“Es fru­to de mi de­di­ca­ción”

Uriel An­tu­na con­si­de­ra que la con­vo­ca­to­ria a la se­lec­ción ma­yor se de­be a los sa­cri­fi­cios y el tra­ba­jo que le po­ne al fut­bol; sue­ña con asis­tir a Ru­sia

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - FUTBOL - Mi­ne­lli Atay­de/Ciu­dad de Mé­xi­co

Tie­ne la osa­día na­tu­ral que con­ce­de el ta­len­to. Es uno de esos me­dio­cam­pis­tas rá­pi­dos, que le gus­ta en­ca­rar, lle­gar a lí­nea de fon­do o ir al cen­tro de la can­cha si así se re­quie­re. En la Eri­di­vi­sie lo des­cri­ben co­mo un ti­po “ágil”. Uriel An­tu­na mi­li­ta en el Gro­nin­gen de Ho­lan­da y se­rá con­vo­ca­do por Juan Car­los Oso­rio pa­ra los due­los amis­to­sos que ten­drá la se­lec­ción me­xi­ca­na en Eu­ro­pa, contra Bél­gi­ca y Po­lo­nia (10 y 13 de no­viem­bre, res­pec­ti­va­men­te).

Es su pri­me­ra opor­tu­ni­dad en la ma­yor, y tie­ne cla­ro que eso se de­be al em­pe­ño que ha pues­to pa­ra des­ta­car. Aun­que sa­be que to­da­vía tie­ne años de apren­di­za­je por de­lan­te. “Es­toy con­ten­tí­si­mo, des­de ni­ño sue­ñas con es­tar y es­ta es mi pri­me­ra con­vo­ca­to­ria. Yo me di cuen­ta por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, me ha­bían co­men­ta­do al­go, aun­que se sa­bía que no era na­da se­gu­ro, pe­ro has­ta ahí. Des­pués, lo di­jo en una entrevista y fue un po­qui­to más ofi­cial y real”, di­jo vía te­le­fó­ni­ca a La Afi­ción.

Con ape­nas 20 años, Uriel no se li­mi­ta en sus me­tas. Sa­be que aun­que hay po­cos lu­ga­res pa­ra asis­tir al Mun­dial de Ru­sia 2018, y hay quie­nes tie­nen ya va­rios due­los con la pla­ye­ra ver­de, y eso les da ven­ta­ja, pue­de sor­pren­der y ha­cer­se un hue­co en el com­bi­na­do.

“La ver­dad es que no me lo es­pe­ra­ba en es­tos mo­men­tos, pe­ro la opor­tu­ni­dad lle­ga y creo que son fru­tos del tra­ba­jo y la de­di­ca­ción que pon­go en ca­da par­ti­do. Voy a lu­char pa­ra que se dé ir al Mun­dial”. En­se­gui­da, agre­gó que “voy a lu­char pa­ra dar to­do de mí y ser con­si­de­ra­do, ya lo de­jo en ma­nos del téc­ni­co (si lo lle­va al Mun­dial). En los par­ti­dos voy a es­for­zar­me”.

Se­ña­ló que aún no pla­ti­ca a fon­do con el ti­mo­nel co­lom­biano so­bre lo que es­pe­ra de él en el Tricolor: “La ver­dad que to­da­vía no, ha si­do muy rá­pi­do, no he ha­bla­do na­da con él, pe­ro me pon­dré a su dis­po­si­ción”. An­tu­na fue una de las re­ve­la­cio­nes im­por­tan­tes pa­ra Mé­xi­co en el pa­sa­do Mun­dial Sub 20. Lo­gró de­bu­tar con San­tos en Pri­me­ra Di­vi­sión. Lo com­pró el City Football Group y fue pres­ta­do al Gro­nin­gen.

Es­toy con­ten­tí­si­mo, des­de ni­ño sue­ñas con es­tar y és­ta es mi pri­me­ra con­vo­ca­to­ria. No me lo es­pe­ra­ba”

Fue di­fí­cil al prin­ci­pio por el idio­ma, pe­ro con el pa­so del tiem­po vas en­ten­dien­do me­jor el en­tre­na­mien­to”

Pa­ra eso tra­ba­jo, pa­ra que el en­tre­na­dor se fi­je en mí; el pa­sa­do Pre­mun­dial y Mun­dial me abrie­ron puer­tas” URIEL AN­TU­NA De­lan­te­ro del Gro­nin­gen

