LAS SE­ÑA­LES DE LA DE­BA­CLE

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - FUTBOL NACIONAL -

1) LA MA­LA PRO­DUC­TI­VI­DAD

En los úl­ti­mos seis jue­gos, el Cruz Azul de Pa­co Jé­mez ape­nas ha si­do ca­paz de ob­te­ner dos vic­to­rias. Es de­cir, de los 18 pun­tos en dispu­ta, so­lo lo­gró res­ca­tar seis. Esa es la prin­ci­pal ra­zón por la que hoy ve de ma­ne­ra an­gus­tio­sa el ca­mino ha­cia la Li­gui­lla por el tí­tu­lo. Lue­go de 16 jue­gos ofi­cia­les sin per­der, pa­ra la Jor­na­da 11 La Má­qui­na fue va­pu­lea­do por Pa­chu­ca (4-0) y ahí ha caí­do en otras tres oca­sio­nes: Amé­ri­ca (31), Lo­bos BUAP (3-0) y Ti­gres (2-1). So­lo le pu­do ga­nar a Pu­mas (4-1) y en un jue­go muy po­lé­mi­co a Que­ré­ta­ro (2-1), aun­que hay que acla­rar que es­tos dos equi­pos han si­do de los peo­res del cam­peo­na­to.

2) LOS SE­ÑA­LA­MIEN­TOS DE JÉ­MEZ

La si­tua­ción por la que atra­vie­sa Cruz Azul ha que­da­do de ma­ni­fies­to en las de­cla­ra­cio­nes que ha he­cho Pa­co Jé­mez. Lue­go de la pri­me­ra go­lea­da que re­ci­bió an­te Pa­chu­ca, en la que asu­mió to­da la res­pon­sa­bi­li­dad y la cul­pa, aho­ra el téc­ni­co es­pa­ñol ha lan­za­do los dar­dos ha­cia su plan­tel. Sí, se in­clu­ye en el pa­que­te, pe­ro es­tá cla­ro que el men­sa­je va di­ri­gi­do a su plan­ti­lla. An­te Lo­bos di­jo: “De­ja­mos en cla­ro que no so­mos un equi­po gran­de”. Y contra Ti­gres, ase­ve­ró que: “Pa­re­ce que te­ne­mos que ge­ne­rar las oca­sio­nes fa­vo­ra­bles pa­ra el con­tra­rio, cuan­do él no es ca­paz, eso sí me mo­les­ta y lo te­ne­mos que evi­tar por­que pa­re­ce­mos es­tú­pi­dos”, di­jo de los erro­res in­di­vi­dua­les.

3) ERRO­RES DE LOS JU­GA­DO­RES

Si el men­sa­je de Pa­co Jé­mez de las úl­ti­mas dos se­ma­nas ha ido di­rec­ta­men­te ha­cia sus ju­ga­do­res, es por la sen­ci­lla ra­zón de que Cruz Azul ha co­me­ti­do erro­res muy pun­tua­les. Por ejem­plo, en el jue­go contra Lo­bos BUAP, la de­fen­sa in­te­gra­da por Ju­lián Ve­láz­quez y Ju­lio César Do­mín­guez fa­lló ro­tun­da­men­te. Lue­go, en el par­ti­do de Co­pa an­te Amé­ri­ca (aun­que no es de la Li­ga, es par­te del mal mo­men­to celeste), el re­fe­ren­te de es­te equi­po, Ch­ris­tian Gi­mé­nez reali­zó una ba­rri­da apa­ra­to­sa en un cos­ta­do de la can­cha so­bre Paul Agui­lar. Es­te fin de se­ma­na, Me­na co­ro­nó es­tos erro­res con la mano que co­me­tió en el área de ma­ne­ra ri­dí­cu­la, al in­ten­tar pro­te­ger­se de un pe­lo­ta­zo.

4) DESAS­TRE DE­FEN­SI­VO

Has­ta la Jor­na­da 9, Cruz Azul ha­bía si­do una de las me­jo­res de­fen­sas del fut­bol me­xi­cano. El equi­po cru­za­zu­lino so­lo ha­bía re­ci­bi­do sie­te tan­tos; sin em­bar­go, en los úl­ti­mos seis jue­gos lle­gó el co­lap­so de es­ta lí­nea al per­mi­tir el do­ble: 14 ano­ta­cio­nes. La que ha­bía si­do una de las gran­des vir­tu­des del equi­po de Pa­co Jé­mez, aho­ra es su pun­to dé­bil. Es cier­to, el en­tre­na­dor ha te­ni­do que ha­cer al­gu­nos cam­bios, pe­ro no ha en­con­tra­do la so­li­dez de la pri­me­ra par­te de la tem­po­ra­da. A ve­ces jue­ga con En­zo Ro­co y Ju­lián Ve­láz­quez, en otras oca­sio­nes en­tra Ju­lio César Do­mín­guez por al­guno de es­tos dos, o de­ci­de apostar por la lí­nea de tres za­gue­ros. Co­mo sea, la de­fen­sa de La Má­qui­na ha per­di­do ga­ran­tías y se ha vuel­to vul­ne­ra­ble.

5) LAS BA­JAS DE JUE­GO

Es­te Cruz Azul ha de­ja­do de ser el equi­po efi­cien­te de las pri­me­ras jor­na­das y sus fi­gu­ras han de­ja­do de lu­cir. En los úl­ti­mos jue­gos ya no se men­cio­na el gran ni­vel con el que lle­gó el es­pa­ñol Éd­gar Mén­dez o la con­tun­den­cia que mos­tra­ba Fe­li­pe Mo­ra, la cual le arre­ba­tó la ti­tu­la­ri­dad a Mar­tín Cau­te­ruc­cio; tam­po­co Mar­tín Ro­drí­guez ha lo­gra­do ser un ju­ga­dor más re­gu­lar en sus ac­tua­cio­nes. Tam­bién es­tá el ca­so de Ángel Me­na, quien fue lo me­jor que tu­vo el equi­po el se­mes­tre pa­sa­do, pe­ro en es­ta tem­po­ra­da so­lo ha mos­tra­do a cuen­ta go­tas su ta­len­to. En fin,el ni­vel de mu­chos ju­ga­do­res de Cruz Azul ha ve­ni­do a la ba­ja con­for­me ha avan­za­do el cam­peo­na­to.

6) LA HIS­TO­RIA DE SIEM­PRE

El prin­ci­pal enemi­go que tie­ne Cruz Azul es su pa­sa­do. La Má­qui­na pe­lea contra sus pro­pios fan­tas­mas. Aun­que pú­bli­ca­men­te to­dos los ju­ga­do­res y cuer­po téc­ni­co nie­gan la in­fluen­cia de es­te fac­tor, lo cier­to es que en el equi­po la pre­sión acu­mu­la­da lle­ga a ju­gar en contra en un mo­men­to de­ter­mi­na­do. Tal pa­re­ce que las sen­sa­cio­nes de los fra­ca­sos re­cien­tes han apa­re­ci­do jus­to en la eta­pa cru­cial. Cruz Azul ya no se no­ta con la sol­tu­ra de las pri­me­ras jor­na­das, es más, pa­re­cie­ra un equi­po te­me­ro­so a equi­vo­car­se. Contra Ti­gres dio la im­pre­sión que que­ría cui­dar su ven­ta­ja de un so­lo gol, cuan­do una y otra vez el téc­ni­co se ha ufa­na­do de siem­pre que­rer ir por más. Tam­bién, a es­te plan­tel le cues­ta mu­cho le­van­tar­se de los gol­pes que re­ci­be pri­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.