca­ción del pe­nal, con­ver­tía en gol el ti­ro de cas­ti­go. Des­de los on­ce pa­sos, el ca­pi­tán bra­si­le­ño sen­ten­cia­ba el empate mo­men­tá­neo en la can­cha del Azul. La Má­qui­na se mar­cha­ba al ves­ti­dor con la sen­sa­ción más fre­cuen­te de su an­dar: frus­tra­ción.

En lo nu­mé­ri­co, más allá del sen­tir co­lec­ti­vo, a Cruz Azul no le des­fa­vo­re­cía de­ma­sia­do el re­sul­ta­do par­cial al re­co­mien­zo del en­cuen­tro. To­do lo con­tra­rio, por las com­bi­na­cio­nes, a los ce­les­tes les ser­vía pa­ra se­guir en­tre los ocho pri­me­ros lu­ga­res de la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral. Pa­ra con­se­guir­lo, la em­pre­sa era com­ple­ja, se re­que­ría de acor­tar­le ca­pa­ci­dad a Ti­gres, una de las me­jo­res ofen­si­vas del tor­neo, ce­rrar­le los es­pa­cios al ata­que y nu­li­fi­car a Gig­nac y com­pa­ñía. No su­ce­dió. Se tra­ta de un equi­po que pa­re­ce ha de­ja­do de ser­lo en cuan­to es­fuer­zos de­fen­si­vos. Se ju­ga­ba el 53’, cuan­do Ra­fael da Souza arri­bó has­ta las cer­ca­nías del área de Je­sús Co­ro­na, con tiempo y la po­si­bi­li­dad de in­cre­men­tar el pe­li­gro con un buen tra­zo. Lo hi­zo. El bra­si­le­ño man­dó un ser­vi­cio aé­reo, que el mis­mo ar­que­ro cor­tó con di­fi­cul­ta­des, pe­ro que a su vez le sir­vió pa­ra que Eduardo Var­gas que­da­ra a mo­do y de al­gún mo­do, pu­die­ra dis­pa­rar des­de don­de es­ta­ba. Gol en con­tra, de nue­vo a for­zar la ma­qui­na­ria, otra vez a ti­rar des­de ce­ro e in­ten­tar igua­lar el mar­ca­dor. Cruz Azul ya es­ta­ba más preo­cu­pa­do por el pa­ra­do de­fen­si­vo, que por in­cre­men­tar el vo­lu­men en ata­que. Jé­mez mo­di­fi­có sus en­gra­nes: in­gre­sa­ron Ch­ris­tian Giménez y Martín Ro­drí­guez.

El ca­mino pa­ra lle­gar al fi­nal del par­ti­do fue la cons­tan­te del pri­mer tiempo, Cruz Azul in­ten­ta­ba, su­fría y no con­cre­ta­ba. Ti­gres des­ple­ga­ba un fut­bol ver­ti­cal, en el que ata­ca­ba a pla­cer y con ello, ju­ga­ba con la de­ses­pe­ra­ción de un ri­val con­su­mi­do en cri­sis. Los de Jé­mez aban­do­na­ban la can­cha con la mi­ra­da en el cés­ped, con la pe­na de quien sa­be que se ha equi­vo­ca­do y peor, con la ca­li­fi­ca­ción a la Li­gui­lla com­pro­me­ti­da. Con 21 pun­tos, La Má­qui­na di­fí­cil­men­te ce­rra­rá den­tro de los me­jo­res ocho en lo que res­ta de la jor­na­da. Los ma­ti­ces de la cri­sis han vuel­to a La No­ria.

En­ner Va­len­cia elu­de la ba­rri­da de Julián Ve­láz­quez

FO­TOS: IMAGO7

Éd­gar Mén­dez pa­só des­aper­ci­bi­do

En­zo Ro­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.