ADAP­TA­DO

An­tu­na ha ido su­man­do mi­nu­tos en Ho­lan­da. Ape­nas en la jor­na­da pa­sa­da ju­gó sus pri­me­ros 90 mi­nu­tos, fue en la derrota de los su­yos 2-1 an­te el Spar­ta Rot­ter­dam. A An­tu­na le ins­pi­ran las ca­rre­ras de Ar­jen Rob­ben y Luis Suá­rez, quie­nes vis­tie­ron la mis­ma pla­ye­ra, por eso, di­jo, no ba­ja­rá los bra­zos por más com­pli­ca­do que a ve­ces luz­ca el pa­no­ra­ma. “Fue di­fí­cil al prin­ci­pio, por el idio­ma, por­que no en­ten­día muy bien, pe­ro la ver­dad con el pa­so del tiem­po pues vas en­ten­dien­do me­jor el ti­po de en­tre­na­mien­to, lo que ha­blan, to­do lo voy per­fec­cio­nan­do, por­que fui es­tu­dian­do to­do y ya es­toy muy bien. Aho­ri­ta me sien­to más adap­ta­do a to­do, des­de la co­mi­da has­ta las can­chas, y más có­mo­do pa­ra ju­gar”. Por su­pues­to, el que el en­tre­na­dor no lo co­no­cie­ra a detalle tam­bién es mo­ti­vo de que re­gis­tre 124 mi­nu­tos en lo que va del tor­neo, un nú­me­ro muy bueno to­man­do en cuen­ta el en­torno. “Es com­pli­ca­do que el en­tre­na­dor no me co­no­ce al cien por cien­to, pe­ro pa­ra eso tra­ba­jo, pa­ra que el en­tre­na­dor se fi­je en mí, lo que hi­ce en el pa­sa­do Pre­mun­dial y Mun­dial me abrió mu­chas puer­tas, y yo me es­fuer­zo en ca­da en­tre­na­mien­to, creo que va­mos por buen ca­mino”. Pa­ra An­tu­na, el de­jar el fut­bol me­xi­cano fue uno de los al­tos pre­cios que a ve­ces se tie­nen que pa­gar pa­ra cum­plir ob­je­ti­vos. El me­dio­cam­pis­ta hi­zo hin­ca­pié que aun­que no es fá­cil, pa­ra to­do fut­bo­lis­ta el ju­gar en el Vie­jo Con­ti­nen­te es un sue­ño.

“Es un sa­cri­fi­cio que to­do fut­bo­lis­ta de­be ha­cer, pe­ro siem­pre es por cum­plir un sue­ño y las me­tas. De cier­ta ma­ne­ra sí se pue­de lla­mar sa­cri­fi­cio, por­que aun­que ha­ces lo que más te gus­ta, es­tás le­jos de tu fa­mi­lia”. Uriel An­tu­na tie­ne re­co­rri­do en se­lec­cio­nes me­no­res y lle­gar al ab­so­lu­to era al­go que des­de ni­ño en Gó­mez Pa­la­cio (Du­ran­go) se le cla­vó en la men­te. En es­tos años ha vis­to co­mo fut­bo­lis­tas van y vie­nen, co­mo pro­me­sas im­por­tan­tes, que in­clu­so fue­ron cam­peo­nes del mun­do en la Sub 17 no han te­ni­do pro­yec­ción. Des­de su pers­pec­ti­va es­ta si­tua­ción no so­lo se de­be a la po­ca con­ti­nui­dad que dan los téc­ni­cos y di­rec­ti­vos a los jó­ve­nes, sino tam­bién al mis­mo ju­ga­dor. “Mu­cho de­pen­de del sa­cri­fi­co del ju­ga­dor, por­que mu­chos jó­ve­nes a ve­ces de­jan unas co­sas, pe­ro otras no y no es su­fi­cien­te. A mu­chos les preo­cu­pan más otras co­sas que ju­gar fut­bol y creo que mu­cho de­pen­de de uno. Cla­ro, tam­bién de la con­ti­nui­dad que te dé el téc­ni­co, por­que a al­gu­nos no les gus­tas y a otros sí, lle­ga uno y te po­ne y otro te qui­ta. La ca­li­dad y el tra­ba­jo es lo que im­por­ta, tan­to den­tro co­mo fue­ra de la can­cha, es lo que te va a dar la opor­tu­ni­dad”.

FOTO: MEXSPORT

Uriel An­tu­na, en la Co­pa del Mun­do ca­te­go­ría Sub 20

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.